19 de noviembre de 2014

Miedo a la uve triple

Estamos inmersos en un mundo incierto. La incertidumbre no es noticia. La noticia sería que desapareciera.

Un elemento clave en la incertidumbre actual es la posibilidad de que nuestras economías, y hablo especialmente por la española, entrasen de nuevo en recesión, produciéndose la muy temida triple v: vvv

Aunque personalmente confío en que no llegue a ocurrir. hay economistas que la ven como un escenario probable, y lo proclaman en cuanto surgen datos que ponen en cuestión la recuperación incipiente que estamos viviendo.

Desde el punto de vista español, contribuyen a esas ideas los malos datos coyunturales que se recogen de los países clientes europeos, como Francia, Italia o Alemania; y tampoco ayuda la crisis rusa, por ser un mercado turístico emisor de primer orden.

Confiemos en que la buena situación de Gran Bretaña y sobre todo los Estados Unidos, junto al empuje exportador de todo el continente, ayuden a España y al resto de Europa a evitar la temida vvv.

19 de noviembre de 2014

China camino de la normalidad

Poco a poco, la China se está mutando de una economía emergente a una economía establecida. Aunque aún coexisten importantes desigualdades, el tamaño de la economía china ya compite con los grandes países del mundo. Incluso ya se está disputando el primer puesto con los Estados Unidos, a quien adelantará en breve gracias a la inercia de crecimiento que lleva China, por mucho que su velocidad de crecimiento se reduzca de los dos dígitos al entorno del 5% en el medio plazo. Un 5% sigue siendo una tasa alta, y especialmente para una economía del tamaño que ya tiene la china.

Esa normalización está arrastrando elementos que van a ser de gran importancia para el reequilibrio económico mundial. Uno de ellos es el crecimiento de los salarios chinos, que permitirá una cierta recuperación de la industria en Europa y América, y quizás también en Latinoamérica e incluso África.

Otro elemento es el crecimiento de la demanda interna china, que permitirá exportar a aquel país sobre todo productos de lujo y de calidad, mientras la industria china no sea capaz de proveerlos.

No podemos dejar de lado este fenómeno, porque llenará las agendas económicas de los próximos años.

13 de noviembre de 2014

¿Hay que aguantar a un socio corrosivo toda la vida?

Son muchas las sociedades en las que hay un socio que no está a la altura de las circunstancias, que no respeta los pactos sociales, y sin embargo los demás socios, por evitar un conflicto social, prefieren no hacen nada.

¿Hasta cuando debe aguantarse eso?

Cada socio debe reflexionar sobre esa pregunta, pero en mi experiencia, cuando se pasa por el trago de poner el conflicto sobre la mesa y provocar una ruptura, acaba superándose. Y cuando se deja el “cáncer” atrás, siempre se vive más feliz.

Animo a quienes sufren esos cánceres societarios, a que sean valientes y se atrevan a afrontarlos. De lo contrario, como cualquier cáncer, algún día acabarán con el cuerpo social, aparte de afectar al cuerpo físico de los socios que lo padecen.

13 de noviembre de 2014

No infravaloremos un cambio de sistemas

Las pymes suelen afrontar el cambio de sus sistemas saltándose los pasos imprescindibles.

Es imprescindible seguir estos pasos:

1º Contratar un consultor que le acompañe en todo el proceso.

2º Definir las necesidades de las empresas. Su modelo de negocio, su organización, sus procesos clave y sus necesidades de información.

3º Definir los requerimientos clave del sistema de información.

4º Analizar la oferta de paquetes/ soluciones existente en su entorno y ver:

- Si tiene buenas referencias

- Si se adapta a sus requerimientos

- Si se adapta a su presupuesto

5º Seleccionar una solución y una firma de consultoría que le ofrezca el sistema y los servicios de información, adaptación, formación y puesta en marcha. A poder ser en un presupuesto cerrado, y todo ello plasmado en un contrato.

Incluir en el contrato:

- Una respuesta por escrito a los requerimientos cubiertos y no cubiertos.

- Una valoración cerrada de las adaptaciones o desarrollos.

- Una descripción detallada de las necesidades de hardware y/o capacidades de red y del rendimiento mínimo asegurado.

- Un programa de proyecto detallado y con un calendario.

- Un equipo de consultores concreto asignado al proyecto, con un responsable concreto.

- Un detalle de penalizaciones por incumplimiento del calendario.

- Una definición concreta de las condiciones que deben darse para dar por acabado el proyecto.

Las pymes suelen fallar en todos los puntos citados:

1. No contratan ningún consultor de apoyo, se lo ahorran, y lo pagan al final.

2. No aprovechan para definir y clasificar sus procesos y su organización, y cómo quiere recibir la información de gestión, “vamos directos al grano”.

3. No definen sus requerimientos, o lo hacen superficialmente. “Nuestras necesidades son las normales, seguro que están cubiertas en un 90% por el estándar”. Luego vienen las sorpresas.

4. No analizan ni suficientes nº de soluciones ni lo hacen de forma sistemática. Se conforman con ver una o dos soluciones. Se fían demasiado de los vendedores de software. “Para que mirar más”.

5. No formalizan un contrato como se debe, por lo que se pone en manos de distribuidores informáticos o pseudo-consultores que se limitan a decirles lo que les interesa. Después se quedan colgados de la brecha e incapaces de salir de la trampa. “El sistema no avanza, no es lo que pensábamos y el consultor/distribuidor nos pide más dinero. No vamos a cumplir los plazos y el paquete es un fiasco, al que habremos de poner muchos parches. Vamos a depender de ellos toda la vida y es mejor no discutirnos”. Y si se demanda al proveedor, aparte de tener que tirar todo lo invertido y volver atrás (si es posible), hay que empezar de nuevo, y embarcarse en un pleito complejo y largo, sin seguridad de ganarlo. Lo dicho, también aquí “lo barato es caro”.

Pero el 90% de las pymes lo han hecho, y lo hacen y lo harán mal, y parece que no hay manera de evitarlo…

6 de noviembre de 2014

Los largos plazos de pago en España

Leo un informe de Iberinform que muestra que los plazos medios de pago es España siguen estando por encima de los 90 días. Concretamente 95 días indica el citado estudio.

A esa media contribuyen especialmente las grandes empresas, que pagan a 114 días; casi 4 meses.

¿De qué sirvió la ley que pretendía limitar y acortar los plazos de pago? Por lo que se ve, para nada. Seguimos siendo uno de los países que peor paga del mundo, actuando las empresas (sobre todo las pymes) de financiadoras de sus proveedores (sobre todo las grandes empresas). Y no somos capaces de encontrar una solución.

La situación es menos grave (aún siendo mala) en comunidades como Catalunya y Baleares, con plazos medios de pago de 89 y 80 días respectivamente; pero es especialmente mala en otras como Andalucía o Castilla La Mancha, con una media de 107 días.

6 de noviembre de 2014

Más empowerment político

Leo en el diario electrónico Bllomberg View un artículo del propio Michael Bloomberg, ex alcalde de Nueva York, reivindicando el papel de los ayuntamientos ante la inacción de las instancias nacionales en temas candentes, y me hace pensar que cada vez más se escucha un clamor para acercar la acción política a los ciudadanos, dándoles más empowerment, cambiando el sentido del flujo de poder, pasando del actual descendente de arriba a abajo a ser un ascendente de abajo a arriba. Suiza ya lo hace así, ¿por qué no otros?

El problema no es sólo norteamericano si es sólo político, la inquietud ciudadana está afectando a las expectativas empresariales y de rebote al crecimiento económico mundial.

26 de octubre de 2014

Marcas que defraudan

Ahora uso en iPhone, como muchos, pero antes tuve un HTC. El HTC me defraudó; es decir, defraudó mis expectativas, cosa que no ha hecho, al menos hasta ahora, el Apple.

Y es curioso, porque ahora, cuando veo un HTC, aunque sea de los modelos más modernos, no me enciende ni el mínimo interés. No creo en HTC. Para mi es una marca muerta.

A aquellos de mis lectores que les interese el tema de las marcas, le aconsejo que lea nuestro libro Marcas que sueñan.

26 de octubre de 2014

La música de las tiendas

El pasado sábado entré en una tienda de zapatos, preciosa, situada en el aeropuerto de Barcelona con mi esposa, y la estridente música que sonaba (a pesar de que eran las 6 de la mañana) nos arrojó literalmente fuera de la tienda.

Somos un buen cliente para ese tipo de tienda, pero sus responsables de marketing no deben creerlo así…

Se ve que no han leído Por qué unas tiendas venden y otras no, un magnífico libro publicado por nuestra editorial.

23 de octubre de 2014

IBM, ¿el declive de un gigante?

Recientemente se han conocido los decepcionantes resultados del último trimestre de IBM. Enseguida han comenzado a surgir los artículos denunciantes del grave error de la compañía al aferrarse a sus negocios clásicos (e históricamente muy rentables) de la consultoría y el software, y no saber adaptarse a la llegada del cloud computing, de la informática en la nube. Se preguntan, ¿es ya tarde para reaccionar?

La verdad es que la informática en la nube supone un choque frontal con la estrategia de compañías como IBM (también SAP o Microsoft) que se han basado hasta ahora en cobrar grandes sumas de dinero por las licencias de sus programas, y suculentas cuotas de mantenimiento anual, aparte de consultoría para implantar sus paquetes y formar a los usuarios. Ahora, con las soluciones cloud todo eso no es necesario. No se pagan licencias de uso ni cuotas de mantenimiento, sino en todo caso cuotas de uso, que son mucho más bajas. No se requiere ningún esfuerzo de implantación, y el esfuerzo de formación es pequeño porque son sistemas fáciles de usar.

La nube está pasando por encima de todos nosotros, y a algunos negocios los va a aplastar.

20 de octubre de 2014

Hagan sus apuestas

¿Hacia dónde van las bolsas?

¿Estamos antes una corrección, y por tanto las caídas recientes son una oportunidad para comprar, con vistas a una revalorización a medio plazo? ¿O realmente estamos en puertas de una nueva recesión, y es mejor vender y salirse de la renta variable?

Estos días los inversores nos debatimos entre estos dos opciones radicalmente diferentes.

¿Quien tendrá razón? ¿Los alcistas “toros” o los bajistas “osos”? Veremos. El tiempo nos lo dirá.

Yo tiendo ahora mismo a situarme mas entre los toros.