Valoración de empresas

Masmovil, la gran oportunidad para una teleco americana para entrar en España

Masmovil Ibercom es una compañía pequeña/mediana de telecomunicaciones cotizada en el MAB, que se ha hecho un hueco en el mercado español tras la fusión del negocio B2C móvil de Masmovil con el negocio B2B de redes de Ibercom. La compañía crece a buen ritmo y apuesta por ser considerada un player más en el mercado español de las telecomunicaciones, después de las 3 grandes y de las medianas, como Euskaltel. Su valor en bolsa es muy asequible para cualquier compañía de telecomunicaciones que quiera entrar en el mercado español. Se me ocurren al menos tres posibles compradores: las norteamericanas AT&T y Verizon, ambas ansiosas de encontrar nuevas vías de expansión de sus negocios, más allá del mercado yanqui, saturado e hipercompetitivo, y la mexicana America Móvil, de Carlos Slim, que ya está muy presente en España con su posición de control en FCC, y no sería extraño que quisiera extender sus tentáculos a un sector, el de las telecomunicaciones, que le es incluso más próximo que el de la construcción y las infraestructuras.

En conclusión, Masmovil Ibercom puede ser una gran oportunidad de compra en el MAB, y puede que a medio plazo en el mercado continuo, al que aspira a pasar en cuanto le sea posible.

Las empresas chinas salen de compras

Es un hecho que las empresas chinas están comprando empresas occidentales, pero se cuestiona el éxito de dichas operaciones. Principalmente porque algunas de las compradoras son empresas públicas que no se distinguen por su gestión y que lo hacen con lo que podríamos llamar poca prudencia financiera.

Un ejemplo: Chemchina, la mayor empresa química, de propiedad estatal, que vende 45.000 millones de dólares, pretende comprar la suiza Syngenta por 43.000 millones, con un préstamos de 50.000 millones. ¿No les parece una operación un poco forzada?

¿A dónde irá esto a parar?

Fusiones bancarias en España

Creo que va a haber fusiones bancarias en España si o si, y que probablemente se concrete alguna en este mismo año.

Hay bancos candidatos a ser absorbidos y otros a ser “absorbedores”.  Entre los potencialmente absorbibles mi principal candidato es Popular. Y si me hacen apostar por un posible absorbedor, yo digo que Caixabank.

Veremos si acierto.

En medio del caos, la vida sigue

Las bolsas están desbocadas y puede parecer que la actividad económica y financiera de las empresas está detenida; pero no es así.

Sólo dos ejemplos, que a su vez animan a los emprendedores que están intentando sacar adelante proyectos innovadores:

– Microsoft acaba de comprar la empresa desarrolladora de teclados informáticos SwiftKey por 250 millones de dólares.

– Cisco ha comprado el proveedor de soluciones Internet of Things (Internet de las cosas) Jasper por 1.400 millones de dólares.

Las grandes de la tecnología informática tienen sus bolsillos repletos de dólares y están ávidos por invertirlos en empresas punteras que les permitan desembarcar en nuevos nichos de mercado y justificar sus astronómicas valoraciones. Esa es la gran oportunidad para nuestras startups y las de todo el mundo.

En bolsa, 2016 es un año para aprovechar las fusiones que seguro que se van a dar

Ganar en bolsa en 2016 no va a ser fácil. Enero ya nos ha dado una muestra, y febrero empieza igual o peor.

Una línea de apuesta, arriesgada pero yo creo que muy rentable, si se acierta, es aprovechar las fusiones. En los principales sectores, a la luz de las caídas de cotizaciones y del actual escenario de tipos de interés, se va a dar alguna fusión interesante. Por ejemplo, en España yo apostaría por una fusión de Repsol y Gas Natural. En un post específico voy a hablar de ello.

En otros sectores también las veremos. por ejemplo, a nivel global, yo apostaría por una fusión entre Verizon y Vodafone, de forma que juntas creasen la primera teleco global.

Otra más: Ryanair comprando Easyjet, para consolidarse como la compañía aerea más grande por capitalización de Europa, con un valor de unos 25.000 millones de euros, algo por encima de IAG (BA más Iberia).

Y habrá más. Por ejemplo en el ámbito petrolero global.

Veremos si voy equivocado.

Tuenti, una historia triste

La red Tuenti ha cerrado y su propietaria Telefónica ha liquidado el negocio, harta de perder dinero.

Es una historia triste y un mal precedente para aquellos emprendedores que esperan que sus empresas sean compradas por grandes compañías como la teleco española.

Tuenti fue comprada por Telefónica por una buena cantidad de millones, pero la compradora no ha sabido rentabilizarla después de muchos años de intentarlo. Nos hace pensar en lo difícil que es para las grandes compañías sacar provecho de las adquisiciones que hacen, especialmente en el ámbito de Internet y las nuevas tecnologías. Hay muchas casos similares. Yo he vivido de cerca alguno de ellos.

Nos queda el consuelo de que los vendedores, que se hicieron millonarios (alguno de ellos vive como un rajá en San Francisco, doy fe), han sido el origen o el apoyo de muchas otras startups desde que lo vendieron.

Espero que este caso no apague los ánimos de compra de otras grandes empresas a la hora de evaluar su entrada en nuevas startups. No es fácil, pero han de seguir comprando. Es la única vía por la que va a entrar la innovación de verdad en sus empresas.

 

Salidas a bolsa de compañías de tecnología e Internet: freno en 2015

Leo que las IPOs de compañías tecnológicas y de Internet en las bolsas norteamericanas han sido en 2015 la mitad de las de 2014, y han levantado una cuarta parte de capital. Concretamente en 2014 salieron a cotizar 62 que consiguieron la friolera de 40.000 millones de dólares, y en 2015 han sido 29, que han conseguido 9.500 millones.

¿Será síntoma de un cierto cansancio o meramente una pausa para digerir los altísimos precios pagados hasta ahora? Lo iremos viendo, porque en 2016 están preparadas para salir otras decenas de compañías tecnológicas. Algunas con valoraciones por encima de 1.000 millones (los famosos unicornios).

Sorpresas de los negocios digitales: el caso Softonic

Softonic es una empresa que nació para vender aplicaciones informáticas a través de un portal de Internet. Su éxito fue tal que en 2013 un fondo suizo compró el 30% valorándola en 275 millones de euros. Sin embargo, hoy en día, es decir, sólo 2 años después, el valor de la empresa parece que sólo alcanza apenas los 30 millones. ¿Cómo es posible? ¿Qué ha pasado? Pues que, debido a unas diferencias con Google, su principal canal de entrada de clientes, éste se cerró y su facturación bajó de 53 millones en 2013 a 37 en 2014, y en consecuencia sus beneficios cayeron en picado e incluso tuvo que afrontar un redimensionamiento de personal y estructura en general.

Creo que es un caso que hace pensar en la debilidad del modelo de negocio se algunos proyectos digitales.

Bolsas: la semana que viene empieza un nuevo ciclo

Parece seguro que la semana que viene la FED va a subir tipos de interés. Con ello acaba un ciclo de años de bajadas o congelación de los intereses de referencia. Ese movimiento va a marcar el inicio de un nuevo ciclo en los mercados financieros (bolsas, bonos y divisas). Creo que hay un consenso en ello. En lo que no hay tanto consenso es en las consecuencias que podemos esperar de ese cambio de ciclo.

Hay posturas extremas: los que piensan que no habrá cambios importantes, porque ya todo está descontado en los mercados, son una de ellas; los que piensan que con ese cambio de ciclo entramos en una fase de bolsas bajistas, que puede durar varios años, son otra.

Racionalmente hablando, si partimos de que el valor de una empresa se obtiene de la división de los beneficios esperados por una tasa de rentabilidad exigida por el mercado, lo que está claro es que esa tasa de rentabilidad va a subir como consecuencia de la subida de tipos (en este caso en el ámbito dólar, pero es el que marca la pauta financieramente hablando en el mundo). Si esa tasa sube, que es el denominador de la fórmula de valor, los valores intrínsecos de las empresas cotizadas (todos) automáticamente bajan. Y las bolsas bajan. Seguramente está descontado en gran parte. Pero no nos confiemos. Entre otras cosas porque la semana que viene vendrá una primera pequeña subida, pero a esta le seguirán otras en los próximos meses, si todo se produce como está previsto.

¿Qué puede evitarlo? Pues, si volvemos a la fórmula de valor, éste puede mantenerse (o incluso crecer) a pesar de que suba la tasa de rentabilidad exigida, SI el beneficio de las empresas crece. Esa va a ser la clave: el crecimiento del beneficio por acción (BPA) de las acciones cotizadas.

Habrá que buscar con lupa qué acciones tienen potencial para que ese BPA crezca.

Las americanas van a tener que lidiar con la evolución que experimente su divisa respecto a las restantes divisas de referencia: básicamente el euro y el yen, y cada vez más el yuan chino. Los efectos de una posible revaluación del dólar frente a esas divisas tiene efectos negativos en las compañías americanas exportadoras, pero positivos en las empresas globales que obtienen beneficios a repatriar en las áreas de influencia de esas otras monedas.

En suma, y por no alargarme, un panorama complejo. Para variar.

Tesla y Uber: ¿grandes burbujas o grandes oportunidades?

Las capitalizaciones de las americanas Tesla y Uber (ésta aún no cotizada en bolsa) son estratosféricas. Hace que nos preguntemos su estaremos ante una burbuja. Quienes siguen comprándolas lo hacen porque creen que en el futuro los coches serán Tesla (o similares) y serán autónomos gestionados por Internet por Uber. El tiempo nos dirá si aciertan. En mi opinión quienes creen en ello hacen una apuesta muy arriesgada, apta solo para inversores muy valientes.