Economía global

Expect the unexpected

Me gusta esta expresión que acabo de leer en el informe de un banco referida a la presidencia de Trump y sus posibles efectos colaterales.

Qué podemos esperar de la economía en 2017

Si la política no aporta mayor incertidumbre y cambios heterodoxos de rumbo, que es algo que podría pasar, ante la oleada de populismo que asola el planeta, 2017 apunta a ser un año tranquilo en el que el crecimiento mundial continuará e incluso aumentará levemente (los analistas vaticinan un 3,2%, algo superior al 3% que se espera para 2016).

¿Qué aportará de nuevo?

Pues principalmente el regreso de la inflación y el cambio de ciclo de los tipos de interés. Eso no quiere decir que se conviertan en un problema, pero sí que empezarán a subir. Se supone que también lo harán los salarios.

¿Y las bolsas? Pues deberían mantenerse sostenidas, si la subida de tipos es lenta y los beneficios empresariales se aguantan bien, como debería ser en Europa y quizás menos en América. Aunque en Estados Unidos la procesión irá por barrios, porque en función de la política que adopte el gobierno norteamericano, habrá sectores y empresas más favorecidos que otros. Esos sí, si se produce un recorte de impuestos de sociedades y se facilita la repatriación de fondos de las grandes multinacionales, la bolsa americana puede experimentar coyunturalmente en cierto boom.

Como siempre habrá que estar atentos.

Trump: ¿bomba de relojería?

Mucho me temo que el nuevo presidente de Estados Unidos llevará a la humanidad a tiempos revueltos. Sus decisiones económicas y sobre todo políticas me hacen temer por una era post-Trump muy dura.

Ojalá me equivoque.

¡Ah! Y supondrá una época gloriosa para China y Rusia, que sin duda nos conducirá a una nueva especie de guerra fría, con dos frentes: China-Rusia por un lado y Estados Unidos-Europa por otro. No es un panorama que me entusiasme.

Y un último vaticinio: yo creo que Trump no acabará su mandato presidencial. Veremos si acierto.

Quo vadis Europa?

Europa debe ser consciente de su posición de liderazgo mundial. Si no económico, sí ideológico. Todos (o casi todos) los habitantes del mundo querrían vivir en Europa. Europa supone sólo el 6% de la población mundial, pero el 20% del PIB mundial y ¡el 50% del gasto social mundial! Las cifras hablan por sí solas. Y dan que pensar.

La polución urbana, un problema grave ya

Hace unos días he estado en Hanoi y he experimentado la evidente contaminación del aire debido a su infernal tráfico. La mayoría de personas se cubre la boca con una máscara a modo de protección ante un aire irrespirable. Yo mismo experimenté un molesto picor preludio de le entrada del humo negro en los pulmones. Por nada del mundo viviría en esa ciudad, en la que viven 8 millones de peronas.

Pero no es un fenómeno aislado. Muchas otras ciudades están o han estado en estado de emergencia por polución. Hace unos meses Pekín, recientemente Madrid y ahora mismo leo que le está pasanso a Nueva Delhi, que ha obligado a cerrar colegios y donde los extranjeros se plantean dejar la ciudad.

En Hanoi y Delhi es fruto de la densidad de población y de las costumbres locales, de la que me gustaría destacar algo que se da en la mayoría de urbes en los países en desarrollo: no existen aceras para plantearse andar por la ciudad y los servicios públicos de transporte som deficientes, por lo que todo el que puede se mueve con un vehículo a motor. Normalmene una motocicleta, pero también un coche. Quien ha xperimentado el tráfico de Hanoi, Marrakech o El Cairo, sabe de que hablo.

no podemos seguir así, si no queremos pagar un alto precio. Los recién nacidos ya lo están notando en muchos de esos países.

