26 de abril de 2012

¿Administradores solidarios? No, gracias

Ayer me visitó un matrimonio que había dejado la empresa que habían gestionado hasta su jubilación hace 6 años a sus dos hijos, nombrando a ambos administradores solidarios. Los dos al mando y en realidad ninguno al mando. El resultado: caída de ventas, lucha de poder, y una empresa que no había tenido pérdidas en sus 100 años de existencia, que lleva varios ejercicios de pérdida.

Los padres son los accionistas mayoritarios, y ahora se enfrentan a una situación complicada. No saben qué hacer.

Mi consejo: lo primero es decidir cuál de los dos hijos debe mandar. Optar.

Y si la respuesta es que ninguno, entonces plantearse la venta de la empresa antes de que las cosas vayan a peor.

  1. CARLOS dice:

    Hola Paco,

    Lo cierto es que es un caso complicado…

    Como dices, lo más importante es que cada uno asuma su papel como “trabajador” dentro de la empresa y no como propietario, ninguna empresa en su sano juicio tiene dos gerentes.

    Es siempre complicado explicar a un propietario que debe asumir unicamente su papel como trabajador durante la jornada laboral y que únicamente es propietario en los consejos de administración.

    Para eso hay que trabajar mucho la cultura en la empresa y la formación de consejos de familia, para dirimir estas vicisitudes.

Comentario: