Futuro

El portaviones chino navega a toda máquina

Y lo hace para tomar el liderazgo mundial en una década.

Después de acabar 2020 con un crecimiento del 2,5% del PIB, espera superar el 6% en 2021, inaugurando el primer año de su 14º Plan Quinquenal (2021-2025), en el que no se plantean un objetivo concreto de crecimiento, pero podemos esperar que se sitúe en una media del 5%, dejando atrás al resto de grandes potencias.

Su déficit fiscal ha sido del 3,6% en 2020 y esperan reducirlo al 3,2% en 2021.

En ese período 2021-2025, la segunda potencia mundial quiere hacer crecer el mercado interno en detrimento de la actual dependencia de las exportaciones, ser más autónoma en tecnología, ser un poco más urbana y reducir la dependencia de la industria en beneficio de los servicios. Además ha de resolver la burbuja inmobiliaria y la intrincada estructura bancaria. No son retos fáciles, pero el Partido que rige con mano de hierro el país no dejará margen al fracaso.

La gran incógnita es qué papel quiere jugar en la política internacional ese enorme, hermético y cada vez más temido país.

¿Es la inflación ya un problema?

Ahora mismo no lo es en la práctica, pero los inversores están ya tomando precauciones por si acaso.

Leo en Expansión que la gestora Pimco sugiere cuatro «refugios» ante la inflación:

  1. Bonos indexados a la inflación
  2. Oro
  3. Materias primas
  4. Inmuebles

La inflación será, sin duda, creo, paulatinamente más alta en los próximos años, la cuestión es a qué ritmo subirá y hasta qué niveles. Nadie lo sabe. Quizás ir tomando medidas, por si acaso, tenga sentido.

Que la crisis de la Covid19 está conduciendo a un entorno de ampliación de la masa monetaria por el volcado masivo de dinero que están haciendo los bancos centrales, y que eso, unido a una recuperación de la demanda mundial post Covid que todos queremos y esperamos, conllevará presiones inflacionistas, creo que nadie lo pone en duda.

Que cada inversor decida.

¿Hay que reducir el tamaño del sector de la restauración, la hostelería y los viajes en España?

Yo creo que la pandemia nos aboca a que sea así. No podemos esperar que todos los negocios que han cerrado vuelvan a abrir. Y no solo porque hayan tirado la toalla, sino porque la demanda no va a recuperarse de igual manera. Hay que reconvertir el sector, hacia un sector más pequeño pero mejor.

Eso implicará una reconversión del personal, de los activos, del tipo de servicios, del marketing, del posicionamiento de marcas. Un gran reto, pero una gran oportunidad. No solo para el sector, sino para el país. El objetivo final es aplicar el principio de MENOS ES MÁS (Y MEJOR).

Supondrá un gran impacto en las ciudades y las zonas turísticas. Y desde luego en las infraestructuras, como los aeropuertos o los puertos. Probablemente no serán necesarias más ampliaciones. Menos vuelos low cost y menos cruceros de masas. Las ciudades lo agradecerán. Los gobiernos (locales, autonómicos y estatal) deben estar alineados.

La fisonomía de las ciudades debe adaptarse.

Acabemos con la imagen de ser el país de los miles de bares y cientos de establecimientos hoteleros y apartamentos turísticos, que provocan ruidos, problemas de convivencia, polución y masificación. Muchos de ellos incumpliendo unos estándares mínimos.

Sustituyamos la cantidad por la calidad.

Cómo será esta década según UBS

Comparto con mis lectores lo que le oí a un analista de UBS ayer sobre cómo será la sociedad y la economía en la década de los 20, porque me pareció una buena síntesis:

+ Digital

+ Sostenible

+ Local

+ Desigual

+ Endeudada

 

Del pesimismo ¿excesivo? a augurar la llegada de los alegres años 20

La verdad es que a mi desasosiego, que ya he compartido con mis lectores, se me añade ahora mismo un desconcierto que me parece generalizado sobre si la recuperación va a tardar más de los previsto o no, a la vez que algunos empiezan a pregonar que tras la superación de la pandemia, como ha pasado en otras ocasiones en la historia, llegará un período de esplendor, que ya se compara con los alegres años 20 del siglo pasado.

Acabo de leer en la prensa que todo apunta a que los tratamientos de la enfermedad que se están usando no se prevé que funcionen con las nuevas variantes del virus. Noticia negativa. Pero esta mañana leía un informe de Arcano Economic Research, al que me he suscrito un mes para probarlo, que el pesimismo generalizado es excesivo, porque llegarán las vacunas para todos (en España y en general en los países desarrollados) y el PIB crecerá el 8,5% este año.

Arcano defiende que en el 2º trimestre de 2021 (2T21), con el avance de la vacunación se reducirá la alarma social, en paralelo a la caída en las cifras de fallecidos y hospitalizados. De hecho Arcano apuesta por que España alcanzará la inmunidad de grupo entre junio y julio de este año. De ser así, cree que se podrá recuperar el turismo en el segundo semestre.

Nos animan, en suma, a aprovechar hasta el 2T21 para invertir, y no esperar al segundo semestre en el que la recuperación ya será muy visible.

Ellos, además, apuestan por que en lo que resta de década podamos hablar de los felices 20.

¡Dios los oiga!

¿Y si la Covid19 acabara con la vida humana en la Tierra?

¿Y si las vacunas fueran insuficientes y los contagios siguieran creciendo y las muertes fueran acabando poco a poco (o quizás más rápidamente de lo que pensamos) con la población mundial?

¿Es un escenario posible?

No veo a nadie que lo plantee. ¿O es que nadie se atreve a contemplarlo?

A mí me produce un gran desasosiego que me hace despertarme a medianoche.

¿Estamos apenas en la etapa inicial de esta gran guerra perdida contra este maldito coronavirus?

Tras su aparición a principios de 2020 y la llegada esperanzadora de las primeras vacunas a finales de 2020, el virus está contraatacando con mutaciones más contagiosas y más letales. ¿Es posible que siga evolucionando así hasta el infinito? ¿y que no seamos capaces de vencerlo? ¿que aunque avancen las vacunas sigan produciéndose más y más contagios y más y más muertes?

¿Es posible que los más de 2 millones de fallecidos a fecha de hoy sean solo el comienzo de una espiral fatal que nos borre a todos de la faz de la Tierra?

Aún vivimos con la esperanza de que la Covid19 sea una como una gripe temporal más, que podremos superar. Pero, ¿es así porque estamos seguros de ello o es porque no nos queremos ni plantear que no fuera posible superarla?

Yo creo que es un escenario que no podemos descartar, y de ahí mi desasosiego.

Me pregunto si la sociedad mundial se debería plantear explícitamente ese escenario. Aunque no sé si serviría para algo. ¿Haría que todo el mundo se tomara más en serio el virus y quizás ello abriera un resquicio de esperanza para que pudiéramos superarlo? ¿O provocaría tal caos económico, político y social que incluso precipitaría el final de la humanidad en la Tierra?

En fin, espero que entendais mi desasosiego y os pido perdón si al leer este post os contagio ese temor a vosotros.

Dejadme que acabe con una última pregunta: ¿tiene sentido que sigamos tal cual como si hubiera un futuro, o deberíamos irnos preparando para el final de todo en menos de 1, 2 o 3 años como máximo?

20 años después estamos cerca de vivir la explosión de otra burbuja de Internet: las criptomonedas

En el año 2000 vivimos el ascenso meteórico de los precios de las nuevas empresas ligadas a Internet, un fenómeno que se decía que iba a cambiar el mundo, pero que pocos entendían ni mucho menos eran capaces de dimensionar en cuanto a su impacto económico, pero con el que muchos se estaban haciendo ricos. Las cotizaciones de las empresas de Internet (por ejemplo nuestra Terra) subían en vertical. La gente comprada porque querían hacerse ricos. Aunque no sabían porqué. Las valoraciones eran irracionales, pero no importaba. Empresas que perdían dinero o que incluso no tenían ingresos, se valoraban de mil maneras diferentes, cada cual más rara, para justificar un precio inexplicable. Internet era la gallina de los huevos de oro, y había que ser el primero en aprovecharse de esa gallina.

De pronto, la burbuja explotó y las bolsas cayeron estrepitosamente, generando una crisis mundial. Las valoraciones se desplomaron y muchas prometedoras empresas cerraron o fueron vendidas a precio de ganga.

Sin embargo, pasados los años, Internet y las empresas que supieron aplicarlo se convirtieron en las mayores empresas del planeta. El lector sabe que estoy hablando de Facebook, Amazon, Google, y tantas otras. Algunas incluso nacieron después del crack del 2000. Quienes invirtieron en ellas obtuvieron rentabilidades increíbles. Todas obtienen beneficios millonarios y han cambiado el modo de vivir, trabajar, educarse, informarse, comunicarse y entretenerse de todos los habitantes del mundo. Han cambiado el mundo.

Sin duda aquellas locura del 2000 estaba justificada. Ahora lo sabemos. Pero no lo estaba entonces. No era el momento y no se daban todavía las bases para el gran salto, que había que acabar de construirlas.

Creo que en estos momentos vivimos un escenario similar con las criptomonedas, de entre las que destacaré, por ser la más emblemática, el Bitcoin. De hecho usaré el término bitcoin para referirme en general a las criptomonedas.

Yo soy muy escéptico sobre el valor de las criptomonedas, como he escrito en este blog muchas veces. Pero acabo de leer un interesante artículo que me pasa un amigo y lector, que me ha ayudado a avanzar en mi juicio sobre el tema. Voy a explicar a continuación mis reflexiones sobre al asunto. Y ante todo empiezo por decir que estaré encantado de que añadais vuestros comentarios o rectificaciones respecto a lo que voy a decir, siempre que sirva para que todos nos iluminemos un poco más sobre un tema tan complejo.

Empiezo.

El bitcoin nace como una tecnología que busca que una aplicación pueda ejecutarse descentralizada, sin que sea necesario un tercero para controlar y certificar sus resultados. esa tecnología se llama blockchain.

El resultado es que la aplicación en cuestión sea resistente a la censura, al control:

  • ¡Al bitcoin no lo controla nadie!
  • ¡Es la divisa del pueblo…!
  • ¡Es la libertad, el capitalismo libre!
  • ¡Permite hacer pagos sin que nadie los controle!

Es una idea libertaria que entusiasma a sus pioneros. Primero a los propios frikis informáticos que lo inventan, pero enseguida a los frikis libertarios de distinto signo (que siempre han estado ahí y ahora han salido orgullosos a las calles de todo el mundo, como ayer mismo se vió en el Congreso de los Estados Unidos). El bitcoin lo han abrazado como el Mesías en su lucha contra el establishment.

Pero, si se hubiera quedado ahí, la burbuja se habría desinflado pronto. El problema es que ese mundo libertario tiene un lado oscuro, la Deep Internet, en la que no solo habitan ellos, sino fuerzas más poderosas del mundo de la mafia y la delincuencia, que tienen un gran problema: necesitan blanquear millones de divisas clásicas, y las policías del mundo les siguen la pista y acorralan a las entidades bancarias por las que los encauzan. La solución: comprar bitcoins, porque una vez convertido en bitcoins la policía y el fisco pierde el rastro.

La llegada de ese enorme flujo de dinero supuso un impulso en la cotización de la criptomoneda, lo que hizo que se fijaran en ella muchos especuladores que la vieron como una vía rápida para hacerse rico, más que como un producto o servicio.

Esa espiral de precio se ha disparado con la entrada en el mercado del bitcoin de nuevas plataformas y nuevas empresas, sobre todo startups que se mueven en el mundo de las aplicaciones financieras (el fintech) y a las que les resulta más fácil desarrollar sus servicios sobre las plataformas de criptomonedas (Ethereum, por ejemplo, o el propio bitcoin) que hacerlo en los sistemas financieros o bancarios tradicionales. Y sus clientes potenciales (los frikis que antes citaba, así como los especuladores que ya están o conocen las criptomonedas), acuden gozosos a ellas, incluso como inversores antes que como clientes. Todo ello alimenta el monstruo.

Algunas de ellas incluso han formalizado rondas de inversión en bitcoins, a las que han entrado a saco todos ellos. Y, como novedad, han empezado a invertir algunos fondos de inversión que empiezan a tratar de posicionarse ante el potencial de la tecnología blockchain a largo plazo. Eso está elevando aún más los precios, llevándolos, en mi opinión, a un nivel de ruptura.

En definitiva, el precio del bitcoin se sustenta en una demanda irracional, de compradores que o son frikis o son especuladores que tratan de forrarse con un activo que no tienen ni idea de cómo se sustenta ni por qué vale lo que cuesta, y a corto plazo creo que se hundirá. No sé si tardará unas semanas o unos meses en hacerlo, pero yo creo que no tardará mucho. Me mojo.

Pero, ¿no hay valor en absoluto en el bitcoin? Sí que lo hay, y muy grande: en su tecnología, a mejor dicho, en su filosofía: la de una informática sin censura, no sometida a un poder central, que puede cambiar Internet en poco tiempo, hacia un Internet, en el mundo de las transacciones financieras, al menos, más descentralizado y más sano. Y probablemente en un amplio abanico de otras aplicaciones que aún estar por desarrollar.

En el mundo de las divisas, la tecnología criptomonedas/blockchain, si se me permita llamarla así, puede ser la base de la primera criptodivisa divisa de ámbito mundial, respaldada por las grandes potencias y los organismos internacionales (ONU, Banco Mundial, FMI…), incluidos los mayores bancos centrales (FED, BCE, BoJ, BoE, BPoCh…).

Las posibilidades de esa tecnología están empezando a vislumbrarse y eso es lo que hace que grandes fondos de inversión estén empezando a posicionarse en los principales players, y explique que las plataformas que lo hacen posible (Ethereum, etc.) estén cotizando a precios astronómicos.

En resumen: las criptomonedas no son una buena inversión, que probablemente vaya a la baja y mucho y pronto; pero sí que los son las plataformas que han desarrollado la tecnología blockchain, y que harán posible los avances en un futuro bastante cercano en el lanzamiento de la o las criptomonedas «oficiales» y en el desarrollo de otras aplicaciones descentralizadas que permitan evitar el hackeo y la censura de su contenido.

