26 de agosto de 2015

¿Se hunde la economía mundial o es sólo un pequeño (o no tan pequeño) tropiezo?

La mayoría de inversores se está haciendo esa pregunta. Y si se atienen a las opiniones de los diferentes analistas, van a ver que éstos se están posicionando en dos bandos: los que creen que es un buen momento para comprar, porque el crecimiento económico continuará, sobre todo en Europa y Estados Unidos; y los que creen que estamos ante una caída estructural, motivada por la debilidad de los emergentes, y que hay que vender y reducir la exposición a las bolsas.

La verdad es que es difícil decidirse por una postura u otra. Quizás lo más prudente es hacer lo que que yo hago: no creerse mucho ni a unos ni a otros. ¿Qué quiere decir eso? Pues que ni vender por vender ni comprar por comprar. Me explico. Vender aquello que exceda de un porcentaje de pérdida que nos hayamos fijado como stop loss. Y estar atentos a comprar aquellos valores que consideremos que han bajado a un precio atractivo incluso en escenarios pesimistas, si miramos al medio plazo.

En cualquier caso, la historia nos dirá quien tiene razón.

Comentario: