Personal

¿Bendito COVID19? (I)

Nadie duda de que la Covid19 ha sido una maldición para el mundo en este aciago 2020. Pero ya he comentado en algún post reciente que hay que buscar lo positivo entre lo negativo, y la Covid también nos traerá cosas positivas; básicamente porque va a acelerar cambios que quizás no eran posible antes y que el uso de las tecnologías de comunicación a distancia nos permite abordar ahora.

Me planteo empezar una serie de post con el mismo título sobre aquello que esté viendo o escuchando que puede ser un cambio positivo que nos traerá el coronavirus.

El primero de la serie lo he oido hoy en un webinar de la escuela de negocios ESADE y es el siguiente:

Va a permitir a las universidades y escuelas de negocios pasar a dar las clases magistrales (hasta ahora presenciales en auditorios abigarrados) a través de Internet, sin desplazarse, cada uno en casa, e incluso con posibilidad de seguirla en el momento que le sea más cómodo al alumno. Ello supondrá que el mejor profesor dará su clase (online o grabada) para todos los alumnos del mundo que estén matriculados, que la podrán seguir cuando les vaya bien. E incluso repetirla cuando quieran para fijar mejor los conceptos tratados.

¿Acabará eso con las clases presenciales? No. Las clases magistrales se complementarán con clases individuales, o más probablemente con clases de profundización o prácticas en grupos reducidos, impartidas quizás por profesores de un perfil diferente al del gran maestro, pero más participativas.

¿No es un gran avance en el modelo de formación universitaria?

El COVID19 nos demuestra por qué es importante ahorrar

Leía hoy en La Vanguardia un artículo de Cristina Sen titulado “El 36% de los españoles gastó todos sus ahorros en 1 mes de encierro (por el COVID-19)”

Debo reconocer que me ha dejado aturdido. ¿Cómo puede ser que más de un tercio de mis compatriotas tengan tan pocos ahorros como para no poder resistir sin ingresos solo 1 mes?

La mayor o menor propensión y capacidad de ahorro de los países explica en gran parte su vulnerabilidad en caso de que se produzca un acontecimiento de impacto, sea este una pandemia o la discontinuidad inesperada de sus ingresos por cualquier otra causa. Por ejemplo un despido o la quiebra de su empresa.

Está claro que, en media, los españoles ahorramos poco. Como decía, es parte es porque no podemos, en parte es porque no queremos, porque priorizamos el gasto (un viaje, un televisor nuevo, un auto mejor, etc.)

Mientras los españoles ahorramos, en media, un 9% de nuestra renta anual (equivalente a 1 mes de sueldo), los alemanes ahorran el 18%, y la media de la Eurozona el 13%

El ahorro bruto acumulado por los alemanes es el 29% de su PIB; el nuestro es el 22%

Hay que ahorrar para estar preparados para sustos como el que estamos pasando. Será una de las lecciones de vida que dejará el coronavirus. Por desgracia lo hará junto a las situaciones dramáticas en las que se van a encontrar quienes no han sabido, querido o podido ahorrar lo suficiente para hacerle frente.

Regala libros en el día de Sant Jordi virtual (el próximo 23 de abril)

Libros de Cabecera celebra la fiesta del libro en Sant Jordi (23 de abril) mandando el libro que quieras regalar a la persona que quieras, con una dedicatoria personalizada.

Puedes encontrar todo el catálogo de libros de la editorial en su web: www.librosdecabecera.com

(Disculpad este post comercial, pero en estos momentos de crisis nos estamos jugando el futuro de nuestra pequeña editorial.)

Os agradeceré todo lo que podais hacer por difundir el mensaje.

 

La supervivencia de una pequeña editorial

Libros de Cabecera (www.librosdecabecera.com) la editorial que fundé hace 10 años y que trato de mantener en funcionamiento junto a mis 3 socios y en especial a mi socia Virtuts Angulo, es una de las pymes afectadas por la crisis del coronavirus.

Con las librerías cerradas en España y en Hispanoamérica, las ventas se han desplomado. Nuestra distribuidora nacional está en mínimos, y confiamos solo en las ventas online, a través de Amazon y Casa del Libro, sobre todo, y de aquellas librerías que mantienen la llama online como pueden.

La propia editorial, que vendemos a través de nuestra página web, en principio habíamos detenido nuestras entregas al declararse el confinamiento, pero al ver que la venta y entrega de libros vendidos online está autorizada, hemos reanudado la venta online.

Animo a mis lectores a que adquieran nuestros libros a través de nuestra web. Pueden hacerlo en formato eBook o impresos. Los libros impresos se venden con un descuento del 5% y sin gastos de envío.

Podeis entrar en la web y daros un paseo por nuestros libros. Todos están escritos con rigor pero en un lenguaje divulgativo. Escritos para que se entiendan y para que ayuden al lector a tomar medidas que le hagan ser mejor directivo y le proporcionen beneficios concretos e inmediatos.

Nuestras dos últimas novedades son:

  • Barcelona Startup, de Mar Galtés, que explica la historia del boom de las startups en Catalunya en los últimos 25 años. Un cúmulo de historias personales que inspirarán a cualquiera que haya emprendido o quiera emprender, o que se mueva en el entorno del capital riesgo.
  • Los seguros de la empresa y el empresario, de Julián del Saz y reinaldo de Ávila, que es una guía de cómo el empresario ha de abordar los seguros de su empresa y de sí mismo como empresario, para pagar justo lo que debe y saber qué paga. No hay ningún libro publicado sobre este tema, escrito para que lo entienda cualquier empresario. Obligado en cualquier empresa. Sobre todo en las pymes.

España: suicidio demográfico

Ha caído en mis manos un informe de Alejandro Macarrón sobre la crisis demográfica que padece España (y Europa) que me ha puesto los pelos de punta.

Actualmente estamos hablando de la crisis climática, que afecta a todo el planeta, pero no nos detenemos tanto a pensar que a nivel europeo y español, el problema más específico y serio que tenemos es la crisis demográfica. La demografía es sin duda nuestro Talón de Aquiles. Puede acabar con España en apenas unas décadas.

La realidad es que hoy en día nacen en España menos niños que los que nacían en los años de la Guerra Civil y la posguerra, ¡cuando teníamos 20 millones de habitantes menos!

Las cifras son francamente preocupantes: en 1976 nacieron 677.000 niños, en 2018 fueron solo 369.000

Eso explica muchas cosas, por ejemplo la España vaciada, o la necesidad perentoria de acoger a una población inmigrante que reequilibre un poco nuestra pirámide poblacional.

Pero no basta con la inmigración. La natalidad ha de recuperarse; ¡no podemos sustituir los niños por mascotas, como muchas parejas están haciendo! Estamos ante una emergencia nacional.

Las consecuencias ya las estamos notando. Problemas como la España vaciada o el déficit de la Seguridad Social o incluso el déficit público, son consecuencia de la crisis demográfica, de que somos ya un país de viejos, y lo seremos mucho más en el futuro, si no hacemos algo y ya.

166.000 aspirantes para 4.000 puestos de funcionario de Correos: Quo vadis España?

Es una noticia que me hace pensar. Estos son los pensamientos que me vienen a la cabeza:

  1. Los funcionarios de Correos deberían estar orgullosos de su puesto de trabajo, ya que tanta gente lo querría tener. ¿Lo están? ¿Actúan en consecuencia? A mi no me lo parece. Siempre que he interactuado con ellos me ha parecido que su motivación era muy baja, por no decir nula. Obviamente no es una muestra válida, pero me parece que mucha gente piensa lo mismo que yo.
  2. Si el estatus de funcionario no reuniera los privilegios que reune, y en especial la imposibilidad de ser despedido, ¿habría tanta demanda?
  3. ¿Piensan los candidatos que el puesto es un chollo? Creo que es obvio que si. O al menos en comparación con otras alternativas laborales que puedan tener a su alcance. Quizás lo que buscan es sencillamente «un trabajo para toda la vida», que es algo que ya solo está a merced de los funcionarios. Y quizás por eso no lo tienen los demás mortales. Y quizás por eso los funcionarios tienen el poder que tienen…
  4. Yo pensaba que la atracción del trabajo de funcionario había mermado en España, y que había gente que prefería ser ingeniero, lampista, técnico especialista, directivo, empresario… Pero me lo voy a replantear ante estas noticias.
  5. Obviamente el país tiene un problema si pasan estas cosas. Pero creo que esto ya lo sabíamos. Mucha gente prefiere un monótono trabajo en Correos que una carrera profesional que represente una oportunidad de progresar más allá de los trienios y demás privilegios funcionariales.

En fin, leer esto me hace ser más pesimista sobre nuestro futuro como país. Lo siento.

La nueva (y extraña) ortografía del español o castellano

Aunque no son cambios recientes, porque están publicados por la Asociación de Academias de la Lengua Española y la Real Academia Española en 2010, me apetece compartir con mis lectores algunas de las muchas novedades que pugnan por asentarse en el buen escribir en español, con mayor o menor éxito.

Fuera los acentos

Los acentos (o tildes, como se dice en fino) han desaparecido de algunas palabras que siempre habíamos acentuado.

Por ejemplo de el adverbio “solo”, que habíamos acentuado en determinados casos, deja de acentuarse siempre. Cuando pueda producirse confusión, las academias sugieren pasar a “solamente”.

Los adverbios “este, esta, estos, estas”, que también acentuábamos, no se deben acentuar nunca.

