12 de marzo de 2020

Relax: esta pesadilla pasará, y sus acciones seguirán ahí

Hoy es un día de meditación y relajación para quienes tenemos una parte de nuestro patrimonio invertido en acciones. Las bolsas están en caída libre, y nuestras acciones valen hoy mucho menos que ayer, y no digamos que a finales del año pasado. Pero hemos de ser conscientes de que eso ocurre por un factor exógeno, que afecta a prácticamente todos los activos y que es global y temporal. Y, en ese contexto, hemos de mantener la calma.

Personalmente, los días en que mi cartera de acciones o fondos de renta variable caen estrepitosamente (que se dan con más frecuencia de lo que pensamos), son los días que abro la mejor botella de vino que tengo y me la bebo a la salud de los mercados. Le aconsejo, querido lector, que haga lo mismo.

Al fin y al cabo, de ayer a hoy ha cambiado menos de lo que pensamos. Seguimos teniendo la misma cantidad de activos, las mismas acciones o las mismas participaciones de fondos. Y las empresas son las mismas. Hemos de confiar en que más pronto o más tarde, si son buenas empresas, volverán a valer el dinero que invertimos en ellas.

Cada día que bajan se incrementa el diferencial de valor y se convierten en una inversión potencialmente más rentable. Consuelese con eso. Es como si hoy hubiese invertido, a ese precio tan bajo, en esas empresas.

Como ya he mencionado en post anteriores, el mercado se dará la vuelta y registrará ganancias astronómicas cuando se aclare el panorama y se tenga un mínimo convencimiento de que el coronavirus será controlado en un plazo más o menos cierto, o en el momento en que se haga pública una vacuna o un suero que permitan curarlo o al menos dominar su cadena de contagio. Yo confío en que eso pase en los próximos 90 días.

En cualquier caso, el mundo no se acaba aquí. Ni mucho menos.

Lo que sí se está viendo en esta crisis es la importancia de algo con lo que desde siempre machacan (machacamos) los que llevamos tiempo dedicándonos a gestionar patrimonios: hay que diversificar, no poner todos los huevos en la misma cesta. A quien haya pillado esta crisis con sus ahorros invertidos en parte en inmuebles, en parte de renta fija, en parte en activos alternativos y en parte en renta variable, estarán ahora más tranquilos que quienes tengan todo invertido en acciones. Esa es una lección esencial que se debe respetar siempre.

Comentario: