25 de marzo de 2015

Son 4 cosas

Continuamente me enfrento a los vicios de esta sociedad española, que nos conducen a una grave pérdida de productividad en nuestro quehacer diario. No es alta teconolgía, son buenos hábitos.

Por ejemplo, la puntualidad. La mayoría de las reuniones que tengo no empiezan a la hora que se fijó. Yo procuro estar 10 minutos antes, pero no es raro que la mayoría llegue después de la hora fijada. No es extraño que perdamos entre un cuarto y media hora en cada reunión.

Otro ejemplo: anotarse las cosas. Tomar notas no parece gustarle al español medio. Las cosas se dicen pero no se apuntan, por lo que normalmente se hacen mal y hay que repetirlas. ¿Verdad que sería fácil solucionarlo? Pues no, aquí somos así de “listos”. Ahora mismo estoy reformando mi casa. ¿Creen que el aparejador o los distintos “industriales” anotan lo que acordamos? No… eso sería muy fácil. Lo “memorizan” (es un decir) y así ocurre que las cosas hay que repetirlas varias veces. ¡Sería f¡tan fácil solucionarlo! Todos nos iríamos antes a casa a descansar. ¿O es que entonces no sabríamos que hacer con el tiempo que nos sobrase…?

23 de marzo de 2015

¿Cuarta guerra mundial?

Si Putin se empeña en seguir con la invasión soterrada de Ucrania, ¿vamos a acabar teniendo una guerra mundial? Está jugando con fuego, y con la paciencia de los países occidentales. Especialmente de los Estados Unidos. No hace falta decir que las consecuencias de una declaración formal de guerra serían incalculables. El famoso Grexit quedaría en un juego de niños. Las bolsas se hundirían en la miseria…

21 de marzo de 2015

¿Cuánto durará esta fiesta bursátil?

Las bolsas no pueden subir para siempre. Los precios se enfilan a unos ratios PER que son insostenibles a la larga, muchos por encima de 20 (precio de la acción equivalente a 20 años de beneficios).

Todos están pendientes de la evolución de los tipos de interés, porque cuando empiecen a subir se acabará la fiesta. Lo divertido (por decir algo) de la situación es que en el dólar están en proceso de subida (sin subir todavía) y en el euro de bajada (o al menos no de subida). El resto de monedas no saben a qué atenerse, aunque la mayoría está bajando, para evitar la devaluación de sus monedas frente a su majestad el dólar.

13 de marzo de 2015

¿Hay una burbuja en los precios de Nasdaq (el mercado tecnológico norteamericano)?

La subida de precios en vertical hace pensar que haya existido un poco de irracionalidad en los inversores en este primer trimestre de año. Pero ¿están las cotizaciones del Nasdaq a un precio tan elevado que ya hace desaconsejable comprarla?

Un dato interesante: en el año 2000, cuando se produjo la explosión de la burbuja tecnológica, el Nasdaq estaba a 5000 puntos y el PER medio era de 60. Hoy en día el PER medio del Nasdaq es de 20. No parece que haya una burbuja de precios.

13 de marzo de 2015

Guerra de divisas

Estamos entrando en una etapa económica que va a estar caracterizada por una guerra de divisas. La inició Estados Unidos, al dejar caer el dólar. Y ha llegado a unos niveles tales, que está obligando a incorporarse al campo de batalla a casi todos los países del mundo, que no pueden dejar que sus divisas se revaloricen en exceso contra el dólar, perjudicando sus exportaciones (porque el comercio mundial se hace esencialmente en dólares, empezando por el del petroleo).

Los contendientes son los gobiernos de todos los países del mundo, y aunque las armas son de todo tipo, la más importante es la política monetaria de sus respectivos bancos centrales. Los que peor lo tienen son los países que están en un proceso de reducción de tipos para impulsar la economía, porque es muy difícil atraer dinero a la propia divisa cuando se están bajando los tipos de interés.

12 de marzo de 2015

A currency, a flag and an army

La Unión Europea está obligada a seguir adentrándose en el camino de la integración si quiere de verdad ser una “unión” y no poner en peligro su identidad y su papel en el mundo. Para eso necesita completar un triángulo esencial: tener una moneda común (algo que el euro cubre, al menos parcialmente, porque no todos los integrantes de la Unión lo poseen), una bandera (en teoría ya existe, pero no así el sentimiento real de pertenencia) y un ejército (algo que leo que está planteando Juncker, y que no será nada fácil, pero que sería un paso decisivo en la dirección correcta, en mi opinión).

