4 de octubre de 2012

“Si sólo vendiéramos en España estaríamos muertos”

Las empresas españolas lo tienen claro: si sólo vendieran en España tendrían que cerrar. Por suerte, la mayoría -por no decir todas- las empresas de un cierto tamaño (y muchas pequeñas) se han volcado en los mercados exteriores. Da gusto ver como Roca vende más en Brasil que en España, que Puig crece al 10%, gracias a su presencia internacional, que Silestone vende el 83% fuera de España, y así podríamos seguir sin parar.

Las grandes empresas (las empresas con proyección exterior en general) son la gran esperanza de nuestro país para salir del hoyo en el que estamos. Para recuperar el empleo y para reequilibrar las cuentas públicas.

¡Mantengamos la fe, y la esperanza!

  1. August dice:

    ¡por fin, Paco!
    hace tiempo que he echado de menos tus comentarios, y uno como este debe contribuir algo positivo, que nos viene bien a todos

Comentario: