Libros

La crisis del COVID19 y el valor de cualquier empresa

En mi libro Valoración de empresas (www.librosdecabecera.comexplico que la única fórmula que explica el valor de una empresa (V) es aquella que consiste en una división: en el numerador ponemos la estimación del importe medio al que ascenderán los beneficios netos y repartibles que cada año producirá esa empresa a sus accionistas (es lo que en el libro denomino B); en el denominador ponemos la tasa de rentabilidad anual mínima que un posible comprador buscaría si quisiera invertir en esa empresa (es lo que llamo R).

Es decir V = B/R

¿Cómo afecta la crisis del COVID19 a ese valor? ¿Por qué la cotización de casi todas las empresas (es decir su valor percibido por los inversores) ha caído en todas las bolsas del mundo?

La razón es muy clara: tanto el numerador como el denominador de esa fórmula se han visto afectados.

El numerador porque las expectativas de beneficio se han reducido. Tanto por la caída de ventas y probablemente de márgenes como por la mayor carga financiera que llevaría acarreada un aumento del endeudamiento.

El denominador porque ante la incertidumbre los inversores exigen tasas de rentabilidad más altas para decidirse a invertir.

¿Qué es lo que afecta a todo? La incertidumbre. El valor de una empresa es siempre una opinión subjetiva, porque una empresa vale más en función del grado de incertidumbre (de percepción de riesgo) que quien la valora cree que la rodea.

En estos momentos se dan dos tipos de incertidumbre, de riesgos: el global, que afecta a toda la economía (del mundo y de cada país en particular); y el particular de cada sector económico y de cada empresa en particular. En ese sentido, hay sectores cuyo futuro es menos incierto que otros. Y hay empresas mejor situadas y preparadas para hacer frente a esta incertidumbre que otras.

Haz tu propia reflexión sobre el valor de tu empresa utilizando esta fórmula, y quizás entiendas mejor dónde estás y porqué.

La supervivencia de una pequeña editorial

Libros de Cabecera (www.librosdecabecera.com) la editorial que fundé hace 10 años y que trato de mantener en funcionamiento junto a mis 3 socios y en especial a mi socia Virtuts Angulo, es una de las pymes afectadas por la crisis del coronavirus.

Con las librerías cerradas en España y en Hispanoamérica, las ventas se han desplomado. Nuestra distribuidora nacional está en mínimos, y confiamos solo en las ventas online, a través de Amazon y Casa del Libro, sobre todo, y de aquellas librerías que mantienen la llama online como pueden.

La propia editorial, que vendemos a través de nuestra página web, en principio habíamos detenido nuestras entregas al declararse el confinamiento, pero al ver que la venta y entrega de libros vendidos online está autorizada, hemos reanudado la venta online.

Animo a mis lectores a que adquieran nuestros libros a través de nuestra web. Pueden hacerlo en formato eBook o impresos. Los libros impresos se venden con un descuento del 5% y sin gastos de envío.

Podeis entrar en la web y daros un paseo por nuestros libros. Todos están escritos con rigor pero en un lenguaje divulgativo. Escritos para que se entiendan y para que ayuden al lector a tomar medidas que le hagan ser mejor directivo y le proporcionen beneficios concretos e inmediatos.

Nuestras dos últimas novedades son:

  • Barcelona Startup, de Mar Galtés, que explica la historia del boom de las startups en Catalunya en los últimos 25 años. Un cúmulo de historias personales que inspirarán a cualquiera que haya emprendido o quiera emprender, o que se mueva en el entorno del capital riesgo.
  • Los seguros de la empresa y el empresario, de Julián del Saz y reinaldo de Ávila, que es una guía de cómo el empresario ha de abordar los seguros de su empresa y de sí mismo como empresario, para pagar justo lo que debe y saber qué paga. No hay ningún libro publicado sobre este tema, escrito para que lo entienda cualquier empresario. Obligado en cualquier empresa. Sobre todo en las pymes.

Asumámoslo, muchas empresas habrán de empezar de nuevo, pero no tiene por qué ser malo

Creo que este parón universal va a provocar muchas situaciones de insolvencia. En España muchos concursos de acreedores. Y desde luego va a causar mucho daño. Pero cuanto antes lo asumamos antes lo superaremos. De alguna manera las empresas habrán de empezar de nuevo, sobre lo que quede aprovechable de esta crisis. Los jueces mercantiles habrán de tenerlo en cuenta, y los legisladores habrán de ayudar a que así suceda. No será fácil, pero seguirá habiendo empresarios con ganas de seguir y tirar adelante.

Y aunque ahora pensemos que nuestra empresa no vale nada, y si miramos a su balance puede que así sea, las empresas valen lo que valen sus expectativas de futuro. Y si alguien fue capaz de levantar una empresa antes, por qué no ha de serlo ahora. Y más, como digo en otro post, si el mercado se despeja y todos empiezan de nuevo, y los competidores son menos y el equipo está unido…

Miremos al futuro, ahora tan incierto, con ánimo, y empecemos a prepararnos mentalmente para volver a empezar.

El sector del comercio (del retail) no habrá quien lo reconozca después del COVID19

Creo que desparecerán los comercios Offline puros, excepto los muy muy especializados, y siempre que incluyan un importante nivel de servicios asociados al producto.

En general solo quedarán empresas que combinen sus ofertas online y offline.

Habrá pocos generalistas. A nivel global, Amazon y Alibaba, ya inalcanzables. A nivel regional, algunos players de menor tamaño, y siempre que traten de especializarse en un segmento de clientes y que incorporen algún tipo de servicio adicional. Pero serán pocos y débiles.

El resto serán especialistas, con ofertas verticales, que tratarán de imponer su conocimiento del producto y de nuevo algún nivel de servicio adicional especializado. Los comercios locales solo podrán sobrevivir si combinan tres factores:

  1. Especialización de producto
  2. Focalización en un segmento de clientes
  3. Incorporación de servicios adicionales

Habrá cierres a espuertas y el panorama, salvo por los dos grandes, cambiará radicalmente. Y eso va por casos como los de El Corte Inglés en España o Macy’s en Estados Unidos. Y no digamos los comercios de pueblo…

Nuevos conceptos empresariales que configuran la empresa del futuro (1)

  • Liderazgo moonshot: que busca transformaciones masivas utilizando tecnologías disruptivas
  • Moonshoters: gestores empresariales visionarios que buscan soluciones radicales para grandes problemas a través de tecnologías facilitadoras
  • Organizaciones exponenciales (ExO): son organizaciones que mantienen crecimientos exponenciales, impactando disruptivamente en las industrias tradicionales, y que nacieron de la visión de esos líderes innovadores

Viaje a la empresa del futuro

Es el título de un nuevo libro que vamos a publicar en unos meses y que ya ha llegado a la editorial. Está escrito por Jorge Calvo, coautor de Wa, claves de la cultura corporativa japonesa, y profesor y consultor internacional, en Japón y España principalmente.

Estoy empezando a leer el manuscrito definitivo, y veo que Jorge introduce nuevos conceptos que iré detallando en una cadena de post que voy a titular «Nuevos conceptos empresariales que configuran la empresa del futuro». Empezaré con tres de ellos: organizaciones exponenciales, liderazgo moonshot y moonshoter.

Barcelona Startup

Un tema que no tiene nada que ver con el coronavirus.

En Libros de Cabecera acabamos de publicar el libro Barcelona Startupescrito por la experiodista del diario La Vanguardia y actualmente consultora, Mar Galtés. El lunes 23 de marzo de 2020 estará en todas las librerías de España, y por supuesto en Amazon. Desde ahora mismo ya está disponible en la web de la editorial para quien quiera adquirirlo en formato papel.

No tardará en estar en formato digital en la propia web y en otras plataformas, como Amazon o Apple.

El libro es una crónica apasionante de la historia y las historias que han hecho de Barcelona el mayor ecosistema tecnológico y digital del sur de Europa.

Ubica en esa historia de éxito (de éxitos y fracasos, que es en suma un éxito) a los cientos de emprendedores, inversores, empresas e instituciones que lo han hecho posible a lo largo de los últimos 30 años.

Para aquellos emprendedores que quieran lanzar startups, para aquellos que quieran invertir en las mismas o para aquellos que estén implicados directa o indirectamente en el desarrollo de ecosistemas similares, en cualquier ciudad, en cualquier lugar del mundo, es, sin duda, un libro inspirador.

Les animo a leerlo y a que compartan conmigo sus impresiones.

Relax: esta pesadilla pasará, y sus acciones seguirán ahí

Hoy es un día de meditación y relajación para quienes tenemos una parte de nuestro patrimonio invertido en acciones. Las bolsas están en caída libre, y nuestras acciones valen hoy mucho menos que ayer, y no digamos que a finales del año pasado. Pero hemos de ser conscientes de que eso ocurre por un factor exógeno, que afecta a prácticamente todos los activos y que es global y temporal. Y, en ese contexto, hemos de mantener la calma.

