Futuro

Hay futuro según Caixabank

Incorporo aquí un fragmento de un informe de Caixabank que acabo de recibir, porque lo comparto y creo que es de interés para todos:

Aún inmersos en la fase aguda de la crisis de la COVID-19, compartimos una doble convicción. La primera, que esta crisis la vamos a superar. La segunda, que a pesar de su previsible carácter temporal, el shock probablemente tendrá efectos estructurales. Las crisis, cuando son de esta magnitud, pueden acelerar cambios latentes o hacer emerger otros inesperados.
Seguramente, tras esta crisis reforzaremos los sistemas sanitarios y reevaluaremos el papel que desempeñan los expertos, cuya preeminencia es tan notoria estos días. También es probable que, a nivel productivo, emerjan nuevas formas de organizarnos, tanto global como localmente, ya sea por el acortamiento de las cadenas de valor a cambio de mejorar su resiliencia, como por la difusión de las formas de trabajo a distancia. Estos cambios, además, también ayudarán a acelerar la transición económica hacia un sistema más sostenible y más respetuoso con el medio ambiente.
Y, seguramente, tras esta crisis también reevaluaremos el papel de la coordinación y el liderazgo internacionales. En este frente global, es probable que la UE se vea sometida a presiones con pocos precedentes. La historia de la UE nos dice que las crisis han actuado como acicate para avanzar hacia una mayor integración siempre que han existido unas bases institucionales y políticas adecuadas. Esta es, precisamente, la situación presente: los instrumentos, institucionales y políticos, de los que la UE se dotó en la Gran Recesión podrían dar un nuevo salto adelante en materia de integración europea que hubiésemos considerado irreal antes del shock. Sin duda, así debería ser.
El mundo, en definitiva, va a cambiar, y está en nuestras manos decidir si una crisis, además de generar amenazas, es también una fuente de oportunidades.

Oriol Aspachs y Àlex Ruiz, CaixaBank Research, e-mail: research@caixabank.com

Moody’s predice el diferente efecto del COVID-19 en los sectores económicos

Para Moody´s, la agencia de rating, los sectores económicos están expuestos de forma diferente al impacto del coronavirus.

A continuación indico la lista de sectores (mantengo su descripción en inglés, para que cada lector haga su propia traducción), separándolos por la magnitud del impacto:

Impacto potencialmente positivo

  • Internet Service companies
  • Retail (online)
  • Gold mining

Baja exposición (impacto leve o positivo)

  • Construcción/materials
  • Defense
  • Equipment&transportation
  • Rental
  • Packaging
  • Pharmaceuticals
  • Real estate, REITS
  • Food/Ford retail
  • Telecoms
  • Waste management

Exposición media (impacto medio o neutro)

  • Beverages
  • Chemicals
  • Manufacturing
  • Media
  • Metals&mining
  • Oil&gas/oilfield services
  • Property developers (China)
  • Protein&agriculture
  • Service companies
  • Steel producers
  • Technology hardware

Alta exposición (impacto negativo)

  • Apparel
  • Automotive manufacturers
  • Automotive suppliers
  • Consumer durables
  • Gaming
  • Lodging/leisure& tourism (incluyes Cruise lines)
  • Passenger airlines
  • Retail (non food)
  • Global shopping

Supongo que ya lo iremos viendo en más detalle e iremos matizando, pero para empezar es una lista interesante que hace pensar.

Por ejemplo, la negativa incidencia en el empleo y en el PIB de países como España que tiene el negativo impacto en la industria del automóvil y la del turismo.

Un aviso para inversores y empresarios en general.

Reflexiones que quiero compartir en mi confinamiento por el COVID19

Me reafirmo en que en este contexto de excepcionalidad como consecuencia de la epidemia global que estamos padeciendo hay que hacer el esfuerzo de empezar a prepararse para un mundo nuevo que nos encontraremos cuando acabe esta situación. Lo primero que hemos de hacer es olvidarnos del pasado e incluso del presente. Y en ese presente incluyo los mercados financieros, las empresas e incluso los puestos de trabajo. Olvidémonos de la bolsa, de la volatilidad, de los vaticinios pesimistas. De los ERTE, de las pymes. Ahora nada de eso importa.

La prioridad ahora es la supervivencia, la salud de cada uno, de su familia, de sus amigos, del país, del mundo. Si no aseguramos eso, si no recuperamos la normalidad, ¿qué importan los mercados financieros, los ERTE o las empresas? Suena exagerado, pero es así.

Y la normalidad se recuperará. Y los mercados financieros y las empresas volverán a la normalidad. Será otra normalidad, pero con el tiempo confiemos en que sea la misma que dejamos atrás; o muy parecida. Quizás mejor.

China (que no olvidemos que es donde surgió el virus, diga lo que diga el Gran Hermano chino) ya nos está dando muestras de vuelta a la normalidad. A los 2 meses de que empezara todo. ¡Ojalá todo se quede en 2 meses malos!

Cuando se recupere la normalidad seguiremos teniendo las mismas acciones, bonos o participaciones en fondos que tenemos ahora. Y las empresas que directa o indirectamente poseemos como inversores o empresarios seguirán ahí. Al menos la mayoría. Y volverán a fabricar o dar servicios, y volverán a comprar y volverán a contratar al personal que hayan incluido en sus ERTEs, o que hayan tenido que despedir. Cuanto antes volvamos a esa normalidad, más fácil será que las empresas recuperen la velocidad de crucero. Está en manos de todos lo ciudadanos, que deben ser disciplinados y evitar el contagio, y por supuesto de los servidores públicos que está luchando con ese enemigo invisible; sobre todo los sanitarios. Y no es momento de desunión o crítica destructiva, es momento de estar unidos. ¡Esto es una guerra! Y en la guerra ganan quienes se mantienen unidos y confían en la victoria.

Cuando esta guerra acabe debernos hacer recuento de bajas y de pérdidas. Deberemos medir la magnitud de los daños; humanos y económicos. Pero no es hora de hacer recuento, sino de luchar, y de mantener la fe en la victoria. También en lo económico.

Obviamente, cuando llegue ese momento, veremos que hemos perdido mucho. Los ahorradores y los empresarios verán que su patrimonio habrá menguado fuertemente, lo que cambiará, quizás, sus perspectivas vitales. Tanto de los mayores como de los más jóvenes. Los trabajadores y autónomos se encontrarán con un panorama inicialmente desolador. Sin trabajo y con muchas empresas quebradas o más débiles. Sin ingresos o con ingresos más bajos. No será un panorama motivador, sino que habrá que sobreponerse al pesimismo. Pero todos habremos de seguir adelante, porque no nos queda otro remedio. Las empresas y las personas (trabajadores, empresarios, ahorradores) habrán de empezar a trabajar en el nuevo entorno. Habrá que ganarse La Paz, como pasa en toda posguerra. Y habrá que hacerlo con sacrificio y con confianza en el éxito. Porque el éxito, la recuperación, también llegarán. Más pronto o más tarde.

Ni toda la población va a morir ni todas las empresas van a quebrar. Es más, es posible que salgamos de esta lucha más fuertes. Que saquemos lecciones de lo que está pasando y las apliquemos para estar mejor y ser mejores en el futuro. Y que valoremos cosas que antes no valorábamos. Como la amistad, el silencio, la reflexión, la cultura, los medios de comunicación, en el plano personal. O la sanidad y el servicio público eficiente, o el liderazgo político real, en el plano social. O, en el plano económico y empresarial, la liquidez, el endeudamiento sensato, el poseer versus el alquilar, el insourcing  vs. el outsourcing, el aprovisionamiento de proveedores  locales o cercanos, la lealtad del personal, la importancia y resiliencia de algunos sectores, como el primario (tan olvidado), el agro alimentario o el de las telecomunicaciones.

Puede que todos cambiemos nuestra escala de valores, nuestra escala de prioridades, que entendamos lo vulnerables que somos a los acontecimientos de la naturaleza que no podemos controlar; nosotros que pensábamos que podríamos controlarlo todo.

Que entendamos las consecuencias negativas y desconocidas de la globalización, porque un virus generado en China por la extraña costumbre local de comerciar con animales salvajes vivos se contagie a los humanos, y el país tarde más de lo debido en reaccionar y en consecuencia el virus se propague en apenas unos días a todo el mundo.

Que valoremos la importancia de prever las enfermedades contagiosas y potenciar la investigación farmacéutica y los servicios sanitarios si no queremos que un futuro virus, más letal, acabe con toda la humanidad. Ese puede ser el verdadero fin del mundo, como ya nos avisaba hace años Bill Gates, sin que nadie le diera importancia.

En suma, y acabo, es hora de preocuparse de la salud, porque ya nos preocuparemos de lo demás.

Crisis del coronavirus: o paramos el contagio exponencial o todo lo demás sobra

Estamos en un escenario desconocido de crisis global donde lo único que importa es que la sociedad sea disciplinada y adapte sus hábitos para que se reduzca el contagio, por muy difícil que sea, y que el sector de las ciencias de la salud avance en tratamientos que reduzcan el período de contagio (como se está haciendo en Catalunya) o en vacunas que permitan evitar la enfermedad.

Todo lo demás está fuera de lugar. leo como los economistas y los banqueros están preocupados por la evolución de la bolsa o sobre la actuación de los bancos centrales. Desde mi punto de vista, todo esto sobra. Hay que poner el mundo económico en pausa. Nada tiene sentido hasta que consigamos ver el final a esta situación, hasta que veamos la salida de esta pesadilla. Y eso será cuando la tasa de contagio (R) se reduzca a 1 o por debajo de 1. Entonces será el momento de considerar que esta guerra ha acabado y podremos hacer recuento de bajas y planes para la posguerra.

Mientras eso no pase, hablar de si es oportuno invertir en bolsa o de cuando se recuperarán los mercados, o de si volverán los eventos deportivos o artísticos, o si las empresas reabrirán, es absurdo.

Incluso me cuestiono si iene sentido que las bolsas sigan abiertas.

Todos estamos convencidos de que esta crisis tendrá un final, pero la cuestión es cuándo, y cuáles serán los estragos que habrá provocado en la sociedad y la economía global. Ponerse a especular ahora con ello es absurdo. Mejor aprovechar el tiempo en otras cosas, como desarrollar soluciones a la pandemia o respetar al máximo las medidas anticontagio.

Y los que crean en algún ser superior, que le recen.

Azvalor: ¿Tiene sentido comprar lo que nadie quiere?

Vaya por delante que soy inversor en el fondo Azvalor Internacional y que soy un convencido de la inversión «value». Pero ayer asistí a la reunión de la gestora con inversores en Barcelona y me pregunto si tiene sentido empeñarse en invertir en empresas ligadas al petroleo y al carbón. De hecho las importantes pérdidas que está experimentando el fondo, coronavirus al margen, están ligadas a las posiciones en empresas de servicios en el sector petrolífero y del carbón.

Me pregunto, si bajan, ¿no será porque nadie las quiere, pero no porque sea una moda temporal, sino porque los inversores creen que el petroleo y el carbón no tienen futuro? ¡Y la bolsa cotiza futuro!

En mi opinión el peligro es que nadie las quiera, sin atender a sus fundamentales, partiendo de la idea de que petroleo y carbón son pasado, son apuestas perdedoras. Sin más.

La gestora no lo cree así, sino que apuesta por que se revaloricen y mucho cuando el mercado se dé cuenta de lo que valen. ¿Quien tendrá razón? Ojalá ellos, porque me juego mis cuartos…

¿Alguien duda de que Trump será reelegido?

Si alguien se preocupa de mirar mis post del momento en que Donal Trump resultó elegido presidente de los Estados Unidos, verá que vaticiné que no acabaría la legislatura, y mucho menos sería reelegido para un segundo mandato, porque confiaba que un país tan sensato e inteligente se diera cuenta del error cometido. Pero veo que me equivoqué, porque salvo sorpresa mayúscula, la reelección parece segura, porque el país no parece tan inteligente como creía. Y no solo por quienes votan a Trump, sino incluso por el espectáculo bochornoso que está dando la oposición demócrata, incapaz de presentar un candidato con cara y ojos.

Supongo que hay diversas razones para sustentar la reelección de Trump a pesar de su nefasto legado a nivel global, y una de ellas, e importante, es que está arrojando datos económicos excepcionalmente buenos, con una tasa de desempleo mínima y crecimiento sostenido el PIB.

Es un ejemplo de lo que puede suponer para una economía un gobierno “business friendly”. Y, hoy por hoy, en circunstancias normales, la economía pesa mucho en el voto de los ciudadanos.

Las bolsas estarán contentas. El medio ambiente y las relaciones internacionales, no tanto.

Estados Unidos de Europa

Aunque hay opiniones para todos los gustos, yo creo que es inevitable que los países de la Unión Europea, y sobre todo y para empezar los de la Eurozona, avancen ya hacia lo que deben ser los Estados Unidos de Europa (EUE).

El Brexit debe ser la señal de salida.

Solo de ese modo acabaremos de ser un “mercado común” de verdad.

Me parece que la Comisión Europea lo tiene claro, y esperemos que acaben de convencerse los ciudadanos y los políticos europeos. Es cuestión pura y simplemente de supervivencia.

