BRIC

¿Qué opina BNP Paribas de la situación de las bolsas?

Traigo a continuación un apartado de un informe de BNP Paribas que creo que interesará a mis lectores:

¿Hemos llegado al tope para la renta variable global en este ciclo?

No vemos ningún factor a corto plazo que pueda provocar una tendencia negativa sostenida en la renta variable global, aunque la “tabla de posiciones” seguramente sea diferente en 2019. El catalizador más probable para una caída generalizada sería una recesión en Estados Unidos, pero con unas previsiones de consenso para el crecimiento del PIB del 2,5% en 2019 y del 2,0% en 2020, evidentemente los economistas no esperan que se produzca. Al final acabará llegando una recesión, pero tras los recortes impositivos y el estímulo fiscal que seguirán avivando el crecimiento económico en Estados Unidos en 2019, y con la inflación estadounidense contenida (que únicamente le permitirá a la Reserva Federal subir modestamente sus tipos de interés), no se espera que llegue antes de un futuro razonablemente distante.

En las economías desarrolladas excluyendo a Estados Unidos, la recesión parece incluso menos probable. La recuperación de la Eurozona ha sido gradual comparada con la de EE. UU.. Además la inflación sigue muy por debajo del objetivo del BCE y todavía existe exceso de capacidad en la economía.

Si bien es cierto que las valoraciones de la renta variable de algunos mercados están altas, estas en sí mismas no suelen provocar caídas en los mercados. De hecho, los múltiplos solo caen cuando no puede justificarse la elevada valoración de los activos, y, en cualquier caso, es únicamente en algunos mercados que las valoraciones parecen estar especialmente exageradas

Perspectivas bursátiles para 2019

Empiezan a llegarme informes diversos que aventuran vaticinios sobre cómo se desarrollará 2019 a efectos bursátiles. Los primeros que leo son moderadamente optimistas (Caixabank).

También leo un informe de Robeco en el que apuntan a que 2019 puede ser un buen año para las bolsas de los países emergentes; empezando por China.

Ninguno de ellos esconde los riesgos.

Iré incluyendo en este blog mis comentarios a nuevos informes que me lleguen.

Bolsas: crisis tras crisis

A la sensación de que estamos ante un final de ciclo, airada a los cuatro vientos por muchos analistas financieros, se añaden cada día nuevos factores exógenos que ayudan a alimentar la sensación de miedo entre los inversores. Hoy ha sido la detención de la directora financiera de Huawei, que sin duda viene a aumentar la tensión en las relaciones China-USA, haciendo más difícil el entendimiento en el contexto de la guerra comercial en la que están empeñadas ambas potencias (¿o deberíamos decir ambos líderes?).

La conclusión, la salida de inversores de las bolsas es incesante, y con ello la caída de las cotizaciones. Como siempre en estos casos la gran pregunta es ¿es el momento de salir (acompañando a la manada) o justamente al contrario es el momento de entrar, porque los precios en relación a los beneficios de las cotizadas son una ganga?

Es el tiempo de los osados…

Perspectivas bursátiles positivas para las economías emergentes

Leo un informe de Robeco, una firma financiera que sigo y valoro, en el que predicen una evolución positiva de las acciones de países emergentes los dos próximos años. Cuando se refieren a países emergentes, el peso en los índices bursátiles mundiales lo soportan 6 países, por este orden:

  1. China
  2. Korea
  3. Taiwan
  4. India
  5. Sudáfrica
  6. Brasil

Es decir, no es un concepto abstracto, sino que se concreta en estas seis bolsas. De hecho, yo recomiendo invertir, a ser posible, o directamente en estas bolsas o, lo mejor, en un fondo que prime estas seis bolsas.

Las razones que inclinan a Robeco a ser optimista sobre las economías emergentes son tres:

  1. Creen que los países emergentes seguirán creciendo más que los desarrollados y que el diferencial se ampliará.
  2. Estiman que el dólar se debilitará en los dos próximos años, aunque pueda fortalecerse a corto plazo. creen que el impacto en la deuda emergente de una subida de tipos del dólar se compensará con la caída de la moneda.
  3. Defienden que las acciones emergentes en general están baratas con un PER actual de 12, por lo que han de subir.