Personalmente, los días en que mi cartera de acciones o fondos de renta variable caen estrepitosamente (que se dan con más frecuencia de lo que pensamos), son los días que abro la mejor botella de vino que tengo y me la bebo a la salud de los mercados. Le aconsejo, querido lector, que haga lo mismo.

Al fin y al cabo, de ayer a hoy ha cambiado menos de lo que pensamos. Seguimos teniendo la misma cantidad de activos, las mismas acciones o las mismas participaciones de fondos. Y las empresas son las mismas. Hemos de confiar en que más pronto o más tarde, si son buenas empresas, volverán a valer el dinero que invertimos en ellas.

Cada día que bajan se incrementa el diferencial de valor y se convierten en una inversión potencialmente más rentable. Consuelese con eso. Es como si hoy hubiese invertido, a ese precio tan bajo, en esas empresas.

Como ya he mencionado en post anteriores, el mercado se dará la vuelta y registrará ganancias astronómicas cuando se aclare el panorama y se tenga un mínimo convencimiento de que el coronavirus será controlado en un plazo más o menos cierto, o en el momento en que se haga pública una vacuna o un suero que permitan curarlo o al menos dominar su cadena de contagio. Yo confío en que eso pase en los próximos 90 días.

En cualquier caso, el mundo no se acaba aquí. Ni mucho menos.

Lo que sí se está viendo en esta crisis es la importancia de algo con lo que desde siempre machacan (machacamos) los que llevamos tiempo dedicándonos a gestionar patrimonios: hay que diversificar, no poner todos los huevos en la misma cesta. A quien haya pillado esta crisis con sus ahorros invertidos en parte en inmuebles, en parte de renta fija, en parte en activos alternativos y en parte en renta variable, estarán ahora más tranquilos que quienes tengan todo invertido en acciones. Esa es una lección esencial que se debe respetar siempre.

Azvalor: ¿Tiene sentido comprar lo que nadie quiere?

Vaya por delante que soy inversor en el fondo Azvalor Internacional y que soy un convencido de la inversión «value». Pero ayer asistí a la reunión de la gestora con inversores en Barcelona y me pregunto si tiene sentido empeñarse en invertir en empresas ligadas al petroleo y al carbón. De hecho las importantes pérdidas que está experimentando el fondo, coronavirus al margen, están ligadas a las posiciones en empresas de servicios en el sector petrolífero y del carbón.

Me pregunto, si bajan, ¿no será porque nadie las quiere, pero no porque sea una moda temporal, sino porque los inversores creen que el petroleo y el carbón no tienen futuro? ¡Y la bolsa cotiza futuro!

En mi opinión el peligro es que nadie las quiera, sin atender a sus fundamentales, partiendo de la idea de que petroleo y carbón son pasado, son apuestas perdedoras. Sin más.

La gestora no lo cree así, sino que apuesta por que se revaloricen y mucho cuando el mercado se dé cuenta de lo que valen. ¿Quien tendrá razón? Ojalá ellos, porque me juego mis cuartos…

¿Está la gestión pasiva de inversiones creando una burbuja bursátil?

Ayer escuché a Paco García Paramés decir en la jornada anual con inversores que organiza en su gestora Cobas, que la gestión pasiva, que en Estados Unidos alcanza al 50% de los inversores (desde el 10% que representaba en 2003) que eso representaba que el 50% de las decisiones de compra se ejecutaban sin pensar.

La verdad es que una afirmación que me ha hecho pensar.

Paramés lo decía para justificar que sus fondos (de los que yo soy inversor) estuvieran haciéndolo mal, y que el mercado no reconociera el valor de su cartera. Su argumento es que la gestión pasiva (basada en replicar índices) provoca que se invierta en aquellas empresas que más suben, porque su ponderación en el índice aumentaba, en un círculo vicioso. Dejando de lado a los que no suben. Aunque se esté invirtiendo a PER 30 y olvidando a las empresas de PER 10 o inferior.

No sé si Paramés tiene razón. A lo mejor sí, que es un señor muy listo; y si es así, me hace pensar que estamos creando una burbuja, parecida a la tecnológica del año 2000, y que más pronto que tarde la veremos explotar.