2 de enero de 2015

Los bajos precios del petróleo han venido para quedarse; ¿es bueno o malo?

Desde luego la caída del precio del petróleo está marcando la agenda económica en este inicio de año. Parece lógico pensar que se producirá un frenazo en las inversiones en energías alternativas e incluso en las inversiones en la exploración de petroleo en general, aunque ni será algo inmediato ni tampoco que dure años. Per sí que impactará al menos en 2015.

Aunque no todo será negativo. La caída del coste del petróleo y sus derivados tendrá un efecto positivo en todas aquellas industrias que los consumen como materia prima o fuente de energía, y también tendrá un impacto positivo en el bolsillo de los consumidores, dejándoles más liquidez libre para consumir.

Luego aunque aquellos sectores que salen favorecidos con un petróleo caro lo notarán negativamente, pero otros muchos lo experimentarán positivamente. E incluso de rebote las propias petroleras lo notarán en positivo porque el consumo aumentará.

En conclusión, yo soy más optimista que pesimista en relación a lo que la caída del petróleo puede suponer para la economía global en 2015. Es más, puede ser el impulso que nos faltaba para dejar atrás del todo la crisis del 2008. En especial en España, consumidora neta de petróleo de forma directa, y favorecida de forma indirecta por la reducción del coste del transporte que animará a mas turistas a venir a visitar nuestro hermoso país…

Comentario: