COVID19

¿Hasta cuándo tiene liquidez tu empresa?

La liquidez, en forma de tesorería o activos financieros de disponibilidad inmediata (llamémoslo CASH), o en forma de crédito inmediato disponible (llamémoslo CID), toma la máxima importancia estos días que la crisis del COVID19 ha dejado a muchas empresas sin ningún tipo de ingresos.

¿Qué pasa cuando durante dos o tres meses te quedas sin ingresos? Pues que has de hacer frente a tus costes fijos (CF). Si tenías dudas de cuáles eran tus costes fijos, en estos momentos va a quedar despejada esa duda.

¿Qué empresas pueden hacer frente con tranquilidad a esa situación? Pues las que dispongan de recursos financieros suficientes para pagar esos gastos fijos.

En ese contexto vale la pena redescubrir unos ratios que quizás habíamos olvidado.

El primero de ellos es el que muestra cuántos meses de costes fijos podemos pagar con nuestro CASH, y la fórmula es: CASH/(CF anuales/12). En un ejemplo: si una empresa tiene unos costes fijos anuales de 120.000€ y un CASH de 20.000€, este ratio es 2=20000/(120000/12). Es decir, tiene CASH para 2 meses.

El segundo es el que incluye el crédito ya concedido y no utilizado del que la empresa podría disponer inmediatamente (CID). La fórmula es: (CASH+CID)/(CF anuales/12). En el mismo ejemplo anterior, si la empresa tiene un CID de 30.000€, el ratio es 5=(20000+30000)/(120000/12). Es decir, tiene tesorería y crédito para pasar 5 meses.

Las empresas habrán de hacer sus números para saber cuánto pueden sobrevivir. Y tener en cuenta estos ratios en el futuro.

¿Dónde estamos? ¿A dónde vamos? El mundo está perdido

He de reconocer que hoy estoy más negativo que otros días.

Parece que se confirma que la recuperación, cuando se produzca, que aún no sabemos cuándo, difícilmente será en V, sino probablemente en U, sin descartar que lo sea en L.

El coronavirus sigue vivito y coleando en todo el mundo, incluidos aquellos países que parecía que lo habían vencido. Por ejemplo Singapur.

Las bolsas hoy vuelven a caer, ante el oscurecimiento de las perspectivas.

El desasosiego social es creciente y el orden mundial se tambalea, apuntando a un futuro aún más incierto. Como ejemplo, la decisión de Trump de dejar de financiar a la OMS.

En mi país los políticos continuan enfrentados, olvidándose de que los ciudadanos los queremos unidos contra el enemigo común que es este maldito COVID19.

Además, como ejemplo de la inquietud que indico, veo a multitud de analistas empezando a hacer balance y a hablar de un período de recuperación que yo veo muy lejano y aún muy incierto.

Por último, leo un artículo de una revista americana en el que instan a que no nos hagamos ilusiones, y que contemos con que este período de excepcionalidad se alargará por todo lo que queda del 2020.

Y, para colmo, mi coche no ha arrancado cuando iba a ir al supermercado; su batería se ha descargado, a pesar de ser casi nueva, debido a los muchos días que no se ha usado.

Lo dicho, un mal día.

(Me voy a leerle un comic de Obelix a mi nieto, que ayer cumplió 7 años)

China pagará cara esta pandemia

Yo creo que, a la larga, esta pandemia le saldrá cara a China, en una especie de justicia divina, dado que fue ese país quien inició la pandemia a finales del año pasado, y sumió al mundo en la mayor crisis sanitaria y económica (veremos si social) del siglo XXI.

¿Por qué le saldrá cara?

Porque todos los países se están dando cuenta de que no pueden depender tanto de las fábricas chinas. Todos van a tomarse más en serio un proceso que ya se había empezado hace unos años: volver a producir localmente. Tener capacidad de surtirse localmente al menos de productos esenciales, al menos en el mundo de la sanidad. Es terrible ver cómo estamos dependiendo de China para que nos surta de algo tan sencillo como mascarillas o guantes.

¡Un poco menos de construcción (de viviendas vacías), de AVEs sin pasajeros, de aeropuertos muertos, de turismo barato, de bares sucios (que curiosamente acaban en manos de chinos), de bodegas que apenas se mantienen, y un poco más de industria, por favor!

Economistas vs. expertos de Sanidad

En estos días se debate en España (y supongo que en otros países) sobre si hay que volver paulatinamente a reiniciar la actividad económica, ahora que parece que la curva de contagios y mortalidad se ha empezado a aplanar, o hay que esperar.

Los sanitarios avisan (con razón) del peligro de que los contagios vuelvan a acelerarse. Los economistas dicen que la economía no podría soportar más tiempo parada, y que el riesgo es que evitemos morir del COVID19, pero muramos de hambre, y que la crisis social sea más catastrófica que la sanitaria.

Yo creo que ambos tienen razón, y que la decisión no es en absoluto fácil. Los políticos tienen que mojarse y optar por un camino. En este caso, en España, han optado por una solución intermedia, que trata de mantener el confinamiento en unas personas, pero deja reanudar su labor a aquellos que están sano y no pueden teletrabajar, avisando del peligro y exigiendo las máximas precauciones.

No hay duda de que esta medida provocará más contagios. La cuestión es que consigamos que sean controlados y que puedan estar controlados y gestionados por nuestro sistema sanitario.

Y en el fondo el problema vuelve a estar en manos de los ciudadanos. Nosotros, con nuestro comportamiento prudente y siguiendo las recomendaciones sanitarias, somos los que podemos hacer que esta línea de salida del coronavirus sea exitosa.

¡Podemos!

Las empresas se han de tomar los seguros más en serio

Estos días de total desconcierto y de pérdidas imprevistas en muchas empresas debido al COVID19, hemos visto como muchos eventos deportivos se cancelaban o se posponían indefinidamente, con las funestas consecuencias que ello conlleva para quienes los organizan.

Entre todos ellos ha destacado el torneo de tenis de Wimbledon, que ha cancelado el evento de este año sin problema alguno debido a que tenía suscrito un seguro que cubría el caso de pandemia. La mayoría de los demás organizadores de torneos no tenían cubierto este riesgo.

Me ha hecho pensar en lo importante que es tomarse los seguros en serio.

Las empresas contratan seguros guiadas por la inercia, y en muchos casos sin dejarse asesorar por expertos. Los empresarios y sus directores financieros se preocupan de saber un poco de todo aquello que les afecta, pero de seguros, en general, saben poco.

Recientemente hemos publicado en nuestra editorial el libro Los seguros de la empresa y el empresario, escrito por dos expertos en seguros (Julián del Saz y Reinaldo de Ávila), que trata de facilitarle a los empresarios y directivos un conocimiento general de los seguros que pueden contratar para cubrir los riesgos de su empresa e incluso los suyos propios como directivos. Me permito recomendaros su lectura. Estos tiempos de confinamiento en la mayoría del planeta pueden servir para poneros al día de aquello a lo que no hemos dado la importancia debida en tiempos de prisas.

¿Estamos en el pico del pesimismo?

Al menos eso es lo que siento ahora mismo.

Leo en El Confidencial una entrevista a Francisco Salmerón en la que afirma que «el Covid ha llegado para quedarse y no demos por seguro que habrá vacuna».

La directora del Fondo Monetario Internacional dice que esta será la mayor depresión desde el crack de 1929.

Escucho un webcast de una firma americana de fusiones y adquisiciones una recomendación a los empresarios de que vendan su empresa cuanto antes, a poco que aún esté sana, porque esto va para largo y las valoraciones se hundirán aún más.

Espero que sea un efecto indirecto de que estamos en Viernes Santo…

¿V o U?

Esta es la gran cuestión que ahora mismo se está debatiendo. ¿Tendremos una recuperación en V o en U?

Entre una y otra forma de salir de la crisis hay un abismo. Como dice el director de estudios de Caixabank: «Hemos de hacer todo lo posible para que sea en V»

Quien soportará el coste del post COVID19

Aunque esta pandemia no está ni mucho menos superada, ya empieza a debatirse el cómo salir de la crisis y quién y cómo deberá soportar sus costes.

Yo me he hecho mi propia reflexión, que expongo con el deseo de ayudar a mis lectores a aclarar sus ideas, porque hemos de evitar las afirmaciones irreflexivas que ya empiezan a escucharse.

Lo primero que creo que debemos aceptar es que el esfuerzo necesario para salir adelante deberá ser soportado por todos de forma equitativa. Todos quiere decir los más poderosos y ricos y los menos. Obviamente que la claves es definir el modo para que se pueda considerar un reparto equitativo. Por ahí vendrán los problemas.

Otra cosa que también debemos tener clara es que, de modo directo o indirecto, quienes soportarán la crisis serán los ciudadanos, las familias. Tu familia, mi familia, o la de Amancio Ortega o Ana Botín. Porque detrás de las empresas o los gobiernos, no debemos olvidar que hay familias. Familias de los accionistas, los directivos o los trabajadores…

Esos son los tres entes que van a jugar aquí:

  1. Ciudadanos: trabajadores, empresarios, ahorradores/inversores, jubilados, funcionarios…
  2. Empresas: grandes, medianas, pequeñas, bancos…
  3. Gobiernos: locales, nacionales o supranacionales, incluidos organismos públicos de todo tipo.

Esa triada va a apoyarse en los dos sistemas socio-económicos que son clave en nuestra sociedad:

  • El sistema financiero: bancos privados y públicos e instituciones financieras de todo tipo.
  • El sistema fiscal: los impuestos, los presupuestos de gasto, las ayudas en forma de subvenciones o préstamos, etc.

Entre esos 5 elementos, a través de múltiples mecanismos, habrá que encajar el desajuste que implica el parón económico y las consecuencias sociales que va a suponer el coronavirus.

Vuelvo a decir que, lo resolvamos como lo resolvamos, al final de todo hay ciudadanos, estén en España o en Alemania, sean ricos o pobres. Personas que verán afectada su vida y su economía por las medidas que se adopten. No entidades impersonales en las que hay quien puede pensar que acaba todo. Detrás de cada gobierno están sus ciudadanos, que pagan sus impuestos y cumplen sus directrices. detrás de cada empresa están sus accionistas y sus empleados, que cobran sus dividendos o sus salarios. Nadie querría sacrificar nada, pero todos habremos de hacerlo. El COVID19 va a impactar en sus vidas y en sus patrimonios, de un modo u otro.

De los 5 elementos que he citado al principio, queda claro que quienes tienen un mayor protagonismo son los gobiernos, porque están en lo alto de la pirámide e influyen en todos los demás: empresas, ciudadanos, sistema financiero y sistema fiscal. Pero eso no quiere decir que no sea importante el papel de cada uno de ellos.

Pensemos un poco en el papel que juegan.

Los ciudadanos

Ya he dicho, y repito, que ellos son, al final, los que han de poner en común sus esfuerzos para salir de esto. Para ayudarse entre ellos. Unos lo harán voluntariamente y otros obligados, pero ha de ser así. No son las empresas, por ejemplo, las que aportan o reciben fondos, sino que los aportan o reciben sus accionistas, directivos o trabajadores. No debemos olvidar eso cuando decimos «las empresas han de pagar más impuestos» o «las pymes han de recibir subvenciones». Las empresas no son entes abstractos e impersonales; detrás de cada una de ellas hay personas.

Cuando hablamos del gobierno, y por ejemplo decimos que «el gobierno debería pagar una renta básica», ya entendemos que hay personas que lo necesitan y que recibirán esa renta, pero no siempre caemos que ese dinero sale de otras personas, que deberán pagar más impuestos, o dejar de recibir rentas del gobierno (sueldos de funcionarios o subvenciones empresariales, por ejemplo). Los gobiernos no tienen una máquina de hacer dinero hasta el infinito. Si quieren gastar más de lo que ingresan deben pedir prestado (es lo que se llama la Deuda Pública) y lo que hacen entonces es ponerle una deuda a las generaciones venideras, que no podrán gastar todo lo que recauden sino que deberán pagar esos préstamos con sus intereses, como ya nos pasa ahora, por cierto.

Tras esta crisis todos los ciudadanos del mundo veremos reducido de un modo u otro nuestro patrimonio y nuestras expectativas económicas. A corto plazo será por la diferencia entre lo que recibamos del fondo común (en forma de ayudas o subvenciones) y lo que debamos aportar de más (en forma de impuestos). Además de la reducción de patrimonio que experimentaremos porque nuestra vivienda o nuestras acciones o nuestra empresa van a valer mucho menos, porque la economía va a entrar en recesión con fuerza, de la que no sabemos cuándo nos recuperaremos.

El sistema fiscal ya tenemos claro como actuará de mecanismo de reajuste entre unos ciudadanos y otros. ¿Cómo lo hará el sistema financiero? De diversas maneras.

  • Habrá ciudadanos que comprarán los bonos que emitan los  diversos gobiernos. Puede que un ciudadano español compre un bono italiano, y uno italiano compre un bono del estado español. De esta manera los gobiernos podrán hacer frente a las ayudas a empresas y trabajadores.
  • Otros comprarán bonos emitidos por las empresas, para que no entren en concurso y así mantengan los puestos de trabajo.
  • Otros comprarán bonos de los bancos, o mantendrán depósitos en ellos, para que esos bancos les presten dinero a las empresas, los autónomos o a los ciudadanos directamente.

Las empresas

Las empresas hand e defender ante todo su viabilidad; es decir, su capacidad de seguir operando, de sobrevivir. Han de defender sus activos, sus marcas, sus productos, sus clientes, sus mercados y, por supuesto, a sus empleados y a sus accionistas.

Si cae una empresa, todos ellos quedan afectados. E indirectamente toda la sociedad.

La cifra de ventas caerá, los beneficios se reducirán, el empleo se reducirá, el valor de la empresa se hundirá, pero siempre vale más una empresa viva que una empresa muerta. La sociedad no se puede permitir que las empresas mueran, y del mismo modo que los médicos y sanitarios han luchado por que las personas no mueran (o que sean las mínimas), hay que luchar por que no mueran las empresas. Aunque hay que asumir que las más débiles morirán. Y así como a las personas no las podemos resucitar, a las empresas si que las podemos refundar. Pueden empezar de nuevo, o fusionarse con empresas más grande so más fuertes. El resultado final no debe ser necesariamente negativo, como he explicado en uno de mis post.

La forma en que las empresas sean tratadas por el sistema fiscal y el financiero, con el apoyo de los gobiernos, será clave para que la mortalidad sea la menor posible. Es un escenario similar al de los hospitales. Hay que diagnosticarlas y tratarlas, y a aquellas en peor estado hay que ponerlas en la UCI, para ver si alguna puede salvarse.

Pero habrá que admitir que también aquí habrá fallecidos.

Recomponer el escenario empresarial no será fácil, los gobiernos deberán ejercer de árbitros en ese reequilibrio para que sea rápido y justo.

Los gobiernos

En ese papel de gestionar el reparto de las ayudas y los costes de este proceso de reequilibrado al que nos enfrentamos todos, están todos los gobiernos del mundo. En al caso español hay tres niveles de gobierno especialmente implicados:

  1. La Unión Europea
  2. El Gobierno de España
  3. El gobierno de nuestra comunidad autónoma

Todos los gobiernos han de hacer frente con sus recursos a los desequilibrios que se produzcan en sus zonas de influencia, y coordinarse a su vez entre ellos.

Los recursos de todos los gobiernos provienen de sus presupuestos. Cuando aparece un gasto inesperado (como es el caso) tienen tres vías de actuación, que pueden y deben utilizar de forma simultanea:

  1. Tratar de aumentar los ingresos, lo que implica básicamente subir los impuestos existentes o crear nuevos impuestos, siempre en el ámbito de su autoridad: La UE a los países, el Gobierno de España a sus ciudadanos y empresas (incluidos los bancos y los clubs deportivos, por ejemplo), los gobiernos de las comunidades a los ciudadanos y empresas en el ámbito de su comunidad y en el contexto de la legislación nacional.
  2. Reducir los gastos de todas las partidas del presupuesto en la medida que sea posible. Por ejemplo el sueldo de los funcionarios públicos o el de los políticos. Y reducir o incluso eliminar las inversiones, aplazándolas lo máximo posible. Como hará cualquier empresa.
  3. Pedir dinero prestado, sea a instancias superiores o a los mercados financieros (si están dispuestos a prestárselos), para poder gastar más de lo que ingresan.

Como ya he dicho antes, cuando un gobierno se endeuda está pasando una carga a sus ciudadanos del futuro.

El sistema financiero

Lo conforman los bancos centrales de cada moneda (en nuestro caso el Banco Central Europeo junto a los bancos centrales de cada país) y los bancos y entidades financieras de cada país, los mercados financieros (las bolsas) y, en definitiva, los inversores.

A ellos acudirán los ciudadanos, las empresas y los gobiernos a pedir prestado el dinero que necesiten para hacer frente a las necesidades especiales provocadas por esta crisis. Alguna de estas peticiones será de dinero nuevo, y otras serán de aplazamiento (o condonación) de préstamos antiguos. Serán negociaciones tensas.

El sistema financiero prestará en función de las expectativas de recuperación de lo prestado. En este aspecto será clave que los entes superiores respalden y avalen, si cabe, a los inferiores: las empresas a los ciudadanos, los gobiernos a las empresas y los entes supranacionales a los gobiernos.

La cúpula de esos sistemas financieros, y sobre todo los bancos centrales más importantes, destacando la FED norteamericana y el BCE europeo, va a jugar un papel capital (nunca mejor dicho) en esta crisis y en la rapidez y coste de su recuperación.

En conclusión

Todo va a depender de la rapidez con que la economía se recupere, de modo que se eviten quiebras en cadena y se evite entrar en un círculo vicioso letal para todo el sistema.

Lógicamente, los países, empresas y ciudadanos que estén menos endeudados, que tengan mayores reservas para utilizar en estos momentos, son los que saldrán mejor parados. Quienes tengan un exceso de endeudamiento y no puedan acceder al crédito, tendrán muy difícil la salida. Los gobiernos endeudados (como Italia y España) habrán de hacer recortes más serios en sus gastos actuales. En ese contexto se enclava la dura discusión que se está llevando a término estos días en la Unión Europea. Es posible que hablemos de congelación de pensiones y sueldos de funcionarios, si no en recortes. Y, como ya he dicho, congelación de inversiones.

Las empresas lo tendrán más complicado. En cualquier caso habrán de:

  • Congelar dividendos
  • Congelar inversiones
  • Recortar personal no esencial
  • Rebajar sueldos
  • Recortar gastos superfluos y renegociar contratos, como los de alquiler
  • Vender o reducir activos (oficinas, naves, mquinaria…). He escrito un post en ese sentido.

Los ciudadanos que necesiten endeudarse y no tengan opción de hacerlo deberán recortar gastos al máximo y prescindir de gastos como, por ejemplo:

  • ocio, viajes
  • renovación de mobiliario
  • renovación de automóviles

Quizás haya quien deba plantearse la venta de sus inmuebles, aunque los precios van a ir a la baja, lo mismo que los alquileres.

En suma, vamos a enfrentarnos a un tsunami que marcará una época. Habrá un antes y un después de a crisis del COVID19. Ya nadie lo discute. Dejará un rastro de cambio profundo en los cinco ámbitos que menciono en este post. ¡Y sobre todo en los ciudadanos! Nadie está a salvo.

 

 

57 proyectos de vacuna contra el COVID19

Leo que hay 57 proyectos en marcha de desarrollo de una vacuna. 54 de ellos están en pre-clínica, es decir, en fase de laboratorio; 3 ya están en la primera de las 3 fases de prueba que se exigen a todo nuevo tratamiento médico.

Si alguno de vosotros tiene interés en seguirlo, puede entrar en la siguiente web:

https://vac-lshtm.shinyapps.io/ncov_vaccine_landscape/?mc_cid=6f57007826&mc_eid=ba1f8fe231

Estoy seguro de que sin duda la conseguiremos. La cuestión es que no antes de 1 año.

La crisis del COVID19 y el valor de cualquier empresa

En mi libro Valoración de empresas (www.librosdecabecera.comexplico que la única fórmula que explica el valor de una empresa (V) es aquella que consiste en una división: en el numerador ponemos la estimación del importe medio al que ascenderán los beneficios netos y repartibles que cada año producirá esa empresa a sus accionistas (es lo que en el libro denomino B); en el denominador ponemos la tasa de rentabilidad anual mínima que un posible comprador buscaría si quisiera invertir en esa empresa (es lo que llamo R).

Es decir V = B/R

¿Cómo afecta la crisis del COVID19 a ese valor? ¿Por qué la cotización de casi todas las empresas (es decir su valor percibido por los inversores) ha caído en todas las bolsas del mundo?

La razón es muy clara: tanto el numerador como el denominador de esa fórmula se han visto afectados.

El numerador porque las expectativas de beneficio se han reducido. Tanto por la caída de ventas y probablemente de márgenes como por la mayor carga financiera que llevaría acarreada un aumento del endeudamiento.

El denominador porque ante la incertidumbre los inversores exigen tasas de rentabilidad más altas para decidirse a invertir.

¿Qué es lo que afecta a todo? La incertidumbre. El valor de una empresa es siempre una opinión subjetiva, porque una empresa vale más en función del grado de incertidumbre (de percepción de riesgo) que quien la valora cree que la rodea.

En estos momentos se dan dos tipos de incertidumbre, de riesgos: el global, que afecta a toda la economía (del mundo y de cada país en particular); y el particular de cada sector económico y de cada empresa en particular. En ese sentido, hay sectores cuyo futuro es menos incierto que otros. Y hay empresas mejor situadas y preparadas para hacer frente a esta incertidumbre que otras.

Haz tu propia reflexión sobre el valor de tu empresa utilizando esta fórmula, y quizás entiendas mejor dónde estás y porqué.