30 de septiembre de 2014

Alibaba, modelo de negocio claro: centro comercial virtual (y 5)

Tienen claro lo que son: una plataforma, un centro comercial digital, accesible a través de Internet, en el que hay sitio para cualquiera que quiera vender sus productos, y para cualquiera que quiera comprarlos, desde cualquier sitio y a cualquier hora. Eso si, en los idiomas que están soportados.

Afirman que no venden directamente, porque no quieren competir con sus clientes. Porque su negocio es mejor que el de la compraventa. Porque así no tienen que invertir en stocks de producto, sólo en asegurarse de que su plataforma funciona bien y es rápida y fácil de usar. Que es fácil comprar y es fácil vender. Y los vendedores les pagan una comisión. Su margen bruto (entendido como el beneficio que obtienen al restar a sus ingresos los costes directos) es altísimo. Y su capacidad de crecimiento es prácticamente infinita.

30 de septiembre de 2014

Alibaba, orientada al largo plazo (4)

La compañía incluye en su declaración de principios una vocación de pensar más en el largo plazo que en el corto plazo. Es una afirmación acertada desde el punto de vista estratégico y de creación de valor, pero, por desgracia, a menudo poco conjugable con la presencia en la bolsa, donde se miran con lupa las decisiones y su impacto más inmediato en la cotización de la empresa.

Aún así, creo que es una muestra de personalidad tener la valentía de expresarlo públicamente, siempre que después se mantenga, a pesar de las caídas bursátiles.

27 de septiembre de 2014

Alibaba, una plataforma centrada en las pymes (3)

Se creó pensando en darle a las pymes chinas la oportunidad de salir a vender en Internet, a clientes de dentro y de fuera de China. Y de esa manera hacer posible a pymes de las regiones más remotas de china su acceso a los mercados chinos y de todo el mundo.

Se puede decir que lo ha conseguido. El impacto de Alibaba en la economía china es palpable. Ha favorecido y se ha visto favorecida por el dinamismo del pequeño empresario chino.

Esa decisión estratégica de Alibaba explica en gran parte su éxito, porque le permitió encontrar un ‘océano azul’, un mercado en el que aportaba un valor claro y en el que prácticamente no tenía competidores de peso.

26 de septiembre de 2014

Alibaba, una misión clara (2)

La descripción que hacen en Alibaba de su misión estratégica es de las más claras que he leido ultimamente: Nuestra misión es facilitar el hacer negocios en cualquier lugar del mundo.

Cuando reviso el despliegue de su estrategia confirmo que son fieles a ese enunciado. Sus diversos negocios están todos ligados entre si por un hilo común: ayudar a otros a que hagan negocio; y de paso, ellos mismos hacen su propio negocio.

Probablemente en estos dos puntos esté el fundamento de su éxito:

  • Una misión concreta y clara
  • Un despliegue de la estrategia perfectamente alineado y guiado por es misión

La mayoría de empresas o no tienen clara su misión o no son congruentes a la hora de respetarla cuando despliegan su estrategia. El resultado de ello suele ser mediocridad, como consecuencia de la confusión y el desaprovechamiento de recursos.

 

23 de septiembre de 2014

Alibaba, un nuevo fenómeno mediático-empresarial (1)

No creo que quede nadie en el plantea Tierra con un mínimo de exposición mediática a las noticias económicas, que no sepa que la china Alibaba ha salido a bolsa en los Estados Unidos (en la Bolsa de Nueva York), batiendo todos los récords. Ha obtenido casi $22.000.000.000 y sólo los gastos de la salida a bolsa le han supuesto 46 millones de dólares.

¿Qué es Alibaba?

Pues mucho más de lo que parece a simple vista. Durante algunos post trataré de compartir con mis lectores mi propio viaje de aprendizaje de qué es lo que es y lo que abarca este gigante asiático.

Para empezar, recojo de la página de la IPO (Initial Public Offering) en el Nasdaq, los cuatro párrafos con los que la propia compañía se autodescribe:

Our mission is to make it easy to do business anywhere.

Our founders started our company to champion small businesses, in the belief that the Internet would level the playing field by enabling small enterprises to leverage innovation and technology to grow and compete more effectively in the domestic and global economies. 

Our decisions are guided by how they serve our mission over the long-term, not by the pursuit of short-term gains.

We are the largest online and mobile commerce company in the world in terms of gross merchandise volume in 2013, according to the IDC GMV Report. We operate our ecosystem as a platform for third parties, and we do not engage in direct sales, compete with our merchants or hold inventory.

Voy a ir resaltando lo que creo que significan estos cuatro párrafos en sucesivos post.

20 de septiembre de 2014

Alibabá, ¿y los 40 ladrones?

Todos estamos impactados por la llegada a la bolsa de Alibabá, que ha batido todos los récords.

Todo son beneplácitos y  halagos a la figura del fundador y a la potencia del negocio de la empresa y sus perspectivas color de rosa.

Sólo hay un pero: como la mayoría de empresas chinas, no respeta ni de lejos las reglas básicas del gobierno corporativo, empezando por la falta de transparencia. Ya se han levantado algunas voces en los Estados Unidos que denuncian esta situación.

Es por eso que me pregunto: ¿dónde estarán los 40 ladrones que acompañaban a Alibabá en el cuento?

20 de septiembre de 2014

A veces nos olvidamos de las ‘mayorías silenciosas’

Cuando se trata de evaluar la opinión de un grupo sobre cualquier asunto, hay que tener cuidado, porque existe el peligro de creer que lo que dicen los que más se manifiestan es lo que piensa la mayoría.

Lo hemos visto esta semana en el referéndum escocés. Antes del referéndum parecía que el Si a la independencia podía imponerse por mayoría, pero después de contar los votos se ha visto que no era así. Ha sido una muestra de algo que pasa a menudo: solemos oir sólo a quienes hacen ruido, no a los que se mantienen en silencio. Y es lógico. ¿Cómo vamos a oir a los que no hacen ruido?

No me interesa analizarlo desde la perspectiva política, sino desde la empresarial.

A muchas empresas les suele pasar algo parecido cuando se plantean qué piensan sus clientes potenciales de sus proyectos. A la hora de lanzar un producto o servicios nuevo, o de modificar los actuales. Se dejan convencer por los que hacen más ruido, por los más próximos, sin indagar más a fondo, sin preguntar a la ‘mayoría silenciosa’.

Poder llegar a saber la opinión de la mayoría silenciosa tiene un problema, que es silenciosa, no habla, y difícilmente se puede saber qué piensa, que opina.

La única manera de llegar a saber lo que piensa es a través de la acción. Deducir sus opiniones de sus actos. Hacerla actuar. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, cuando se quiere lanzar un producto o servicio nuevo, hay que testarlo, ofrecérselo y si compra es que le gusta.

Las palabras se las lleva el viento, pero los hechos son los que cuentan.

20 de septiembre de 2014

Los inmuebles los compran extranjeros

Leo que en el primer semestre de 2014 el 65% de las ventas de inmuebles en España han sido hechas por extranjeros. El 48% eran no europeos.

15 de septiembre de 2014

¿Podemos darnos de bruces con una década perdida por culpa del hundimiento de China?

¿Es posible una crisis bancaria en China que sea el preludio de una década perdida para la economía china, similar a la década perdida de Japón, y que arrastre a toda la economía mundial?

Hay analistas que ven ese escenario como muy posible…

Yo no lo creo, pero tampoco lo descarto…

14 de septiembre de 2014

España: un año clave para el cambio generacional

Hoy se ha producido el fallecimiento de Isidoro Álvarez, de 79 años, presidente de El Corte Inglés. Hace unos días falleció Emilio Botín, también de 79 años, presidente del Banco Santander. El cambio generacional en dos gigantes empresariales españoles está servido.

En el ámbito político también empiezan a sentirse los aires de regeneración. Los símbolos más claros quizás sean la llegada de la fulgurante Podemos y el nombramiento del nuevo secretario general del PSOE.

¿Son una señal de que España va a entrar de una vez por todas en el siglo XXI?

Es un clamor en todo el país que este necesita un reforma seria, un cambio que suponga una ruptura con formas de hacer que fueron habituales en el siglo anterior. Estoy hablando de corrupción, ineficiencia y falta de transparencia en las administraciones públicas (con multitud de casos flagrantes, que van de los partidos políticos al ejército, de las comunidades autónomas a los ayuntamientos, pasando por los partidos políticos), estoy hablando de un estilo de hacer las cosas poco abierto al diálogo y a la apertura de las mentes a los cambios que la sociedad reclama (y aquí se incluyen muchas cosas, desde las sensibilidades regionales como la de Catalunya, al cambio de las leyes electorales, entre muchas más).

Ahora que la economía está dando débiles señales de mejora, en un entorno europeo extraño y delicado, que las empresas han hecho un gran esfuerzo de internacionalización, que muchos profesionales de los sectores más variados han salido al extranjero en busca de oportunidades, abandonando zonas de confort domésticas, no podemos aflojar.

España, si se esfuerza, puede. Lo hemos demostrado en el ámbito del deporte. Con ejemplos de cosas bien hechas como el motociclismo, donde hemos pasado a ser los dominadores globales.

¡Es ahora o nunca! Estar entre la élite mundial o no puede ser cuestión de muy poco. Hace falta esfuerzo e inteligencia. Creo que podemos demostrar ambos.