4 de agosto de 2014

Qué han de hacer las empresas para entrar realmente en la era digital

Un extraordinario artículo que me ha remitido la consultora McKinsey lo resume magistralmente en 7 puntos:

1. Incrustar en la visión estratégica las posibilidades de digitalización del modelo de negocio con la máxima ambición. Literalmente sugieren: aspire a lo que pueda parecer imposible, porque en esta era digital no existe lo imposible. Lo imposible ocurrirá mañana; hoy ha de pensar usted más allá de lo imposible. En suma, sus objetivos han de poner nerviosos a su equipo…

2. Contratar expertos en el mundo digital, que probablemente no están en su su empresa ni en su sector, y son mucho más jóvenes que usted. Y hacerlo con amplitud de miras, siendo creativo en las formas. Los genios digitales son difíciles de contratar y mucho más de mantener dentro de una organización clásica. Pero sin ellos no avanzará. El éxito consiste en crear equipos mixtos, de profesionales de dentro y de fuera de la empresa, de expertos en el sector con expertos en nuevas tecnologías, darles libertad y dejarles experimentar.

3. Proteger los avances y proteger el conocimiento generado, estableciendo canales que empapen a toda la organización. Implicar a toda la dirección en el empeño.

4. Cuestionarlo todo. Como si se empezara desde cero. Toda la cadena de valor. Empezando por el modelo de negocio, siguiendo por la relación con el cliente y acabando con los procesos de soporte.

5. Ser rápidos y monitorizar el proceso con datos. Se acabaron para siempre los plazos de desarrollo de producto superiores s un año, e incluso los de meses se contrastan enseguida con la experiencia de clientes. El tiempo es oro.

6. Priorizar los avances para poner más énfasis y recursos en aquellos cambios que vayan a tener más impacto económico. No dejarse deslumbrar por los techies. Sin matar su espíritu transgresor, hay que ponerle cifras de retorno y rentabilidad a sus ideas. A veces puede ser más interesante la modificación de un poco glamouroso proceso interno que un espectacular cambio en el proceso de venta.

7. Pero no pierda de vista al cliente, porque todo lo que contribuya a mejorar su experiencia de compra redundará en una mayor fidelidad y en definitiva será beneficioso para la empresa.

Mis lectores coincidirán conmigo en que es un valioso material para construir la agenda estratégica imprescindible hoy en día.

  1. Guille López dice:

    En la línia de lo que comentas, justo leía hoy un artículo de Chris Dixon que habla de lo mismo pero desde otra perspectiva: http://cdixon.org/2014/08/02/three-levels-of-enthusiasm-for-technology/.

Comentario: