Emprendimiento o emprendedores

Préstamos capitalizables, una buena opción de entrar en el capital de una startup

Si tienes la oportunidad de invertir en una startup y puedes optar por hacerlo mediante un préstamo capitalizable (PC), úsala.

El PC te permite estar a verlas venir y, si la empresa no va bien, optar por capitalizar o por cobrar. Y en todo caso, tratar de conseguir una buena opción de capitalización, basada en que la empresa alcance unos objetivos y con un descuento mayor o menor según los alcance o no.

Es muy típico en situaciones transitorias, a la espera de una ronda, en las que el prestamista tiene derecho a capitalizar en la ronda, si se produce, pero con un descuento a su favor sobre el precio de la ronda.

Cómo estar en una sociedad (Startup) como si fueras consejero, pero sin serlo

Yo soy de la opinión que los inversores en startups deberían evitar estar como consejeros formales en sus consejos, e incluso, si es posible, deberían evitar que haya consejo.

Pero, si se quiere estar informado y controlar, aunque sea a distancia, que la gestión del emprendedor es correcta y responde a los criterios que se plantearon al decidir la inversión (lo cual es compatible con que el Plan de Negocio evolucione y se adapte a las circunstancias), entonces ¿qué hacer?

La solución, en mi opinión, es que el emprendedor reporte periódicamente a un Comité de Seguimiento (es el nombre que más me gusta y el que aconsejo, ya veremos por qué) en el que estén los inversores más destacados. Su existencia y régimen de actuación pueden estar regulados en el Pacto de Socios.

¿Qué se consigue con eso? Pues actuar como un “pseudo consejo” pero evitando la responsabilidad civil e incluso penal a la que responden los administradores (y eso incluye a los miembros formales de un consejo de administración). Se trata en suma de estar informado y conseguir un consenso tácito en las decisiones más relevantes.

Pero hay que evitar que se pueda aducir por un tercero afectado por la insolvencia de la empresa o por las actuaciones del administrador, que ese comité está compuesto de hecho por lo que la ley llama “administradores de hecho”. ¿Cómo se consigue eso? Pues es muy fácil, NO MANDANDO. O al menos evitando las señales que pudiese deducirse que mandamos.

¿Cuáles son esas señales? Pues por ejemplo, que no haya una agenda formal cerrada de los comités, que no se hagan actas formales, que no se vote, que no tengan una frecuencia establecida. es decir, que se pueda argumentar que su carácter es informativo y no decisorio, aunque las decisiones se informen o expongan, porque quien tenga la última palabra sea, sin duda, el administrador. Todo ello es ocmpatible con que, según el Pacto de Socios, algunas decisiones puedan se vetadas por todos o algunos socios.

En resumen: Si entra en una startup, no corra a formar consejo. Y si hay consejo, pida ser invitado a las sesiones, pero no ser nombrado formalmente consejero.

Yo defiendo con argumentos que si en una startup hay que votar en el consejo, es mejor que la dé su inversión por perdida.

Nuestras empresas no venden, les compramos

Y muchas veces ni siquiera eso, porque no dejan que les compremos.

Ahora mismo estoy viviendo esa experiencia con servicios de mantenimiento doméstico, que quiero contratar y no me es posible, porque ni siquiera me cogen el teléfono.

Como no vamos a tener un ejército de parados, si no sabemos gestionar nuestras empresas.

Luego esos empresarios se quejarán de que no pueden contratar a nadie más porque no tienen suficiente demanda.

¡Dejad que os compren!

La lucha global por el liderazgo en el coche eléctrico

Leo que Volkswagen se está planteado invertir 70.000 millones de euros (que se dice pronto) entre 2018 y 2022 para ser el líder (o uno de los líderes) en el coche eléctrico.

Estamos en plena guerra en el sector del automóvil entre los entrantes (principalmente Tesla) y las empresas ya establecidas.

Sin duda alguna este es uno de los fenómenos clave que habrá que tener en cuenta en los próximos años, del mismo modo que habrá que seguir otros que ya he ido mencionando, como la convergencia del comercio online y offline (o dicho de un modo simple: todos contra Amazon y Amazon contra todos).

Amazon la todopoderosa

No hay precedente en el mundo de una compañía que compita contra tantas otras. Amazon vende 354 millones de productos diferentes, y compite contra todas las compañías existentes en muchos sectores diferentes. Nos podríamos cansar de citarlos. Empezó por el editorial, pero ha seguido por muchos otros. El último ha sido el de productos para la salud y la farmacia, lo que ha provocado la caída fulminante en bolsa de las empresas cotizadas del sector.

Surgen voces que la acusan de monopolio, pero las cifras de venta de Amazon en relación al mercado global son aún pequeñas. Y se puede demostrar que, por ahora, no influye de ningún modo en que los precios suban; es posiblemente al contrario. La compañía siempre se ha presentado como un adalid para sus clientes, la líder de los precios bajos. Veremos que eso no es siempre así, y que precisamente su estrategia es que no sea así en un futuro, cuando domine totalmente el mercado.

Amazon pretende, dicho en dos palabras, ser el único proveedor de todos los productos que necesite un hogar. Para ello su fuerza se sustenta en la combinación de una doble excelencia digital y física. La excelencia digital le permite saber todo de sus clientes y de sus potenciales clientes; la física pasa por unos procesos logísticos inmejorables. En definitiva, saber lo que quieren los clientes y servírselo rápido y bien. Dicho de otro modo: información y logística.

Aunque sea anecdótico, es significativo que en 2012 ya registrara una patente sobre la idea de “envío anticipado de paquetes a los clientes”; es decir, Amazon siempre ha aspirado a saber lo que queremos antes de que lo sepamos; a conseguir que cuando pensemos en comprar cualquier cosa, no lo dudemos y acudamos a Amazon.

No quiere competidores en ese sentido, y se ca encargando de eliminarlos. Si cabe vendiendo sin margen (¿dumping sectorial?) hasta hundirlos.

En el mismo sentido, productos como el asistente personal Alexia, al que se puede pedir cualquier caso para que automáticamente la compre en Amazon y en menos de 24 horas la tengamos en casa; o el Amazon Key, un sistema de acceso a la casa del cliente para dejarle la compra, son pasos en esa dirección. Al final, como digo, lo que pretende la compañía es monopolizar las compras de todos los hogares del mundo.

El poder que le dará/daría alcanzar ese objetivo, es obvio para cualquier persona. Si llegase a ese punto no cabe duda de que estaríamos ante un problema de competencia y de abuso de poder.

La verdad es que los inversores creen en el modelo, porque si no no se explica que Amazon cotice con un PER superior a 200 cuando Walmart cotiza a PER 20. es decir, 10 veces más. Los inversores, es obvio, creen que Amazon se hará con el mercado y convertirá sus pérdidas actuales en suculentos beneficios, porque sus clientes estarán “atrapados”. Dicho de otro modo, su valor se sustenta en un LTV (lifetime value de sus clientes) tendente a infinito.

En definitiva, Amazon es un fenómeno que habremos de seguir con atención. Tanto como ciudadanos como desde el punto de vista de la gestión empresarial. Lo que por ahora se ve como un mesías puede acabar siendo un demonio si no pone un límite a su ambición de dominar el mundo.

Comercio es comercio

Hace ya algunos años que predije (permitidme la inmodestia) que el comercio online convergería con el comercio físico tradicional. Los hechos me están dando la razón. Estamos ante un proceso acelerado de convergencia. Los casos se repiten en todos los países. El más conocido es el de Amazon comprando Whole Foods, que sorprendió recientemente al mundo. Pero también el de Walmart comprando Jet.com. O el de Carrefour, que ha iniciado una carrera de compra de pequeñas y medianas empresas de eCommerce en Europa. Incluso existen rumores de que Amazon merodea por Europa acechando a grandes piezas como la propia Carrefour. Desde a perspectiva local, es visible el esfuerzo de nuestros grandes retailers por hacerse fuertes en el comercio online; ahí tenemos los casos de El Corte Inglés, o de Mercadona, entre muchos otros. Un esfuerzo que no siempre ha dado los resultados pretendidos, pero en el que están volcando cantidades ingentes de dinero en tecnología y logística.

Incluso en el ámbito de las startups se están dando casos de proyectos que nacen con la idea de la combinación online-offline desde su concepción.

Todo ello reafirma mi predicción: en pocos años no se hablará de comercio online u offline, sino simplemente de comercio. El comercio será, mayoritariamente, una combinación de ambos.

Es obvio que todo ello abre una serie de oportunidades muy interesantes para las startups que se han desarrollado en el ámbito del eCommerce, porque les abre la puerta a ser compradas por alguno de los gigantes de la distribución, porque todos han salido de caza, y ellas son piezas apetecibles y accesibles. Veremos muchas operaciones de ese tipo en los próximos meses.

El fenómeno se extenderá incluso al mercado inmobiliario.

A largo plazo, quien se quede sólo en uno de los lados (el offline o el online) yo creo que desaparecerá. Al tiempo.

Os invito a la presentación de un libro divertido e interesante dirigido a inversores y emprendedores

El viernes 17 de noviembre por la tarde presento, como editor de Libros de Cabecera, el libro ¿Emprendes o inviertes? de Christian Fernández, un profesional del capital riesgo que ha sido un pionero en el sector. Creo que será un evento divertido e interesante al que te invito a unirte. Puedes ver más detalles en este link

¡Espero poder saludarte personalmente!

Un saludo,

Paco

¿Qué tipo de empresario eres?

Hay dos tipos de empresarios: los orientados hacia fuera y los orientados hacia dentro, los orientados a las ventas y los orientados a las finanzas y las operaciones. Los primeros suelen ser más extrovertidos, más preocupados por vender que por hacer; los segundos se empeñan en hacer bien las cosas y confían que los clientes respondan.

Probablemente ninguno de los dos tipos de empresario que describo sea el óptimo, sino uno que combina ambos extremos, pero la realidad es esa: hay pocos empresarios perfectos, y la mayoría son de un tipo u otro. Lo más importante es que sean conscientes de ello y traten de corregirlo. Aunque a veces es imposible.

¿Quienes suelen tener más éxito? Los empresarios volcados a las ventas, extrovertidos suelen estar en el extremo de los escenarios de éxito: o tienen mucho éxito o fracasan estrepitosamente. Los orientados a las operaciones y las finanzas suelen tener una trayectoria más mediocre, pero perduran más. Con los primeros o triunfas o fracasas. Con los segundos vas tirando; no te haces rico pero no cierres el tenderete. Necesitamos muchos de estos últimos, aunque también de los primeros. Emprender es eso: afrontar esas tres posibilidades: triunfar, fracasar o ir tirando…

Tú, querido lector, ¿qué tipo de empresario eres?

Tesla y la burbuja

Coincido con la tesis sobre Tesla que plantea la revista OCU Inversiones que acabo de recibir.

No sé si hay una burbuja en las bolsas de valores en el mundo, pero sí que estoy convencido de que hay algunos valores que no tardarán en explotar; Tesla, sin duda, es uno de ellos. Cualquier día la veremos caer estrepitosamente: la acción y la propia empresa. Y acabar en manos de una o varias de las grandes marcas del automóvil. Y si no, al tiempo.

No recomiendo a ningún inversor prudente que invierta en ella.

13 unicornios en lo que va de año

Leo que China ha generado 13 unicornios (empresas con un valor de más de 1.000 millones de dólares) en lo que va de 2017.

Es por si alguien a estas alturas aún duda de China…