18 de octubre de 2009

El eBook

Estos días se habla mucho del eBook, del libro electrónico. Se trata de aparatos del tamaño de un libro que permiten cargar textos en formato digital y leerlos a través de su pantalla.

La llegada del eBook es imparable. A la larga veremos como serán mayoría los que sustituirán el libro impreso por el eBook; sobre todo las nuevas generaciones.

El consumidor saldrá, en principio, beneficiado. Podrá leer más libros, en cualquier momento y lugar, por menos dinero. Y podrá subrayarlos, poner anotaciones, consultarlos, guardarlos y compartirlos, con mayor facilidad que hasta ahora.

Aunque ello no signifique la desaparición del libro impreso.

Con la llegada del eBook se plantean bastantes incógnitas. Subrayo dos de ellas: ¿quien saldrá beneficiado y quien saldrá perjudicado? ¿se empobrecerá, a la larga, la industria editorial?

En cualquier caso, parece que el eBook dará que hablar y dará que leer (nunca mejor dicho). Algunos nubarrones ya se vislumbran en el horizonte: quizás el más importante sea la amenaza de la piratería, que ya ha hundido la industria audiovisual.

Todos los eslabones de la cadena de valor de la industria del libro van a verse afectados de un modo u otro: autor, editor, impresor, distribuidor y librero.

¡Hemos de saber convertir la amenaza en oportunidad! Aunque no va a ser fácil Ya podemos ir pensando cómo.

  1. David Soler dice:

    Pues algunos de los que están en la cadena de valor ya llegan tarde y dejaron pasar la oportunidad: los distribuidores. Teneían a los clientes y solo necesitaban ponerlos de acuerdo y desarrollar plataformas de distribución digitales. Fueron miopes y ahora van a sufrir y mucho.
    Las librerías subsistirán porque siempre habrá gente que quiera libro en papel y se aguantarán las que tengan un servicio más personal o sean muy especializadas y las grades cadenas. También, supongo, que se acabarán inventando un aparato para descargar ebooks a tu lector en las librerías.
    El impresor lo tendrá más dificil. Tendrá que ajustar su tamaño.
    El editor dependerá. La mayoría de los españoles o no saben como adaptarse o los que saben se creen que la distribución en Internet es igual que en el mundo real. O sea, no tienen ni idea y seguramente también se la darán…a la larga. Y todos están algo “acojonados” y me da la impresión que comenterán algunos de los errores de la industria audiovisual y antes de la discográfica.
    Contra la piratería no se puede luchar… hay que saber aprovechar la popularidad que adquirirá la lectura. Tengo mis teorías, pero me haría falta más espacio para explicarla.
    El futuro está en Internet pero modificando tu forma de “vender”.

    Y el autor, ningún problema. Es lo único que tiene valor seguro, el contenido. Otra cosa es el precio.

  2. Jaime Aguiló dice:

    “la amenaza de la piratería, que ya ha hundido la industria audiovisual.”

    Precisamente la industria del libro tiene el ejemplo de las industrias cinematográficas y discográficas para evitar caer en los mismos torpes errores. Que les sea útil.

Comentario: