España

Estados Unidos de Europa

Aunque hay opiniones para todos los gustos, yo creo que es inevitable que los países de la Unión Europea, y sobre todo y para empezar los de la Eurozona, avancen ya hacia lo que deben ser los Estados Unidos de Europa (EUE).

El Brexit debe ser la señal de salida.

Solo de ese modo acabaremos de ser un “mercado común” de verdad.

Me parece que la Comisión Europea lo tiene claro, y esperemos que acaben de convencerse los ciudadanos y los políticos europeos. Es cuestión pura y simplemente de supervivencia.

Creo que solo en el ámbito de los EUE podremos resolver el tema de los gigantes europeos (empresas que puedan competir al nivel de las norteamericanas o las asiáticas), avanzaremos en la adopción generalizada del euro, en las políticas comunes e incluso en la resolución de los conflictos regionales (como el de Catalunya en España).

¡Es algo que clama al cielo!

El drama de los pisos de la SAREB

Hace poco se me ocurrió ir a ver pisos de la Sareb en la ciudad de Manresa, en Barcelona. Un anuncio apuntaba a una oportunidad interesante para inversores decididos a alquilarlos. Mi decepción fue total cuando vi de qué pisos de trataba: lo mal situados, lo mal construidos, la historia previa de okupación e incluso las trabas administrativas (tras llegar a un acuerdo de compra con el banco propietario hay que esperar a que la comunidad autónoma y el ayuntamiento no ejerzan su derecho de tanteo, y pueden pasar varios meses).

Haciendo números y teniendo todo en cuenta, a pesar de sus precios bajísimos, ni rebajándolos un 50% me salían los números, teniendo en cuenta la inversión mínima para hacerlos habitables y la perspectiva de ingresos por alquileres una vez descontados los gastos de gestión y aseguramiento de los mismos, a una tasa conservadora de ocupación.

En conclusión, sería mejor que los bancos los subastasen directamente a personas interesadas en habitarlos. ¿Es tan difícil?

España se desertiza

Leo horrorizado en El País en su versión digital, del 15 de febrero, un artículo de Miguel Ángel Criado (“Así se convierte la tierra en un desierto”), que el 39% de la superficie de España será desierto a finales de este siglo. ¿Qué futuro nos espera? ¿Qué podemos hacer, si es que podemos hacer algo, para si no evitarlo, al menos retrasarlo?

España: suicidio demográfico

Ha caído en mis manos un informe de Alejandro Macarrón sobre la crisis demográfica que padece España (y Europa) que me ha puesto los pelos de punta.

Actualmente estamos hablando de la crisis climática, que afecta a todo el planeta, pero no nos detenemos tanto a pensar que a nivel europeo y español, el problema más específico y serio que tenemos es la crisis demográfica. La demografía es sin duda nuestro Talón de Aquiles. Puede acabar con España en apenas unas décadas.

La realidad es que hoy en día nacen en España menos niños que los que nacían en los años de la Guerra Civil y la posguerra, ¡cuando teníamos 20 millones de habitantes menos!

Las cifras son francamente preocupantes: en 1976 nacieron 677.000 niños, en 2018 fueron solo 369.000

Eso explica muchas cosas, por ejemplo la España vaciada, o la necesidad perentoria de acoger a una población inmigrante que reequilibre un poco nuestra pirámide poblacional.

Pero no basta con la inmigración. La natalidad ha de recuperarse; ¡no podemos sustituir los niños por mascotas, como muchas parejas están haciendo! Estamos ante una emergencia nacional.

Las consecuencias ya las estamos notando. Problemas como la España vaciada o el déficit de la Seguridad Social o incluso el déficit público, son consecuencia de la crisis demográfica, de que somos ya un país de viejos, y lo seremos mucho más en el futuro, si no hacemos algo y ya.

Yo creo que la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea le vendrá bien a la UE

Estamos todos preocupados por el Brexit, pero yo opino que es mejor solos que mal acompañados, y GB ha sido un mal compañero de viaje en la aventura europea; siempre a desgana y llevando la contraria…

Contrarios al euro, al avance en las instituciones europeas en general, han sido siempre un lastre en una Unión a la que no le faltan los problemas ya sin contar con los británicos, y que debe avanzar en la unión o dejará de tener sentido. O adelante o atrás; no cabe quedarse quietos.

La salida de GB llega en un momento en que la UE ha de dar un salto adelante y avanzar en la unificación (más Unión), y creo que podrá hacerlo mejor sin la rémora de los británicos.

Creo que serán mejores como clientes/proveedores/aliados que como socios. Y todos felices (menos los escoceses, pero ese es otro tema).

El futuro dirá.

¿Nacionalizar la banca?

Algún partido propone en su programa electoral la creación de un banco público. En concreto la nacionalización de Bankia, creo.

¿Realmente alguien cree que tiene sentido la banca nacionalizada?

En España tuvimos una especie de banca pública que eran las cajas de ahorro, y su hundimiento y consiguiente rescate le va a costar al país del 5% del PIB, más de 58.000 millones de euros. ¿No es prueba suficiente?

Yo defiendo una banca privada bajo una correcta regulación y una estrecha supervisión. Es lo que tenemos ahora, aunque siempre es mejorable.

Las tendencias de inversión en 2020

Estoy viendo que en 2020 vamos a invertir (al menos yo) basándonos en tres criterios:

  1. En activos alternativos, a través principalmente de fondos o sociedades de capital riesgo. La bolsa está claramente en máximos y en 2020 se puede iniciar claramente un ciclo bajista. Los inversores buscan caminos alternativos, cuyo balance riesgo-rentabilidad aventaja al de los activos cotizados. Además estamos al inicio de un período de recomposición de sectores en el que las grandes empresas cotizadas habrán de recomponer sus cuentas de resultados.
  2. Fuera de España, porque los inversores españoles tratan de diversificar sus riesgos, alejándose de un país un aborda 2020 con un alto grado de incertidumbre política. La suma de la incertidumbre por un nuevo gobierno (de izquierdas y en coalición) más la presencia de la ultraderecha más el enfrentamiento con los partidos nacionalistas en medio de un planteamiento separatista de una comunidad clave para el país como es Catalunya, suponen una combinación explosiva que aleja a los inversores de España. Los extranjeros y los propios inversores españoles.
  3. Bajo una política ESG (environment, society and governance), es decir, una inversión socialmente responsable (ISR), que responda a un espíritu de responsabilidad con el medioambiente y la sostenibilidad y que respete una ética política y social,

En resumen: en 2020 los españoles invertirán en alternativos, fuera de España e ISR.

166.000 aspirantes para 4.000 puestos de funcionario de Correos: Quo vadis España?

Es una noticia que me hace pensar. Estos son los pensamientos que me vienen a la cabeza:

  1. Los funcionarios de Correos deberían estar orgullosos de su puesto de trabajo, ya que tanta gente lo querría tener. ¿Lo están? ¿Actúan en consecuencia? A mi no me lo parece. Siempre que he interactuado con ellos me ha parecido que su motivación era muy baja, por no decir nula. Obviamente no es una muestra válida, pero me parece que mucha gente piensa lo mismo que yo.
  2. Si el estatus de funcionario no reuniera los privilegios que reune, y en especial la imposibilidad de ser despedido, ¿habría tanta demanda?
  3. ¿Piensan los candidatos que el puesto es un chollo? Creo que es obvio que si. O al menos en comparación con otras alternativas laborales que puedan tener a su alcance. Quizás lo que buscan es sencillamente «un trabajo para toda la vida», que es algo que ya solo está a merced de los funcionarios. Y quizás por eso no lo tienen los demás mortales. Y quizás por eso los funcionarios tienen el poder que tienen…
  4. Yo pensaba que la atracción del trabajo de funcionario había mermado en España, y que había gente que prefería ser ingeniero, lampista, técnico especialista, directivo, empresario… Pero me lo voy a replantear ante estas noticias.
  5. Obviamente el país tiene un problema si pasan estas cosas. Pero creo que esto ya lo sabíamos. Mucha gente prefiere un monótono trabajo en Correos que una carrera profesional que represente una oportunidad de progresar más allá de los trienios y demás privilegios funcionariales.

En fin, leer esto me hace ser más pesimista sobre nuestro futuro como país. Lo siento.

Toque de atención al sector turístico

¿Ha acabado un ciclo de crecimiento en el sector turístico?

La quiebra de la agencia de viajes-touroperador Thomas Cook puede ser una señal en ese sentido.

Por otro lado, la próxima salida a bolsa de AirBnB explica por dónde van los cambios en el sector, algo que lleva años siendo evidente.

Pero no todo se acaba aquí. Como ya he dicho en alguno de mis pasados post, la presión para limitar y encarecer los vuelos, en aras a contrarrestar las crisis climática, supone un tsunami que ahora mismo se está gestando y que golpeará al sector más pronto que tarde.

España, uno de los líderes mundiales en el sector turístico, se juega mucho en estos cambios. El único camino es la apuesta por la calidad y la sostenibilidad, cambiando grandes cifras de ingresos o visitantes por buenos márgenes y turismo sostenible y de valor. Además con eso salimos ganando también los habitantes de los lugares visitados por los turistas.

¡No queremos hordas de turistas borrachos, queremos viajeros que aprecien nuestro país y nuestra cultura! Creo que la mayoría pensamos así. Y es por ahí por donde está el futuro de nuestra industria turística.

¿Son los intereses negativos la solución o el problema?

Me pregunto si los intereses negativos que ha establecido el BCE para el euro son la solución al problema de la ralentización del crecimiento económico o al contrario nos van a abocar a una crisis.

Bastantes analistas también se lo están preguntando.

Desde luego pagar por depositar dinero no es algo natural. Es anti intuitivo. Vamos, que mi abuela no lo entendería. Y mi experiencia me dice que las cosas que no entiende mi abuela, más pronto o más tarde se demuestra que son una camama.

Yo, por si acaso, voy a ponerme a cubierto poco a poco, en la medida que pueda.