Reflexiones

No es de extrañar que los mercados estén nerviosos

No solo la Covid 19 y el regreso de los rebrotes en todo el mundo pone nerviosas a las bolsas, sino las noticias de que la exuberancia irracional a la que habían llegado los mercados está dando señales de haber llegado a su fin; es decir, de que va a acabar imponiéndose la cordura, como ha pasado, más pronto o más tarde, siempre.

Dos ejemplos relativos a la locura del automóvil sostenible, representada en este caso por Nikola y Tesla.

Nikola, que anunció un camión empujado por hidrógeno (y que toma su nombre del famoso inventor Nikola Tesla), está en apuros por denuncias de haber engañado a los mercados en lo referente al avance de sus productos. De hecho su CEO ha dimitido y la SEC está investigándolos. Su cotización, que había ascendido a la luna, ha caído un 30%

Tesla también ha ascendido a los cielos, porque su fundador y CEO, el ínclito Elon Musk, no parece tener techo. Pero este año ha prometido al mercado que entregaría 500.000 vehículos, pero en el primer semestre solo ha entregado 179.000, por lo que será muy difícil que cumpla su promesa. Si eso ocurre, sin duda los inversores castigarán su cotización, bajándolo al menos un escalón del pedestal en el que lo han puesto.

Tiempos revueltos, amigo Sancho…

¿Van a acabar en 3 los 6 grandes bancos españoles?

Caixabank y Bankia han aprobado su fusión, con ello los 6 grandes bancos españoles quedarán reducidos a 5. Y se sigue hablando de posibles fusiones. Por ejemplo, yo apuntaría a Santander con Bankinter y BBVA con Sabadell, porque son las parejas más lógicas. De ser así, los grandes bancos comerciales quedarían reducidos a 3. ¿Cuáles serían las consecuencias de ese movimiento?

Sin duda serían entidades más grandes y más diversificadas, con presencia en varios países, pero ¿qué impacto tendría sobre la empresa española y sobre todo sobre la pyme española?

Probablemente implicaría una reducción drástica de líneas de financiación para las pymes, cuyo impacto deberían digerir y podría generar alguna que otra quiebra en pymes muy endeudadas. Es el momento de que las pymes se cuestionen su capitalización y de que se planteen sistemas alternativos de financiación. España ha sido un país demasiado bancarizado, y esta ola de fusiones pude suponer una oportunidad de oro para acabar con esa anomalía.

Los responsable financieros de las pymes (y los de las grandes empresa, por supuesto) ya pueden ir pensando en cómo buscar los recursos financieros que a buen seguro perderán.

China gana con la pandemia

Si alguien dudaba de que China sale ganadora en la crisis económica generada por la COVID19, que sepa que las exportaciones chinas han crecido en agosto 2020 un 9,5% respecto a agosto 2019.

No deja de ser curioso que un virus que aparece en China hunda la economía de todo el mundo y sea China la que salga beneficiada.

Todos los países del mundo deberían tomar nota.

Los bancos han descubierto el private equity

En mi anterior post hablaba de la conveniencia de diversificar la inversión en fondos alternativos, entre ellos los de private equity, y ya avisaba que los bancos estaban empezando a ofrecerlos a sus clientes. Han pasado solo unas semanas y la avalancha de ofertas de inversión en fondos alternativos que me llega de la banca me hace reafirmarme en la conveniencia del consejo que daba, a la vez que preguntarme si esta fiebre será buena o mala para el inversor.

Buena porque pone a disposición de inversores relativamente modestos el acceso a estos fondos.

Mala porque en muchos casos añade capas y comisiones a la inversión. Las comisiones encarecen el producto y en consecuencia reducen sus expectativas de rentabilidad, y las capas hacen que el contacto con las gestoras no sea directo.

En cualquier caso, bienvenida sea la banca en un tipo de activo al que ha llegado tarde.

Hay que invertir en fondos alternativos en detrimento de la renta variable

Soy socio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y recibo semanalmente su revista OCU Inversiones, de lectura rápida y fácil y que aconsejo a mis lectores por sus comentarios siempre prudentes y acertados.

Pues los expertos de la OCU confían en obtener un 5% de beneficio medio anual en sus carteras de renta variable (RV) en los próximos 10 años, la mitad del beneficio que venían pretendiendo y obteniendo en los años pasados.

Para mi, que ya tengo 66 años, los próximos 10 años ya podéis imaginar que son muy importantes.

¿Qué decisión tomé a finales de 2019 (incluso antes de la Covid) y veo corroborada por noticias como la que os acabo de exponer? Pues vender una parte importante de mi cartera de RV y pasarme a los fondos de activos alternativos, y eso es lo que estoy haciendo en los últimos 9 meses y seguiré haciendo los próximos años, en la esperanza de conseguir una rentabilidad anual de dos dígitos.

Estoy convencido de que la inversión en fondos alternativos no cotizados, a pesar de no ser líquidos y de prometer un retorno a largo plazo (de 5 a 10 años) es actualmente la mejor opción que existe en el mercado financiero.

Y no hace falta irse a gestoras extranjeras. En España existen gestoras muy profesionales que ya han demostrado que saben invertir en ese tipo de activos. Eso sí, activos ubicados en su mayoría fuera de España, porque hoy en día concentrar el riesgo en nuestro país es suicida, dadas las circunstancias.

