31 de diciembre de 2010

¿Es necesaria la publicidad?

Es una cuestión que merece ser debatida.

Desde luego, creo que habrá poco debate si se plantea la necesidad de la publicidad para introducir nuevos productos al mercado, o al menos para acelerar su conocimiento por los compradores potenciales. Por ejemplo, un nuevo modelo de coche.

Pero si se trata de mantener un producto, una marca, en el mercado, ¿es imprescindible?

Hay empresas de enorme éxito que están demostrando que no lo es.  Google o Inditex (Zara) no inviertan apenas en publicidad. Basan su acceso a su mercado potencial en otras vías. Vías que quizás puedan calificarse de publicidad, pero no de publicidad al uso (mensajes emitidos a través de los medios clásicos de comunicación).

¿Qué es lo que hacen estas empresas ajenas a la publicidad clásica? Algo muy sencillo y muy importante: escuchar a sus clientes, y darles lo que les piden con la máxima rapidez y agilidad. Hoy en día hay quien afirma que el servicio al cliente es el nuevo marketing.

Personalmente siempre he defendido que no hay mejor marketing que el que se deriva de escuchar e interpretar al cliente y darle lo que quiere, cubriendo y a ser posible superando sus expectativas. El cliente, nuestro cliente, es el mejor consultor de marketing, el mejor promotor, el mejor vendedor. Lo que hayamos de gastar en publicidad haremos mejor en gastarlo en servir a nuestro cliente bien.

¿Quién puede saber mejor lo que quieren nuestro cliente que él mismo? ¿Quien puede ser nuestro mejor vendedor que quien es nuestro mejor comprador?

  1. David Soler dice:

    Uy… te veo muy 2.0, aunque tu no lo creas.

    Los clientes son tus mejores y los empleados tus mejores embajadores. Para que eso sea posible solo necesitas una empresa sana “interiormente” (tu de eso sabes mucho) y un producto que responda… si se cumplen esas dos premisas el éxito es imposible que se te escape aunque no tengas publicidad como la entendemos todos hasta hoy.

  2. lola dice:

    totalmente de acuerdo, la mayoría de grandes compañías se gastan muchos millones en campañas de publicidad y luego su atención al cliente es penosa o inexistente, en eso el mundo está cambiando y las redes sociales favorecen ese “boca/oreja” de antaño, si una empresa, presta un buen servicio al cliente, se extiende mucho mejor gracias a esas redes que permiten personalizar mucho mejor a los clientes.

Comentario: