Bolsas y mercados financieros

Las salidas a bolsa en Estados Unidos vuelven a estar de moda

Son las famosas IPOs.

Los últimos años habían decaído, pero en 2019 resurgen con fuerza, lanzando a los mercados bursátiles a las nuevas estrellas del mundo corporativo.

Este año ha habido IPOs que han dado rentabilidades entre +100 y +400% a sus accionistas. Algunas de ellas:

  1. Beyond Meat, que produce carne de forma más sostenible y sana.
  2. Zoom, de software de videoconferencia.
  3. PagerDuty, servicios de control de incidencias de sistemas en cloud.
  4. CrowdStrike, de seguridad en cloud.
  5. Fiverr, un mercado online de servicios freelance, israelita.

También ha habido algunas más, con resultados malos o inciertos en sus salidas a bolsa. Por ejemplo el comercio electrónico de productos para mascotas Chewy, o las empresas de movilidad Lyft o Uber.

Tomemos nota, porque están serán las empresas que dominarán las bolsas en los próximos años.

Reflexiones sobre Trump y sus guerras comerciales

Quiero dedicarle unas líneas a compartir con vosotros mi opinión sobre el principal elemento que está minando la confianza de los inversores y generando incertidumbre y desconfianza en el futuro: la guerra comercial de Trump.

No contento con la guerra comercial con China, acaba de plantear una guerra comercial con México. Y está amenazando con extenderla a otros frentes, Union Europea incluida.

Los objetivos de esa guerra comercial (en la que no se amenaza con bombas sino con aranceles), y sobre todo el método, son completamente erróneos. Pero el adolescente repeinado ha encontrado una forma de demostrar su poder que le fascina. Ha descubierto que se pueden hacer declaraciones de guerra incruentas. El ya querría hacerlas de las verdaderas, pero es suficientemente inteligente para saber que con esas no le dejarían jugar.

Volvamos a preguntarnos: ¿A dónde puede llevar esto? ¿Cómo puede acabar? Aunque es algo nuevo y no lo sabemos a ciencia cierta, la lógica dice que sólo puede acabar con un acuerdo, porque ni a EEUU ni a China o México o quien sea, le interesa estar en guerra comercial. Las guerras comerciales acaban haciendo daño a las dos partes, y de rebote a los socios comerciales de las mismas. Aunque a corto plazo parezca que hay vencedores y vencidos, a medio plazo se ve que no. Por tanto, más pronto o más tarde, se sentarán a negociar y pactarán soluciones. En el caso de China, cuando acepte de verdad la reglas de juego internacional en su plenitud, en materia de respeto a la propiedad industrial y al medio ambiente, y acepte competir con las mismas reglas que todos. Aunque no será fácil, porque se está jugando la hegemonía global con Estados Unidos. En el caso de México será más fácil. Se trata de que sea más efectiva en el control y limitación del flujo migratorio que entra a Estados Unidos desde su territorio. No tiene razones sólidas que justifiquen una oposición a esos deseos de la gran potencia.

Aunque el cambio de fondo está ligado a la permanencia de Trump en el poder. Como máximo estará cuatro años más. Y no es imposible que pierda las elecciones de 2020. De hecho es ahora cuando está más activo porque quiere ganar esas elecciones. Si las gana, se calmará, y probablemente trate de disfrutar su segundo mandato sin empreñar mucho (su egocentrismo lo guía en todo, como el niño mimado que es); y si no las gana, mejor, porque estará fuera de juego. De hecho las bolsas subirían en vertical si se empezase a sospechar que las pudiera perder, o que los demócratas, por fin, inician un proceso de impeachment.

Facebook planea lanzar su propia criptomoneda: GlobalCoin

Leo en Bloomberg que Facebook está estudiando lanzar de entrada en 12 países su propia moneda, ligada al dólar, para que sus usuarios puedan hacerse pagos entre ellos, al menos en una primera fase.

Sin duda alguna será un tema a seguir.

¿Es posible un Santander-Commerzbank?

La fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank, los dos grandes bancos alemanes, ha quedado descartada. Eso deja a Commerzbank libre para buscar otros socios. La verdad es que me ha hecho pensar en la posibilidad de que este sea el Banco Santander. A simple vista y sin pensarlo en profundidad, lo reconozco, me parece que la entidad combinada tendría sentido.

Incluso me planteo (no lo sé): ¿podría Santander encontrar en Commerzbank el Consejero Delegado que lleva buscando (tras la frustrada nominación del italiano)?

Veremos.

Los países con mayores reservas de oro

He leído un artículo en un diario (no recuerdo en cual, que me perdonen) que hablaba de las reservas de oro por países en el mundo y me ha hecho pensar.

Por ejemplo, la mayoría de nosotros acertaría si le preguntasen cuál es el país con mayores reservas de oro del mundo. Si: Estados Unidos. Pero, ¿y si te preguntan por el segundo? Ya no es tan obvio (creo): Alemania. ¿Y el tercero y cuarto? Italia y Francia, respectivamente. El quinto seguro que no te lo imaginas: Venezuela.