En definitiva, si estás dispuesto/a a asumir la liquidez que supone y el largo plazo de retorno, y puedes acceder a ellos, no dudes en invertir en fondos alternativos, reduciendo tu exposición a RV.

Estoy hablando de fondos de (entre otros):

– Venture Capital

– Private Equity

– Infraestructuras

– Venture Finance

En gestoras como (entre otras):

– Altamar

– Arcano

– Inveready

– Qualitas

– Suma Capital

Incluso la mayoría de bancos se ha puesto a comercializar directa o indirectamente estos fondos. Habla con tu banco.

Si tienes dudas, házmelas llegar y trataré de ayudarte.

La Covid-19, una prueba para todos

La pandemia del coronavirus está siendo una prueba para todos a todos los niveles. No solo para el impresentable presidente de los EEUU, sino para nuestra sociedad, nuestros gobiernos, nuestras empresas e incluso nuestras familias. ¿Pasaremos esa prueba? ¿Saldremos mejores de ella? Creo que aún no lo sabemos, pero está dejando en evidencia nuestras debilidades y fortalezas. Y a la vez que es una amenaza es una oportunidad.

Yo al menos confío en que sirva para que nos libre de Trump. Aunque, si soy sincero, no estoy al 100% seguro de que así sea. Veremos.

Por de pronto, a nivel social y empresarial, nos está haciendo a todos cuestionarnos muchas cosas.

De lo que estoy seguro es de que después de esta pandemia, de esta enorme crisis, nos enfrentaremos a un futuro completamente distinto al que esperábamos.

Yo quiero creer que mejor.

Y, por cierto, a lo mejor nos sirve para abordar con seriedad el gran problema del mundo: la sostenibilidad del planeta.

Vergüenza nacional: 56.000 millones para el AVE, 3.700 para Cercanías

No sé si hay alguien que se extrañe de que en España no se tenga confianza en la política y los políticos, o de que en Catalunya la mitad de la población se sienta maltratada por el Estado y se declare independentista. Hoy leo una reseña sobre el gasto público español en infraestructuras ferroviarias en los últimos 30 años.

En lineas de AVE se han gastado unos 56.000 millones de euros. Líneas que tienen una media de uso bajísima. Y el plan pendiente prevé invertir 73.000 millones más. Espero que mis lectores no se mareen con estas cifras, porque realmente son mareantes. Y obscenas, si se me permite.

En el mismo período en las líneas de trenes de Cercanías se han invertido ¡solo uno 3.700 millones! Siendo que los usuarios que utilizan la red de Cercanías son el 90%

Pero, además, de esos magros 3.700 millones, Madrid ha obtenido casi la mitad y Catalunya solo el 17%.

Creo que no hace falta añadir más.

Renault, una inversión de libro

Renault ha registrado sus mayores pérdidas históricas. Se presentan como una combinación del impacto del coronavirus, de los malos resultados de su participada Nissan y, en general, del proceso salvaje de reconversión a la movilidad sostenible que está experimentando el sector. Todo eso es cierto, pero me da la impresión de que su nuevo presidente, el italiano y expresidente de Seat Luca di Meo, habrá tenido algo que ver en que se hayan cargado las tintas. Es algo muy típico que sucede cuando llega a la cúspide de una empresa un nuevo y ambicioso directivo. Se encuentra ante una situación complicada, en un momento en que los accionistas ya están mentalizados de que las cosas van mal, y el/ella aprovecha para limpiar la contabilidad a fondo.

Yo creo en Di Meo, que ha demostrado en Seat que sabe hacer bien las cosas. Estoy seguro de que desde aquí, en el fondo de la crisis, el nuevo presidente va a dar a los accionistas de Renault muy buenas alegrías en los próximos años.

Atención al cuestionamiento de las tecnológicas que puede estar empezando a producirse

No solo por que en la UE se quiere que tributen por los beneficios aquí producidos.

En estos días el propio Congreso norteamericano ha llamado a declarar a los líderes de las grandes tecnológicas (las FAANG: Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google) y se empiezan a cuestionar sus políticas comerciales en algunos países.

¿Será esta la primera señal de que su escalada está llegando a su fin, o al menos va a hacer una pausa?

Veremos.

Estamos en el inicio de una nueva era de guerra fría

Es una guerra fría entre Estados Unidos y China, la gran superpotencia mundial y la nueva superpotencia emergente. Ese enfrentamiento va a estar presente en los próximos años (al margen de que en noviembre gane Trump o sea desbancado por Biden) y sus consecuencias son inciertas.

Para la Unión Europea serán tiempos de equilibrios diplomáticos complejos. Acertar en el posicionamiento puede reportarle pingües beneficios. Equivocarse puede ser fatal. El peor escenario servía enemistarse con ambos.

Veremos también qué papel juegan Rusia, Brasil e India.

Hay mucho capital político y económico en juego.

La gran cuestión es: ¿Qué nos depara al resto del mundo si la actual China dominada por el Partido Comunista Chino se hace con el control de la Tierra? Hoy por hoy solo pensarlo me pone los pelos de punta.