Aprovechar el alza del precio del petroleo

Parece que 2017 supondrá la recuperación del precio del petroleo, cuando oferta y demanda recuperen el equilibrio perdido. La cuestión es ¿invirtiendo en qué compañía se puede sacar más partido de esa recuperación del petroleo? Por ejemplo, ¿es mejor invertir en la española Repsol o en la británica BP? ¿O en alguna de las grandes compañías norteamericanas?

Sinceramente, no lo sé. Pero voy a tratar de averiguarlo.

¿Sabe quienes son los GAFA?

Me atrevo a pensar que muchos de mis lectores no saben qué quiere decir el acrónimo GAFA. Yo hasta hace un minuto no lo sabía. Reúne los nombres de los 4 gigantes de la revolución digital que ha cambiado nuestras vidas: Google, Amazon, Facebook y Apple.

A la cama no te irás sin saber una cosa más….

 

¿Por qué los economistas americanos le tienen tanta manía al euro?

Leo que el Nobel Stiglitz insiste en que el gran mal de Europa es el euro y que la austeridad fue un gran error porque el 62% de la población del Sur de Europa la rechaza, y me produce estupor. Yo creo que el euro es lo mejor que le pudo pasar a Europa, que, de hecho, la Unión Europea debería centrarse en los países de la eurozona para seguir avanzando en la unión política y fiscal. Y en cuanto al hecho de que en el Sur la población rechace la austeridad, es algo tan obvio que no entiendo a dónde lo lleva. Es absolutamente lógico que la mayoría de la población afectada por esos recortes los rechace, pero la cuestión es ¿y qué se podía hacer si no? No se puede estirar más el brazo que la manga, y seguir ampliando el déficit es una opción suicida. La alternativa es subir los impuestos o recortar de otros conceptos, pero ¿a quien se le suben los impuestos? y sobre todo ¿esa hipotética subida, será realmente eficaz; es decir, aumentará la recaudación, o no?; y si se ha recortar de otros conceptos. ¿de cuáles?

Gobernar no es fácil. Hay que acabar con los privilegios y con el gasto público suntuario o privilegiado, sin duda, y hay que pedirle inteligencia y capacidad de discernir a nuestros gobernantes y altos funcionarios (a veces es en estos donde reside el problema) pero no es todo tan obvio como parece.

¡Ah! y el euro no es el problema; es la solución. Sin euro, a saber dónde estaríamos. Al menos los españoles…

Y en cuanto a la postura de los profesores americanos, a veces pienso que lo que tienen es envidia de una Europa que se ha atrevido a hacer algo que ellos siempre habían considerado imposible y demonizado. Y que sigue en pie, tomándole terreno poco a poco al dólar. Queda mucho camino por recorrer, pero hay mucho recorrido.

¿Para cuándo una subida de tipos global?

Los tipos de interés del dólar están en un proceso (lentísimo) al alza, pero no es el caso del resto de principales monedas, porque el crecimiento económico no es lo suficientemente robusto como para que crezca la inflación. ¿Cuándo veremos la señal de salida para un giro al alza de los tipos de interés en el mundo? En mi opinión será cuando repunte la inflación, y eso se producirá cuando vuelva a subir el  petroleo. No parece que hayan de ser subidas bruscas ni fuertes, pero sí sostenidas, al ritmo del alza del crudo.

La cuestión, pues, es ¿cuándo subirá el petroleo? Creo que llegará un momento en que lo haga, porque es absurdo que los países productores no se pongan de acuerdo en limitar la oferta. ¿El detonante? Algún tipo de acercamiento entre Arabia Saudí e Irán. Por ahora no se vislumbra, sino al contrario, pero en algún momento se dará. La situación actual no beneficia a nadie.

Cuando ocurra las bolsas iniciarán un ciclo a la baja, del que se salvarán financieras y petroleras. Quizás haya que empezar a pensar en ellas desde ahora.

En los próximos 10 a 15 años puede ser la última oportunidad de ganar en bolsa en esos sectores, ambos amenazados de desaparición a largo plazo (¿20 años?); los bancos por las fintech y las petroleras por las energías renovables y el movimiento ecologista.

