28 de enero de 2012

Quo vadis España? (para los de la Logse: ¿Donde vas España?)

Si hacemos cuentas, la mitad de la población activa española vive del maldito (no bendito) subsidio. Sin trabajar.

Casi el 25% está en paro, y aunque no me he parado a buscar las cifras exactas, estimo que otro 25% cobra pensiones públicas de jubilación o de otro tipo (incapacidades, viudedad, etc.).

Es decir, la mitad de la población adulta paga las pensiones y subsidios que la otra mitas cobra. Ello quiere decir que su capacidad de consumir (si son personas físicas) o de expandir su negocio o competir (si son empresas) queda truncada, al dedicar ese dinero a quienes no hacen nada.

Suena muy duro lo que digo, pero es la realidad.

Me pregunto, ¿es ese un modelo justo? ¿es sostenible?

¿No degrada a quien lo cobra, provoca corruptelas, holgazanería, miseria, economía sumergida, y degrada nuestro tejido social? ¿No traslada a la juventud un mensaje deplorable?

Sé que clamo en el desierto, pero me quedo más tranquilo dejándolo dicho en mi modesta ventana al mundo para compartirlo con los amigos que me leen.

Comentario: