Economía global

Hololens: el futuro de Microsoft

Que Microsoft se está reinventando bajo la batuta de su nuevo CEO es algo conocido. Quizás no es tan conocido que está a punto de lanzar una plataforma de realidad aumentada (hologramas interactuables en 3D; es decir, ciencia ficción) a finales de este mes de marzo. Puede ser el gran bombazo de la nueva Microsoft; el producto que la volverá a poner a la cabeza de la innovación tecnológica.

Puede haber un antes y un después de Hololens, de modo que la nueva plataforma entierre la informática como ahora la conocemos.

Habrá que estar atentos.

Sepultados en un alud de deuda

Cada vez hay más voces que se levantan para decir que los bancos centrales y los gobiernos han de parar las políticas basadas en el crecimiento mundial de la deuda, y limitarse a crecer sin endeudarse y a realizar los cambios estructurales que permitan incrementar la productividad e incentivar el consumo y la inversión de aquellos que puedan hacerlo sin endeudarse. Porque sobra el dinero en el mundo. El problema es que los que lo tienen no consumen ni invierten los suficiente.

Si no se hace así, un día u otro explotará la burbuja de la deuda, y las consecuencias serán nefastas.

Es un aviso que va dirigido de un modo u otro a todos los bancos centrales y países del mundo.

Un poco de inflación, por favor

La inflación ha pasado de ser la odiada a la deseada.

Parece que hace siglos de la época en que la inflación era el enemigo a evitar en toda política económica y monetaria. Sin embargo ahora los bancos centrales de muchos países occidentales y las autoridades económicas suspiran por tener un poco de inflación, asustados y preocupados por el contexto de deflación en el que están inmersos.

Quizás es por eso que el precio del petroleo (también antes el gran problema) es ahora una mala noticia cuando baja (quien lo iba a decir) y buena cuando sube, porque se ve con buenos ojos la generación de inflación. Y se ve positivo desde dos puntos de vista que están relacionados: crea inflación y denota una recuperación de la actividad. Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es el huevo y cuál la gallina. Pero no importa, lo importante es que la maquinaria de consumo, inflación, crecimiento, vuelva a coger velocidad. Más adelante nos preocuparemos si la velocidad es excesiva, pero ahora todos queremos que esto se mueva; de lo contrario el fantasma de la recesión y el estancamiento (la rueda parada) nos volverá a amenazar.

¿El petroleo (¿y las bolsas?) están tocando suelo?

El petroleo no puede seguir bajando mucho más, aunque hay analistas que ven el suelo en 20$ en los próximos 3 o 4 meses. ¿Por qué creo que no puede bajar más? Porque la producción va a frenarse en las próximas semanas. Por una razón: no hay manera de almacenar más petroleo. Sobra tanto petroleo que los petroleros han reducido su velocidad de navegación para llegar más tarde a los almacenes, y algunos de ellos se han amarrado a puerto con sus bodegas llenas, que no hay donde vaciarlas. No queda más remedio que físicamente reducir la producción. Y eso  va a pasar. Y cuando pase los mercados rebotarán el precio.

Se habla de 50$ en el segundo semestre. No sé si será ese u otro nivel, aunque me parece intuitivamente posible.

Lo que está claro es que las bolsas respirarán aliviadas si para este hundimiento del petroleo, y probablemente reboten también. Que falta hace.

Las empresas chinas salen de compras

Es un hecho que las empresas chinas están comprando empresas occidentales, pero se cuestiona el éxito de dichas operaciones. Principalmente porque algunas de las compradoras son empresas públicas que no se distinguen por su gestión y que lo hacen con lo que podríamos llamar poca prudencia financiera.

Un ejemplo: Chemchina, la mayor empresa química, de propiedad estatal, que vende 45.000 millones de dólares, pretende comprar la suiza Syngenta por 43.000 millones, con un préstamos de 50.000 millones. ¿No les parece una operación un poco forzada?

¿A dónde irá esto a parar?

¿Quien conocía a la china Haier?

La compañía china Haier acaba de comprar la división de electrodomésticos de linea blanca de la norteamericana General Electric por unos 6.000 millones de dólares. Haier es el primer fabricante mundial en unidades y el segundo en facturación. Un ejemplo palpable del avance global de las empresas chinas.

Petróleo bajo, ¿hasta cuándo?

En los últimos dos años se han añadido 600 millones de barriles de petroleo a los inventarios mundiales de crudo, llegando a los 4.400 millones de barriles. Cada día, en media, se añaden 1,5 millones de barriles a esos inventarios, porque la producción supera a la demanda en esos 1,5 millones diarios. Son cifras que nos dan idea de la magnitud del problema de sobreoferta que estamos experimentando y que ha hundido el precio del petroleo por debajo de los 30$ por barril.

¿Por qué se ha llegado a este punto? Pues porque la OPEP, dominada por Arabia Saudí, que supone el 30% de la producción mundial, quiere sacar del mercado la producción de fracking (principalmente norteamericana), que no son rentables por debajo de los 50 a 70$/barril.

¿Hasta cuándo y hasta dónde seguirá el mercado del petroleo con esos excedentes? Los expertos apuntan que será así hasta que Arabia Saudita quiera. Cuando considere que ha recuperado su cuota del mercado mundial. Será entonces cuando veremos el precio del barril regresar a 50$ pero seguramente no más allá, porque si superase los 50-70$ volvería a hacer rentable los pozos de fracking.

Un dato importante: Arabia Saudí podría aguantar 5 años con los precios actuales. ¡Pero los Emiratos Arabes Unidos podrían aguantar 50 años!

 

Europa vs. Europa

Se vislumbra una importante divergencia entre las posiciones de los órganos de la Unión Europea y los estados que la componen. Por diversos factores, de los que destacan la inmigración o la política económica de austeridad o expansión.

Se ha llegado a un punto en que los estados consideran que la UE no hace bien su trabajo y la UE cree que en los estados miembros faltan verdaderos líderes que tengan una visión global paneuropea.

No vamos bien por ese camino.

Que la UE es algo irreversible no es una afirmación subjetiva sino la constatación objetiva de algo irrefutable. O Unión Europea o quedaremos todos los estados europeos (incluso Alemania, Francia y Gran Bretaña) arrinconados en el mundo político y económico dominado por EEUU, China, Japón e incluso algunos países emergentes.

¿Por qué algunos se empeñan en no aceptarlo?

¿Será 2016 el año de la recuperación de las acciones petroleras?

Nadie apuesta por la recuperación del precio del petroleo en 2016, porque parece claro que va a continuar la sobreproducción y que no se va a levantar a demanda, aunque las incertidumbres son grandes y en los dos sentidos. Pueden producirse acontecimientos políticos que acaben con el exceso de producción, lo que elevaría el precio del oro negro. O puede hundirse la demanda, si la actividad económica en los países consumidores se resiente debido a una debilidad general del crecimiento mundial, hipótesis que no está descartada del todo.

En ese contexto, se explica bastante bien por qué las acciones petrolíferas están cotizando a la baja, a precios muy favorables en relación a su free cash flow.

La cuestión es, precisamente por lo antedicho: ¿puede ser 2016 un buen momento para invertir en petroleras, aunque quizás sea la última ocasión de ganar dinero con ellas? ¿O la industria petrolera ha entrado ya en su bache final y es mejor olvidarla como inversión bursátil rentable? Quien acierte en la respuesta puede ganar mucho dinero, o dejar de perderlo.

Yo me atrevo a inclinarme por la primera opción. Creo que las petroleras pueden ser la sorpresa de 2016, y me parece recomendable comprar acciones de alguna de ellas ahora que cotizan tan bajo. ¿De cuál? Ese es otro asunto, que me voy a pensar. Les explicaré más adelante a mis lectores la conclusión a la que he llegado. Repsol puede ser una opción. Por debajo de 10€.

Petroleo barato por mucho tiempo

Todo apunto a que tenemos ante nosotros años de petroleo barato. O al menos que será difícil volver a los 100$ por barril. Una de las razones para que podamos afirmarlo es que si el petroleo volviese a los 70$ los campos de fracking que se han abandonado en los EEUU volverían a abrirse. El shale oil obtenible con las técnicas de fracking no ha desaparecido sino que sigue ahí, y si al precio actual no es rentable sacarlo, volvería a serlo si el petroleo vuelve a encarecerse.

Las consecuencias de esta situación aún estamos por verlas todas. Salta a la vista que reduce la factura del petroleo a los países consumidores, y tiene un impacto directo positivo para ellos. España es uno. Y que a los productores les supone una caída de sus ingresos que está poniendo a muchos de ellos en dificultades presupuestarias. El caso de Venezuela es el que nos viene a la mente de inmediato. Pero, además, ¿cómo va a influir en el desarrollo de energías alternativas? Al caer el coste de los combustibles fósiles las renovables pierden competitividad y algunas inversiones dejan de tener sentido. En definitiva, el desarrollo de las energías sostenibles puede frenarse. Y no está el clima y el medio ambiente para muchos retrasos, ¿no?