Libros

General Electric. La caída de un gigante

Alguien habrá de estudiar las razones que han hecho de la General Electric del mítico Jack Welch una empresa normal, sin un rumbo claro, que pierde valor a marchas forzadas.

Bolsas: crisis tras crisis

A la sensación de que estamos ante un final de ciclo, airada a los cuatro vientos por muchos analistas financieros, se añaden cada día nuevos factores exógenos que ayudan a alimentar la sensación de miedo entre los inversores. Hoy ha sido la detención de la directora financiera de Huawei, que sin duda viene a aumentar la tensión en las relaciones China-USA, haciendo más difícil el entendimiento en el contexto de la guerra comercial en la que están empeñadas ambas potencias (¿o deberíamos decir ambos líderes?).

La conclusión, la salida de inversores de las bolsas es incesante, y con ello la caída de las cotizaciones. Como siempre en estos casos la gran pregunta es ¿es el momento de salir (acompañando a la manada) o justamente al contrario es el momento de entrar, porque los precios en relación a los beneficios de las cotizadas son una ganga?

Es el tiempo de los osados…

El bitcoin baja a la Tierra

El bitcoin cumple 10 años, y por fin está aterrizando desde las nubes donde lo habían puesto, sea por ignorancia o por avaricia y mala fe. Desde diciembre 2017 su cotización cae un 80%. ¿Será su final? No lo creo, pero sí su normalización e integración ordenada en el sistema de pagos internacional. Aunque queda aún un cierto camino por recorrer.

Las bolsas están mal, pero ¿tan mal?

Leo en Bloomberg que el S&P 500 ha caído un 17% desde el inicio de año en términos de PER sobre los beneficios esperados a 12 meses vista. Ha pasado de 18,7 a 15,4.

Lo que me sorprende es que es una caída de parecidas proporciones a la experimentada por este ratio en 2008, cuando se produjo la crisis financiera de las hipotecas basura que asoló la economía mundial y puso en peligro el sistema económico mundial.

¿Estamos en la misma situación? ¿Tiene lógica que las bolsas estén tan mal? Yo creo que no, y estimo que cualquier buen dato que aparezca las hará subir a niveles más razonables.

Veremos.

La importancia de tener la documentación social al día

Ayer firmé la venta de una sociedad en la que participaba. El proceso de preparación de la firma ha sido lento y farragoso, y el propio acto de la firma duró dos horas, que no es un tiempo especialmente largo, sino muy habitual. En la notaría, los firmantes han de esperar mientras los abogados y oficiales de la notaría acaban de encajar los últimos flecos: vendedores que no aportan sus escrituras de propiedad de los títulos que van a vender, poderes caducados, escrituras que alguien se olvidó de llevar al Registro, etc.

Aparte de cuestionarme la razón de que en pleno siglo XXI el proceso de firmas ante notario siga sin estar adaptado a los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías (que posiblemente evitaran esas firmas multitudinarias y caóticas que todos hemos vivido), lo que quiero destacar en este post es la importancia de la labor de secretaría de la sociedad, la tarea habitualmente ejercida por un abogado (si hay un consejo, como secretario del consejo), que consiste en asegurarse de que todos los actos sociales, que afecten a la junta, el consejo, los poderes, las compras o ventas sociales, el libro de socios incluido el control de acciones o participaciones, están correctamente realizados, incorporados a los registros públicos correspondientes y archivados de forma adecuada.

Hay empresas (sobre todo startups o pymes) que se lo ahorran porque piensan que no es prioritario, lo que les reporta algún disgusto cuando han de hacer alguna operación corporativa.

En ese sentido, lo barato es caro. Ahorrarse la contratación de un profesional o contratarlo barato sin exigirle esta tarea, es un error.

¿Quien está ganando en bolsa este año?

Desde luego no lo ha ganado, al menos hasta ahora, quien ha mantenido una cartera conservadora y ha apostado principalmente por Europa, sino quien ha mantenido una buena posición en EEUU y a poder ser en las grandes tecnológicas, e indirectamente en el dólar.

El diario Expansión de hoy mismo publica un artículo de A.R. que lo corrobora. Las carteras que acumulan una rentabilidad positiva en 2018 invierten con ese sesgo. También en Salud y algunos en small caps españolas. Y en deuda, pero tomando riesgos, principalmente de países emergentes.

En definitiva, un año complicado en el que han acertado quienes han asumido mayores riesgos.

2018, un mal año para las Bolsas

Aún queda un mes y medio para acabar el año, y las bolsas pueden recuperarse algo, pero será difícil que las rentabilidades acaben siendo positivas. Habrá que ir pensando en 2019…

A fecha de hoy, sólo los índices norteamericanos arrojan una rentabilidad positiva: Dow Jones +2,81% y Nasdaq +4,99%. Como se ve, tampoco es para echar cohetes.

Las bolsas europeas están todas en negativo: el Euro Stoxx 50 -9,22%, el DAX alemán -12,21% y el IBEX español -9,83%

Perspectivas bursátiles positivas para las economías emergentes

Leo un informe de Robeco, una firma financiera que sigo y valoro, en el que predicen una evolución positiva de las acciones de países emergentes los dos próximos años. Cuando se refieren a países emergentes, el peso en los índices bursátiles mundiales lo soportan 6 países, por este orden:

  1. China
  2. Korea
  3. Taiwan
  4. India
  5. Sudáfrica
  6. Brasil

Es decir, no es un concepto abstracto, sino que se concreta en estas seis bolsas. De hecho, yo recomiendo invertir, a ser posible, o directamente en estas bolsas o, lo mejor, en un fondo que prime estas seis bolsas.

Las razones que inclinan a Robeco a ser optimista sobre las economías emergentes son tres:

  1. Creen que los países emergentes seguirán creciendo más que los desarrollados y que el diferencial se ampliará.
  2. Estiman que el dólar se debilitará en los dos próximos años, aunque pueda fortalecerse a corto plazo. creen que el impacto en la deuda emergente de una subida de tipos del dólar se compensará con la caída de la moneda.
  3. Defienden que las acciones emergentes en general están baratas con un PER actual de 12, por lo que han de subir.

La verdad es que es una música que me suena bien. Aunque no ocultan los riesgos, de los que hay que ser consciente. Yo por mi parte probablemente aumente mi exposición bursátil a los países emergentes, eminentemente asiáticos. En ello estoy.

Más EOS: Las empresas deben tener dos personas al mando: un visionario y un integrador

Así es como lo llaman. Hacen énfasis en que en la cúspide del organigrama debe haber dos personas: el visionario, que sería el equivalente al consejero delegado, el presidente o el CEO, y el integrador, que sería el equivalente al director general o el COO o el CFO.

Arguyen que es muy difícil encontrar personas que sean buenos en ambos perfiles, porque son, de alguna manera contradictorios, como el Ying y el Yang. Aunque prefactemente complementarios.

La verdad es que hay muchos ejemplos de empresas de éxito que han sido levantadas por un visionario (normalmente el fundador y la persona más conocida) y un integrador, que está más a la sombra. El visionario define la estrategia a largo plazo y la cultura de la empresa; el integrador entra en los detalles, hace el trabajo sucio. Uno piensa y sueña, el otro ejecuta y baja a tierra las ideas del visionario.

No creo que haya nadie que no esté de acuerdo con eso.

En mi experiencia como business angel puedo confirmar que eso es así. Muchos proyectos tienen dificultades porque están dirigidos por un visionario, pero no hay integrador. También aquí se dan muchos casos de éxito en los que se dan ambas figuras. Un ejemplo que me viene a la cabeza es el Wuaki.tv, una StartUp en la que tuve la suerte de invertir, y que fue fundada por una pareja de emprendedores que respondían a los dos perfiles citados: Jacinto Roca y Josep Mitjá.

Las virtudes de la cultura corporativa japonesa

Recientemente hemos publicado en Libros de Cabecera un libro sobre la cultura corporativa japonesa que animo a mis lectores a que lo lean, tanto si tienen alguna relación personal o profesional e con dicha cultura, como si no la tienen. Creo que todos tenemos mucho que aprender de los japoneses, con su exquisita educación y su pasión por el trabajo o bien hecho.

El libro se titula Wa, Claves de la cultura corporativa japonesa, y está escrito por Alex Fernández De Castro, Jorge Calvo y Pedro Navarrete.

Pueden encontrarlo en La web de la editorial.