Creo que solo en el ámbito de los EUE podremos resolver el tema de los gigantes europeos (empresas que puedan competir al nivel de las norteamericanas o las asiáticas), avanzaremos en la adopción generalizada del euro, en las políticas comunes e incluso en la resolución de los conflictos regionales (como el de Catalunya en España).

¡Es algo que clama al cielo!

España: suicidio demográfico

Ha caído en mis manos un informe de Alejandro Macarrón sobre la crisis demográfica que padece España (y Europa) que me ha puesto los pelos de punta.

Actualmente estamos hablando de la crisis climática, que afecta a todo el planeta, pero no nos detenemos tanto a pensar que a nivel europeo y español, el problema más específico y serio que tenemos es la crisis demográfica. La demografía es sin duda nuestro Talón de Aquiles. Puede acabar con España en apenas unas décadas.

La realidad es que hoy en día nacen en España menos niños que los que nacían en los años de la Guerra Civil y la posguerra, ¡cuando teníamos 20 millones de habitantes menos!

Las cifras son francamente preocupantes: en 1976 nacieron 677.000 niños, en 2018 fueron solo 369.000

Eso explica muchas cosas, por ejemplo la España vaciada, o la necesidad perentoria de acoger a una población inmigrante que reequilibre un poco nuestra pirámide poblacional.

Pero no basta con la inmigración. La natalidad ha de recuperarse; ¡no podemos sustituir los niños por mascotas, como muchas parejas están haciendo! Estamos ante una emergencia nacional.

Las consecuencias ya las estamos notando. Problemas como la España vaciada o el déficit de la Seguridad Social o incluso el déficit público, son consecuencia de la crisis demográfica, de que somos ya un país de viejos, y lo seremos mucho más en el futuro, si no hacemos algo y ya.

El futuro de la agricultura es la edición génica

Hasta hoy no había oido hablar de la edición genética, pero un artículo de Pilar Cubas (una investigadora del centro Nacional de Biotecnología del CSIC) me ha abierto los ojos. La edición génica (EG) es el futuro de la agricultura, porque permite/permitirá obtener nuevas y mejores semillas más rápido que con los sistemas actuales, sin suponer que el producto lleve un ADN extraño (no serán transgénicos). La EG permitirá aumentar la diversidad genética y recuperar especies vegetales perdidas después de años de selección genética al estilo “clásico”.

La EG se basa en un conjunto de técnicas llamadas NPBT (New Plant Breeding Techniques) que permiten “reparar” el ADN de un organismo vegetal, sustituyéndolo un gen inadecuado por un gen adecuado a lo que se busque. En la base de las NPBT está una herramienta de sustitución descubierta en 2001 por Francisco Monica, un investigador de la Universidad de Alicante.

La EG no es una técnica cara y está al alcance de pequeñas empresas (no como hasta ahora la selección clásica que está copada por unas pocas macro empresas de semillas a nivel mundial).

Pero el apoyo estatal nunca está de más, y en esa línea las grandes potencias mundiales están invirtiendo enormes sumas en el desarrollo de la EG. Por ejemplo China, que tiene el mayor número de patentes en este campo.

Además, en el ámbito regulatorio, China, Estados Unidos, Japón y otros, han dado vía libre a la venta de los alimentos editados genéticamente, porque no los consideran transgénicos y por tanto perjudiciales para la salud. En esa línea la Unión Europea no está alineada y sí que los considera genéticamente modificados, aunque hay un movimiento científico y empresarial que lucha por que cambien el criterio y permitan competir al mismo nivel que las empresas americanas o chinas en este campo.

Los alimentos editados genéticamente ya están a punto de llegar a nuestra dieta, y si todo va bien, serán lo que haga posible que los casi 10.000 millones de habitantes que alcanzará el mundo en este siglo, podamos alimentarnos.

Yo creo que la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea le vendrá bien a la UE

Estamos todos preocupados por el Brexit, pero yo opino que es mejor solos que mal acompañados, y GB ha sido un mal compañero de viaje en la aventura europea; siempre a desgana y llevando la contraria…

Contrarios al euro, al avance en las instituciones europeas en general, han sido siempre un lastre en una Unión a la que no le faltan los problemas ya sin contar con los británicos, y que debe avanzar en la unión o dejará de tener sentido. O adelante o atrás; no cabe quedarse quietos.

La salida de GB llega en un momento en que la UE ha de dar un salto adelante y avanzar en la unificación (más Unión), y creo que podrá hacerlo mejor sin la rémora de los británicos.

Creo que serán mejores como clientes/proveedores/aliados que como socios. Y todos felices (menos los escoceses, pero ese es otro tema).

El futuro dirá.