¿Y sabías que el nivel de reservas de oro de la Unión Europea es superior al de Estados Unidos? Quizás tiene algo que ver con la fortaleza del euro.

Obviamente, es un dato más y no es el factor explicativo de la potencia económica de un país ni mucho menos. Por ejemplo. España está en el puesto 18 y en parte es porque en 2007 decidió vender parte de sus reservas de oro por pura política de rentabilización de las mismas (aunque escogimos un mal momento porque al año siguiente el precio del oro subió con fuerza). Y otro país que Sorprende no encontrar entre los cinco primeros es China (aunque es el sexto).

Las elecciones españolas no dan miedo a los mercados

Aunque se apunta a un gobierno de izquierdas liderado por el Partido Socialista, no parece que haya miedo entre los inversores a lo que pueda pasar en las elecciones del próximo 28 de abril.

De hecho la prima de riesgo está algo por debajo de los 100 puntos básicos (1%)

¿Por qué la economía británica parece inmune al Brexit?

Supongo que a usted, querido lector, le sorprende como a mi que la economía británica siga creciendo como si nada pasase, en medio del caos político que vive el gobierno y el parlamento británico.

¿Se deberá a que la sociedad británica y loa inversores internacionales no creen que se produzca un Brexit sin acuerdo? ¿O es que la confianza en la economía británica es tan grande que creen que pase lo que pase no se producirá un caos y una crisis económica como vaticinen múltiples analistas?

No sé si es un pez que se muerde la cola, pero la realidad es que esa misma confianza mantiene a la bolsa británica y esa actitud de la bolsa mantiene quizás a la economía.

Veremos cómo acaba.

¿Qué rentabilidad compensa el riesgo que corro con esta inversión?

Los inversores no estamos haciendo continuamente esa pregunta. Y no tiene fácil respuesta.

Es normal que bancos o gestores de proyectos de todo tipo, como promociones inmobiliarias o fondos de capital riesgo o de private equity, o incluso puros especuladores, nos ofrezcan inversiones en las que prometen rentabilidades por encima de las habituales y ya confíen que nos deben resultar atractivas. Pero ¿qué hace que una tasa de rentabilidad prometida sea atractiva? Pues que el plus de rentabilidad frente a una inversión sin riesgo supere el plus de riesgo que el inversor considera que dicha inversión conlleva.

El problema es que ese plus de riesgo es algo completamente subjetivo. Para una persona una inversión conlleva una prima de riesgo del 10% y para otra puede ser del 5%.

Nos viene  ayudar en estos casos la comparación con otros instrumentos de inversión similares, por ejemplo.

Yo quiero traer a colación aquí un dato que espero que al menos dé que pensar a mis lectores: La tasa de rentabilidad que los inversores exigen a las obligaciones españolas a 10 años es más de 20 veces la tasa que le exigen a las obligaciones a 1o años alemanas. Las alemanas las compran con el 0,05% de rentabilidad anual, y las españolas con el 1,15% Es un dato sorprendente pero real.

Si usted debe evaluar una propuesta de inversión que le hace alguien y la compara con la rentabilidad de las obligaciones del gobierno de España a 10 años, ¿qué multiplicador le pediría? Piense que si fuera también de x20, nos iríamos a una rentabilidad del 23%

 

¿Se está fraguando una burbuja de la sostenibilidad? ¿Será la quiebra de Tesla la que pinche esa burbuja?

A nadie se le escapa que estamos en una época en la que todo lo que suene a sostenible tiene el viento de cola. ¡Lo sostenible es guay!

Eso explica que todas las actividades que se impulsan actualmente, sean empresariales o meramente sociales, son, indefectiblemente «sostenibles». Ahora todo es, o pretende ser, sostenible.

Los proyectos empresariales o financieros son sostenibles o no son. Y cualquier inversión en sostenibilidad o en energías renovables encuentra dinero mucho antes que las que no alzan esa bandera.

El paradigma de la economía sostenible es el coche eléctrico en estos momentos; y el paradigma del coche eléctrico es Tesla. Pero, ¿qué pasaría si Tesla, que no ha conseguido hasta ahora ganar dinero, y que puede cualquier día colmar la paciencia de los inversores, quebrará?

Me imagino que pasaría algo parecido al estallido de la burbuja tecnológica que vivimos y sufrimos en el año 2000.

¿Es eso posible?

¿Ganarán los salarios o ganará la productividad?

Estamos previendo un aumento de salarios en los países occidentales como consecuencia de una importante disminución del desempleo. Eso hace que los analistas bursátiles teman que los márgenes empresariales se reduzcan. Pero en paralelo la tecnología (robótica, blockchain, inteligencia artificial, etc.) está suponiendo un aumento continuo de la productividad.

La cuestión crucial es esa: ¿ganará la productividad a la inflación de salarios?

Hagan sus apuestas.