La verdad es que es una música que me suena bien. Aunque no ocultan los riesgos, de los que hay que ser consciente. Yo por mi parte probablemente aumente mi exposición bursátil a los países emergentes, eminentemente asiáticos. En ello estoy.

¿Nos va a salvar el petróleo?

El petróleo sigue demostrando una gran moderación en sus precios, debido a diversos factores, entre los que destaca el boicot americano a Irán o el récord de producción en Estados Unidos. Tampoco debemos perder de vista el lento pero constante aumento de la cuota de energías renovables en todo el mundo.

Sin duda es una buena noticia para la economía mundial, que puede hacer (y de hecho hace) que las tasas de inflación se mantengan en niveles aceptables, y en consecuencia los bancos centrales limiten sus alzas de tipos de interés.

Banco Santander está mejor de lo que la bolsa piensa

La banca no está pasando sus mejores momentos, y menos la española, en estos días en que el Tribunal Supremo ha sembrado la confusión con sus sentencias sobre el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados en relación a las hipotecas, dejando abierta la posibilidad de que la banca deba pagar de forma retroactiva ese impuesto (lo que sería un mazazo para la credibilidad de nuestro país frente a la comunidad empresarial en general y la inversora en particular, aunque el populismo se congratule de la posibilidad de castigar a la banca). La banca está, sin duda, en horas bajas. En especial en España. No ha sabido, ni sabe, venderse como un agente imprescindible del progreso económico.

En ese contexto, Santander, que es la representación personalizada de la banca en España, sufre las consecuencias en su cotización bursátil. Le ayuda a ello que sus beneficios dependan de Brasil, pendiente de unas elecciones, y de UK, pendiente del Brexit.

Pero yo creo que el mercado está sobrevalorando los riesgos, y que el banco está mejor de lo que los inversores piensan.

En los próximos meses lo iremos viendo:

  • El negocio en España, va bien. Al margen de la decisión del Tribunal Supremo sobre los impuestos de las hipotecas. Incluso si fuera contraria a los bancos, Santander sería de los menos perjudicados.
  • Las elecciones en Brasil con mañana, y ahí se acabará la incertidumbre. Además probablemente ganará Bolsonaro. Pero yo creo que aunque no ganase, la incertidumbre acabaría. Haddad lo podría hacer mejor de lo que se piensa.
  • Gran Bretaña: Todos confiamos en que el Brexit encuentre una salida. Parece mentira que nadie presente una solución ingenios apara el problema del Ulster, que es el último obstáculo. Yo creo que se encontrará una solución antes de fin de año.
  • Por último USA, que ha sido un problema para el banco en el pasado, parece que va por buen camino.

China, país de unicornios

No es que hayan aparecido en China esas criaturas fantásticas. Se llaman unicornios a las startups que valen más de 1.000 millones de dólares. Todos los países quieren tenerlos.

Pues resulta que 4 de los 5 mayores unicornios actuales son empresas chinas. Y entre ellas las dos mayores. Eso demuestra una vez más el empuje de la economía y la sociedad china. Y nos reafirma en que China es la segunda mayor economía del mundo y que aspira a ser la primera.

¿Cuáles son esos dos unicornios chinos? Pues dos empresas de las que muchos de mis lectores seguro que no han oído hablar. La nº 1 es Ant Financial, que se deica a los pagos por Internet, y que dicen que vale 150.000 millones de dólares (M$). La nº 2 es Bytedance, que posee varias app con millones de usuarios registrados, y que dicen que vale sólo la mitad: 75.000 M$.

Son cifras que marean, y que nos hacen ser escépticos en relación a las valoraciones de las empresas tecnológicas (sobre todo cuando Bytedance, por ejemplo, nunca ha ganado dinero), pero que están ahí.

Los chinos siguen asombrando, dando miedo, y quizás envidia.

En términos bursátiles, no hay duda de que no hay más remedio que seguir apostando por China. Es allí donde se está creando valor de forma más evidente en estos momentos.

Brasil: ¿Haddad o Bolsonaro?

En términos económicos parece que no haya duda: Bolsonaro. Los inversores internacionales prefieren la supuesta ortodoxia del candidato de derechas frente a la heterodoxia del de izquierdas.

Pero, ¿pueden estar equivocándose? Bolsonaro es un político extraño, poco fiable. Él mismo reconoce que no sabe de economía. Los mercados apuestan por su futuro ministro de economía. Pero, ¿le dejará seguir una senda económica correcta?

Quizás la elección de Haddad no fuera tan catastrófica para la economía al fin y al cabo. A veces los políticos de izquierdas son la mejor alternativa para hacer frente a medidas estructurales inaplazables, como es la reforma del sistema de pensiones brasileño. Son medidas impopulares que se aceptan mejor a los políticos con mayor base social.

Una buena resolución de las elecciones brasileñas, y un rumbo adecuado de la economía brasileña con el nuevo gobierno que salga de las elecciones, es una premisa imprescindible si queremos que los mercados financieros recuperen la calma.

China sigue imparable

Yo soy de los que siguen creyendo que en Occidente exageramos cuando penalizamos a las bolsas chinas porque la economía china, por ejemplo porque “sólo” ha crecido en el último trimestre un 6,5%

China ya es un gigante. La segunda economía del mundo. Una tasa de crecimiento del 6,5% para una economía del tamaño de la china es una barbaridad. Estados Unidos (la primera) se mueve alrededor del 2-3% como máximo. Y es lógico. No es lo mismo crecer un 2,5-3,0% cuando eres una economía relativamente pequeña, como la española, que cuando eres un gigante como EEUU. Eso pone en contexto lo destacable del crecimiento chino.

En conclusión, creo que las bolsas chinas seguirán evolucionando positivamente a largo plazo, aunque coyunturalmente los analistas e inversores occidentales les vuelvan la espalda.

La guerra comercial USA-China ha de acabar en pacto

Estados Unidos, bajo la batuta de Trump, está empeñada en una guerra comercial con China que no favorece a nadie y lo único que consigue es poner en cuestión décadas de avances en el libre comercio internacional, que han venido acompañadas de un impresionante crecimiento de la economía mundial, aunque obviamente ha obligado a hacer frente a algunos desajustes, por otro lado inevitables.

Lo que pretende Trump es que China compre más producto americano y que reconozca que seguir inundando el mercado americano sin límite, no es razonable. China no quiere dar su brazo a torcer porque su economía aún se basa en la exportación, y el fin del libre comercio es el fin de China, al menos a corto plazo. Ahora mismo las espadas están en alto, y a las amenazas norteamericanas se suceden amenazas chinas, en un círculo vicioso absurdo, que tiene atemorizado a medio mundo, y que está obligando a todos los países a buscar la salida de tratados bilaterales para asegurarse que si la sangre llega al río, sus economías de cubran al menos en parte de los perjuicios consiguientes.

Pero yo quiero apostar por que las dos grandes potencias, que se necesitan la una a la otra (eso es indiscutible) acaben sentándose a negociar, basándose en un acuerdo que reconozca lo que cada una desea preservar y busque una solución win-win. Dicha solución podría encauzarse por la vía de que China reconozca el problema y apoye la compra de productos americanos con medidas creíbles y efectivas, y por parte de Estados Unidos entender que no puede sobrevivir sin los productos chinos. Además, a largo plazo, Estados Unidos ha de entender que no se pueden poner puertas al campo, y que si quiere que sus productos industriales se vendan (sus productos tecnológicos y no industriales en general ya se venden y mucho), ha de tomar medidas de fomento de la innovación y la productividad, y ha de pedir a sus empresas que hagan un esfuerzo adicional por salir a vender al exterior y no se conformen con el inmenso mercado doméstico. En el lado de China, la propia evolución social que está experimentando irá inclinando la economía de la industria y el mercado exterior a los servicios y el mercado interior, lo que ayudará a reequilibrar la balanza comercial con los Estados Unidos.

Esperemos que alguien en Washington y Pekín se dé cuenta de ello, y que sea pronto, porque mientras tanto la economía global puede experimentar bastante nerviosismo, y con ello los mercados financieros, que ya están empezando a ponerse nerviosos.

Eso sí, el día que eso pase, mejor estar en bolsa, porque las acciones experimentarán una subida meteórica.