Latinoamérica, situación y perspectivas del mayor mercado exterior de las empresas españolas

Según leo en el diario Expansión de hoy, en un artículo de C. González del Valle a partir de los informes del FMI, las perspectivas generales de la región tienden a mejorar levemente. El crecimiento medio del PIB en 2016 se estima que sea del -0,9%, sin embargo la previsión mejora al +1,8% para 2017.

No obstante, la situación es muy diferente si separamos la región en dos grupos de países: los que están al oeste, tocando al Pacífico (principalmente México, Colombia, Perú y Chile), y los del este, tocando al Atlántico (principalmente Venezuela, Brasil y Argentina).

Los países del Pacífico están bien y las perspectivas en general son buenas; y los del Atlántico están mal, con perspectivas leves de mejorar.

Veamos país por país, quizás por orden de interés en 2016/2017 para las empresas españolas.

El primero es México, cuyo PIB se espera que crezca un 2,3% en 2016, aunque ha caído el -0,2% en el segundo trimestre respecto al primero.

El segundo es Colombia, con crecimientos esperados del 2,4 y del 3% para 2016 y 2017 respectivamente. Y con una inflación “controlada” del 5% en 2015 y estimada del 7,9% en 2016 y del 5,5% en 2017. Las perspectivas son favorables si se resuelve definitivamente el conflicto armado con las FARC.

El tercero es Perú, que va como una moto, con un crecimiento estimado del 3,6% en 2016 y del 4,3% en 2017.

El cuarto es Chile, que se espera que crezca al 2% en 2017.

Es decir, los cuatro grandes países del frente pacífico crecen con fuerza y se espera que sigan haciéndolo en 2017, con tasas de inflación razonables.

En el lado atlántico, la situación es mucho peor. Yendo de norte a sur, empezamos por Venezuela,  que está a punto de estallar, política y económicamente, en una situación insostenible, con una previsión de inflación ¡del 720% en este 2016! Y con una caída del -8% del PIB. Mejor evitar arriesgarse haciendo negocios con este país por ahora.

El segundo es Brasil, la gran economía del subcontinente, que va a registrar un 2016 horrible, con caída del -3% del PIB e inflación de casi el 9%. Si consigue la paz política y un gobierno serio y estable, las perspectivas para 2017 podrían mejorar. Es un país del que no se puede prescindir, pero poco amable con las empresas extranjeras. Las pymes han de redoblar sus precauciones si quieren hacer negocios allí.

El tercero es Argentina, que es capaz de lo mejor y lo peor. Venimos de lo peor, y puede que ahora vengan años mejores. El PIB caerá el -1% en 2016, pero se espera que suba el +3,2% en 2017. Su gran problema de siempre: la inflación, que se espera del 42,7% en 2016 y que baje al 25,8% en 2017. Eso supone que el cambio del peso respecto al euro no para de caer, por lo que es imprescindible venderles en euros o mejor en dólares, para evitar o mitigar la posible pérdida de cambio. Hacer negocios con Argentina es ir montado en una montaña rusa, si no llega incluso a parecerse a una ruleta rusa. No obstante, es un país a seguir y probablemente con el que arriesgarse a hacer negocio, por su enorme proximidad cultural con España.

En conclusión, si quiere expandirse a Latinoamérica, céntrese en cuatro países: México, Colombia, Perú y Chile. Olvídese de Venezuela, y siga de cerca oportunidades en Brasil y Argentina, que han de ser muy claras y con socios y clientes solventes y serios. Lo mismo puede decirse, por cierto, del resto de países del área: Centroamérica (Guatemala, Honduras, El Salvador y Panamá), Bolivia, Paraguay y Uruguay. Son economías pequeñas, donde sólo puntualmente se pueden hacer negocios (de no gran calado) si se encuentra el socio o cliente adecuado.