Mientras no se lleven a cabo esos avances, Europa seguirá perdiendo puestos en la carrera global. Y eso no puede permitírselo.

28 de febrero de 2015

En 2015 será clave anticipar el reajuste

Estoy convencido que la fulgurante subida de los mercados bursátiles que estamos experimentando en este año 2015 se cortará por lo sano en algún momento entre ahora y finales de junio. Creo que será un reajuste, probablemente por vértigo ante los récords de cotizaciones que se están registrando. El desencadenante será alguna noticia que infunda temor a los inversores y les dé la excusa para salirse del mercado y hacer caja. Probablemente una mezcla entre inputs políticos (Rusia, el Estado Islámico…), económicos (China, probablemente) o financieros (la esperada subida de tipos del dólar que llevará a cabo la FED un día u otro).

Para asegurarse una rentabilidad razonable en el año será clave evitar ese reajuste. Es decir, que hagamos caja antes de que pase. Para recomprar cuando el reajuste haya acabado. Si conseguimos un 10% antes del reajuste y un 5% en lo que resta de año, podemos lograr un excepcional 15% en este año.

Creo que es algo que va a pasar sin duda alguna. La cuestión es sólo cuándo.

7 de febrero de 2015

Estar en el negocio adecuado en el momento adecuado

No descubro nada si digo que el éxito económico, sea de un inversor o de una empresa consiste en acertar en los negocios en los que invierte y en el momento en que invierte en ellos.

¿Cuáles son los negocios adecuados en este momento? Esa es la cuestión.

Desde un punto de vista bursátil, por ejemplo, las posibilidades de acertar en la compra de una acción crecen exponencialmente si acertamos en el sector en que se mueve. Como inversores deberíamos reflexionar ante la lista de sectores cotizados preguntándonos cuáles son los que más crecen en estos momentos. Una vez tengamos la respuesta, ya podemos pasar a escoger aquellas empresas del sector que nos parezcan mejores por sus características intrínsecas.

Me gustaría recoger de mis lectores su opinión sobre la pregunta que hago más arriba.

1 de febrero de 2015

Lágrimas por José Manuel Lara Bosch

José Manuel Lara ha muerto con apenas 68 años y hoy he derramado lágrimas por él.

José Manuel fue mi primer jefe. A los 22 años, en 1976, entré en Planeta como adjunto al director general, que era el hijo del dueño, él.  José Manuel tenía sólo 30 años (nos llevábamos sólo 8 años).

Me siento un privilegiado por haber podido trabajar a su lado durante 4 años. De hecho, esos años me inocularon la pasión por los libros y por el negocio editorial, que pasados muchos años me llevaron a crear mi propia editorial, un negocio que exige vocación y generosidad.

A pesar de que había heredado la empresa de su padre (el carismático José Manuel Lara Hernández), o quizás por eso, JMLB era un editor de una pieza, una persona brillante que bordeaba la genialidad. Creo no exagerar si digo que era una fuerza de la naturaleza. Recogió la obra de su padre y la elevó a un nivel inusitado, haciendo frente a todos los retos estratégicos que se cruzaban en el camino. Espero que sus sucesores sepan continuar con su legado y engrandarlo al menos al mismo nivel que él lo hizo. Los españoles debemos agradecerle que creara el grupo editorial líder de los contenidos en castellano en el mundo y lo situara entre los 10 mayores grupos editoriales del planeta.

Descanse en paz.

30 de enero de 2015

Quo vadis América?

Que el mundo está cada vez más globalizado y por tanto cada vez más interrelacionado es un hecho irrefutable. Por ejemplo, ahora que el cambio dólar/euro se ha inclinado a favor del dólar, estamos viendo una mejora de perspectivas en la economía europea como consecuencia de la mejora de la posición exportadora, pero me está empezando a preocupar el impacto que pueda tener en su contrario: las empresas norteamericanas. ¿Puede ello afectar a las perspectivas de crecimiento de EEUU y por tanto hacer caer las bolsas estadounidenses?

¿Es que los inversores no podemos estar un minuto tranquilos?