Muy parecido a lo que pasó en el año 2000 con la burbuja de Internet.

 

Perspectivas de inversión para 2021

Ha llegado a mis manos un informe del banco suizo UBS sobre perspectivas para 2021, dirigido a sus clientes inversores. Es largo pero lo he leído con interés, ahora que estamos acabando con este maldito 2020 y se nos abren esperanzas de que 2021 nos devuelva a la normalidad.

Me he hecho un resumen de sus conclusiones y recomendaciones que quiero compartir con mis lectores, con permiso del banco.

En general UBS es optimista respecto a 2021, pero recomienda a los inversores pensar globalmente a la hora de invertir y seguir la máxima que aquí no nos hemos cansado de repetir: diversificar, en tipos de activos, en países, en divisas, en sectores… Solo diversificando se puede el inversor poner a salvo de la incertidumbre y por tanto la volatilidad de los mercados.

También sugieren primar las acciones, no los bonos (la renta fija).

Defienden que en 2021 las empresas recuperarán los niveles de beneficios previos a la pandemia, aunque algunos sectores estarán por encima un otros (los más afectados por la Covid19) probablemente estarán por debajo. Creen que la Eurozona más o menos los igualará, pero UK no los alcanzará hasta 2022 0 2023. Sin embargo creen que Asia, EEUU y Suiza los superarán.

A corto plazo, estiman que las empresas de mediana capitalización lo harán mejor que las grandes, y que también se recuperarán las empresas industriales, así como la energía.

Creen que el dólar se devaluará (en eso coinciden con casi todos los analistas) en 2021 y en los años siguientes.

En cuanto a la visión a largo plazo, apuntan a que el inversor debe apostar por los grandes temas de los próximos 5 años, que para ellos son 5:

  • El 5G, y su impacto en algunos sectores.
  • La tecnología financiera (fintech), que también puede extenderse a los seguros o el inmobiliario. La cuestión es si el impacto positivo lo monopolizarán las empresas que emergen o las entidades financieras actuales. En un próximo post me detendré un poco más en el futuro de la banca.
  • La tecnología sanitaria (biotech) a la que ve un largo recorrido en temas como la telemedicina, el desarrollo de órganos o la medicina personalizada. Y muchos más.
  • La tecnología verde. Empujada por los ambiciosos objetivos políticos respecto a sostenibilidad establecidos por la Unión Europea y otras regiones. Se concreta en muchas cosas, entre ellas los edificios inteligentes.
  • Y por último y muy destacable, menciona la importancia de diversificar entre un 10 y un 20% del patrimonio invirtiendo en fondos de private equity. De hecho afirma que estiman que el PE ofrecerá una rentabilidad a los inversores por encima del 10% anual en los próximos 15 años. Obviamente, a cambio de un esquema de liquidez que el inversor ha de saber gestionar. Yo soy un convencido de ello, e incluso me atrevo a elevar el porcentaje del patrimonio a invertir en PE hasta el 50%, si se sabe diversificar los riesgos con varias gestoras y temáticas y apostando por fondos de fondos.

En conclusión, un informe interesante, que puedo hacer llegar a cualquiera de mis lectores que me lo pida. Está en castellano. Es largo pero merece la pena leerlo, o al menos hojearlo.

 

A corto plazo recomienda, para 2021, primar

La COVID será una ayuda a China para convertirse en la mayor economía del mundo

Un informe del Center for Economics and Business Research afirma que la pandemia va a permitir que China acelere en su carrera hacia convertirse en la mayor economía del mundo, sobrepasando a Estados Unidos.

En la década de 2030 el ranking de las mayores economías acabará siendo:

  1. China
  2. Estados Unidos
  3. India
  4. Japón
  5. Alemania

Tomemos nota y actuemos en consecuencia.

¡Tenemos Brexit!

Acabamos el año con una gran noticia: el Reúno Unido y la Unión Europea han llegado a un acuerdo para la salida de GB de la UE.

La pesadilla de un Brexit salvaje sin acuerdo se ha disipado. Creo que es lo mejor para todos y una buena noticia en un año que ha estado muy huérfano de ellas.

Yo creo que la salida de GB se demostrará a largo plazo que es una buena noticia para la UE, que ayudará a avanzar en la Unión y a reforzarla.

Yo soy de los que cree que hacia mediados de siglo, cuando la UE avance en sus instituciones como una unión federal de estados y se fortalezca como entidad política y económica en un mundo cada vez más polarizado entre las grandes potencias (básicamente EEUU y China), GB volverá a pedir su incorporación al proyecto europeo. Aunque entonces lo hará con mayor convencimiento y con una UE más fuerte y más unida que nunca.

¡Salud y fuerza a la Unión Europea!