Algunas palabras agudas, como “guion, truhan, lio o frio” tampoco deben acentuarse. Son los llamados monosílabos ortográficos.

Ya creo conocido el cambio que sugiere que la “o” entre cifras no se acentúe (como venía haciéndose): “4 o 5”

Y así más casos.

Fuera la g final

Aunque suena un poco castizo, las academias sugieren que algunas palabras venidas del inglés, como “catering, casting, marketing o parking” se escriban sin la g final: “cáterin, castin, márquetin o parquin”. La verdad es que a mi me cuesta adoptarlas.

Despegar el % del número

Otra sugerencia interesante es que el signo % debe escribirse despegado del número que acompaña: “15 %” en lugar de “15%”. A mi también me cuesta, pero trataré de seguirlo.

¿Tras o Trans?

En general sugieren “tras”, como “trascendental, transportar o trasparente…”. Lo asumo, aunque me cuesta adoptarlo en algunas palabras que tengo muy enraizadas.

Pero, ojo, se mantiene el “trans” cuando la palabra que sigue empieza por “s”, como “transexual”. La verdad es que no nos lo ponen fácil.

El lío de las palabras compuestas

La verdad es que en las palabras compuestas las normas con muy complicadas.

Como regla general el prefijo se escribe unido a la base si es una palabra, o separado si son varias palabras. Y si es una sigla, número o nombre propio, con un guión. Así se escribe: “Vicedecano, minientrevista..” pero “ex director general, pro Barack Obama” o “anti-OTAN, sub-16, pro-Trump”.

Vaya lío, ¿no?

¿Pos o post?

Se deberá escribir “posdata, posoperatorio, posguerra” y no “postdata, postoperatorio o postguerra”.

Conclusión

Cada vez parece más complicado escribir en español. El consejo que doy, y que yo me auto aplico (he dejado lo que me corrige el corrector del iPad), es que leáis mucho (de buenos autores o medios de comunicación) y escribáis como os venga de forma natural. Lo esencial es escribir con buenos contenidos y no dudar en cada palabra. Un poco de tolerancia en esto, como en tantas cosas, no nos vendrá mal.

El siglo de la proliferación de los viejos como muertos vivientes

Es muy triste ya a la vez muy preocupante, pero es un problema creciente al que, además, yo no le veo solución: la proliferación de ancianos pobres y solitarios que literalmente estamos viendo deambular por loa barrios periféricos de las ciudades sin futuro ni esperanza. Son como muertos vivientes, literalmente. Solo viven esperando a la muerte. Solos, desnutridos, desatendidos en general.

Es el resultado de una sociedad que no puede/quiere atender a sus ancianos, porque la combinación de varios factores, como la baja natalidad, la crisis económica, el encarecimiento de la vivienda y la tensión competitiva que ataca a los valores familiares y fomenta el individualismo, deja de lado a los viejos. ¡Que además se mueren más tarde de lo que debieran!

Hablamos de muchos retos que tiene nuestra actual sociedad, pero a menudo nos olvidamos de este, que es un drama que tenemos a las puertas de casa. Está bien que nos preocupemos por la inmigración, pero ¿qué hacemos con nuestros ancianos?

¿Son unas residencias dignas y accesibles la solución? ¿Debemos avanzar con el tratamiento de la eutanasia?

En cualquier caso, el problema, dado el envejecimiento de la población, no va a ir a menos, sino a más; a mucho más.

No tengo la solución, pero habrá que encontrarla.

El libro ¿Aún no eres freelance? ya está a la venta

Espero que los lectores de este blog me perdonen que siga haciendo publicidad del libro sobre el trabajo autónomo que cité hace unos días: ¿Aún no eres freelance?Ya está a la venta en la web de la editorial:  http://www.libros de cabecera.com

La editorial lo envía sin gastos a cualquier lugar de España. También existe la opción de comprarlo en formato electrónico.

¡Ah! Y también está a la venta en todas las librerías de España y desde luego en Amazon.

Espero que os guste y me mandeis vuestros comentarios.

Y si alguno se anima a escribir un libro, en Libros de Cabecera estaremos encantados de publicárselo.

La adicción a las redes sociales está generando “drogodependencia”

Un estudio de la Universidad de Michigan ha apuntado que el uso obsesivo de las redes sociales, que afecta a una parte importante del tercio de la humanidad que son usuarios de las mismas, está afectando a esas personas en su vida profesional y familiar, haciéndoles actuar, de alguna manera, del mismo modo que actúan los drogodependientes.

Es algo que debe hacer pensar a la sociedad en general y a las empresas en particular, por las funestas consecuencias que puede arrastrar.

Lo que empezó, y es, una herramienta positiva de intercambio y socialización, está derivando en muchos casos en una obsesión y un problema.

Como sociedad hemos de encontrar soluciones.