Gestión de la tesorería

El nuevo mapa bancario español (una versión actualizada a octubre de 2013)

En estos momentos resulta difícil a cualquiera interesado en el panorama bancario español aclararse con quien es quien. ¿Cuántos bancos hay ahora en España? Muy pocos son capaces de responder a esa pregunta.

Lo primero es decir que YA NO HAY CAJAS. Las cajas de ahorro han desaparecido. ¿Por qué? Porque todas se han convertido en bancos y se han fusionado con otras, o han sido absorbidas por bancos. Si el lector ve por la calle algún antiguo rótulo de una caja, no le haga caso, porque ya no existe. Busque el nombre actual de la entidad entre los que le muestro en este artículo.

De las cajas de ahorro españolas (más de 50) quedan ahora 9 bancos que son ex-cajas.

La lista de las entidades actuales es la siguiente, sin un orden determinado:

1. Santander, el gran banco español por excelencia, que ha integrado a Banesto.

2. BBVA, el segundo gran banco, que ha absorbido a las 3 cajas que antes se habían fusionado en Unnim y parte de Mare Nostrum (la antigua Caixa Penedés)

3. Sabadell, que ha absorbido a 1 caja, la CAM.

4. Popular, que ha absorbido a Banco Pastor.

5. Bankinter, un pequeño de la familia Botín que aún se mantiene independiente, quizás por poco tiempo.

6. Banca March, pequeña y familiar. Apenas cuenta.

7. Caixabank, formado La Caixa y 6 cajas pequeñas que ha absorbido, junto al Banco de Valencia

8. Bankia, entidad intervenida y formada por Cajamadrid y 6 cajas pequeñas que ha absorbido.

9. Unicaja Banco, formado por Unicaja y 2 cajas pequeñas que ha absorbido.

10. Catalunya Caixa, formado por Caixa Catalunya y 2 cajas pequeñas que ha absorbido. Está intervenida e inmersa en un interminable proceso de venta a algún banco grande.

11. Banco Mare Nostrum (BMN), resultado de la fusión de 3 cajas (Caja Granada, Caja Murcia y Sa Nostra)

12. Kutxa Bank, resultado de la fusión de 4 cajas.

13. Liberbank, resultado de la fusión de 3 cajas: Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria.

14. Nova Galicia Banco, resultado de la fusión de las 2 cajas gallegas, intervenida y en proceso de venta.

15. EVO Bank, recientemente adquirida por un fondo norteamericano.

16. Ibercaja Banco, resultado de la fusión de la aragonesa Ibercaja con 3 cajas más pequeñas.

De este grupo de 16 se descolgará pronto Catalunya Caixa. Eso harán 15.

Pero no acabará ahí. Habrá más fusiones y absorciones. Algunas con entidades españolas y otras con entidades extranjeras, a las que el Ministerio de Economía está invitando a venir a comprar. No perdería un apuesta si dijera que entraremos en 2013 con unas 12 entidades y saldremos de ese año con 10 entidades o menos de 10.

Mi consejo a los empresarios: que traten de acercarse a las ganadoras. Los clientes de las perdedoras lo sufrirán en sus carnes, en recortes de crédito y empeoramiento de condiciones, en una época que ya son suficientemente malas de por si.

Empiece a prepararse para el Adeudo Directo SEPA

A partir del 1 de febrero de 2014, 32 países de la Unión Europea han acordado formar una Zona Única de Pagos en Euros (Single Euro Payments Area, SEPA) en la que cualquier empresa pueda cobrar a sus clientes en cualquiera de los 32 países (incluido el propio) a través de un único procedimiento de  adeudo en cuenta.

Hasta ahora en España el cobro a cientes por adeudo en cuenta (o recibo domiciliado) se está haciendo a través del procedimiento bancario conocido como Norma 19 o Cuaderno 19 (“presentación al cobro de recibos domiciliados”), o también a través del Cuaderno 58 (“anticipo del cobro de recibos domiciliados”). A partir del 1 de febrero de 2014 estos dos procedimientos convergerán en el procedimiento de ADEUDO SEPA.

Le sugerimos que hable con sus bancos para empezar a prepararse para el nuevo proceso, y no dejarlo para  el último momento.

Podemos adelantar algunos de sus trazos básicos, aunque seguiremos hablando de este tema en los próximos meses:

– Se aplicará tanto en el cobro domiciliado a consumidores (B2C) como empresas (B2B)

– Requerirá, como ahora, una autorización por escrito por parte del deudor, indicando su código de cuenta bancaria

– Requerirá que la empresa acreedora que quiera usar este medio de cobro pida a su banco una línea de cobros SEPA

– La empresa pasará a su banco un fichero de cobros “Adeudos Directos SEPA” con un formato específico que ya se conocerá

En definitiva, un cambio para mejor, que supone un paso más en la dirección de convertir la Unión Europea en un territorio común para el mundo de los negocios.

Un futuro con menor recurso al crédito bancario

Han cambiado las cosas y las empresas españolas se habrán de adaptar a un futuro (que ya es presente) de menor acceso al crédito. Si se tiene en cuenta que, en general, los plazos de pago (y cobro) van a ir disminuyendo paulatinamente, de manera que se reducirá para muchas empresas el recurso al crédito a proveedores, nos encontramos ante una situación evidente: las empresas han de aumentar sus recursos propios: su capital y sus reservas. Cómo? Pues reduciendo el volumen de dividendos o aumentando el capital, con nuevas aportaciones de los anteriores socios o de nuevos socios, o de prestamistas no bancarios.

Habrá que asumir que el capital para los negocios ya no habrá que ir a buscarlo a loa bancos. Habrá que llamar a otras puertas….

Conoce la banca a sus clientes

Acabo de leer un discurso del presidente de BBVA en el que afirma que los bancos deben explotar una ventaja competitiva que consiste en la información que poseen de sus clientes.

Me ha hecho pensar si esa información realmente les permite conocer a sus clientes o si se trata ce un mero espejismo. Conocer al cliente no se basa sólo en procesar los datos que recogen los ordenadores de los bancos. Es algo más. Muchos bancos no lo han entendido todavía, y quizás no lo entenderán nunca.

Es tiempo de empresas bien gestionadas

Más que nunca la crisis está haciendo una selección de empresas, de la forma más cruda que se pueda imaginar. Caen sin parar las empresas más débiles. Y sólo sobreviven las que respetan unos principios de buena y prudente gestión: control estrecho de resultados, equilibrio de balance (endeudamiento nulo o limitado, midiendo bien las inversiones) y buen clima laboral.

¿Se puede ganar dinero en estos tiempos? Sí, se puede.