Reflexiones

La locura de Tesla

Yo soy de los que no creía que Tesla llegara donde ha llegado. He de reconocerlo. Sin embargo el valor que ha alcanzado en bolsa la compañía ha superado todo nivel mínimamente razonable. Actualmente ya supera los 500.000 millones de dólares, que es una cifra superior al valor combinado de Toyota, Nissan, General Motors, Honda y Ford.

Teniendo en cuenta que Tesla ya no está sola en el mercado de los vehículos eléctricos y que todos los grandes productores están ya poniendo en el mercado modelos que compiten perfectamente con los de la firma norteamericana, me parece que la cotización de Tesla no tiene ningún sentido.

Llegaría a entender que se pusiera al nivel o incluso algo por encima de Toyota (200.000 millones), si asumimos que Tesla va algo por delante tanto en la ingeniería como en la imagen de marca que los demás, pero ¿más del doble?

¿Será el efecto Elon Musk, el emprendedor que convierte en oro todo lo que toca?

La vivienda en propiedad está en la raíz de muchos problemas de España

La opción generalizada por la compra de la vivienda habitual es la causa de muchos problemas para la economía española porque pone trabas a la movilidad profesional.

Y lo hace tanto en los casos en los que el trabajador asume esa movilidad pero sin renunciar a seguir viviendo en su vivienda habitual, pero a cambio de hacer largos desplazamientos, con el consiguiente impacto negativo en productividadconciliación familiar polución, tres de los grandes problemas de la sociedad española, como en los casos en los que el trabajador rechaza esa movilidad y no se plantea o no acepta puestos de trabajo alejados de su vivienda habitual, con el consiguiente impacto en la verdadera pandemia social del país: el desempleo.

Es aberrante pensar que hay trabajadores que trabajan en el norte de Barcelona y viven en el sur, o que cada día se desplazan más de 100 kilómetros, por atascos infinitos que les roban horas de sueño, horas del trabajo y dinero en combustibles, aparte de dejar un rastro de CO2 que ahoga el planeta. Y esto está pasando todos los días en nuestro país.  El teletrabajo aminora su efecto, pero ni lo evita del todo ni todos los trabajadores pueden teletrabajar.

También es aberrante pensar que pueda sobrar mano de obra en una provincia o región y faltar en otra, porque la gente no se plantea mudarse y dejar su vivienda en propiedad.

La solución, no hace falta decirlo, está en un mayor uso del alquiler, como muchos han dicho antes que yo y no se cansan de repetir. Pero seguimos sin ser un país de alquiler, como los países de más impulso económico. Nos queda el consuelo de que una parte de las nuevas generaciones no le hace ascos al alquiler, en parte forzados a ello, en parte de forma voluntaria, porque se sienten más libres.

Sin embargo, ni las leyes ni la sociedad lo han asimilado todavía. Con honrosas excepciones, ni promotores inmobiliarios, ni propietarios, ni arrendatarios lo tienen fácil para adaptarse al modelo de alquiler. Lo fácil es la compraventa, con la bendición del banco y su negocio de hipotecas, amarrando al comprador a su casa y su deuda…

Obviamente, no ayuda a que el modelo cambie la proliferación de viviendas turísticas en edificios no turísticos, que han encarecido los alquileres e incluso el precio de las viviendas.

Parece mentira que no nos demos cuenta.

Amazon aterriza en el espacio de las farmacias

En Estados Unidos Amazon ya ha empezado a vender medicamentos; tanto OTC (sin receta) como incluso con receta, con un sistema de control de la identidad de los médicos.

Otro sector que va a notar la llegada del monstruo.

Allí van a ser impactados de inmediato grandes empresas como CVS, Walmart, Rite Aid… Veremos si el fenómeno llega a Europa. Sin duda supondrá un abaratamiento de las medicinas, y el fin del suculento negocio de las farmacias.

¿Habrá que ponerle un límite a la expansión de ese monstruo? Se abre un debate. Pero creo que por ahora no sería bueno. Se trata de capitalismo en vena…

Quien diría que todo empezó vendiendo libros…

La rueda económica del futuro será más lenta

Ya hace tiempo que se reivindica que la economía mundial no puede seguir basada en el consumo desenfrenado y en el crecimiento infinito. El planeta no va a resistir.

En definitiva se trata de rebajar la velocidad de crecimiento.

Pero hasta ahora ningún país de atreve a probarlo, por no quedar rezagado en la carrera económica mundial, que es lo mismo que decir la carrera política. La riqueza se basa en el PIB. Cuanto más riqueza tienes, más poderoso eres. Las grandes potencias mundiales lo saben muy bien, y lo aplican.

Sin embargo la crisis de la COVID19 nos ha llevado a un escenario de facto en el que el crecimiento económico desaforado se ha frenado en seco. El consumo ha caído en picado, con las perversas consecuencias que todos estamos experimentando, y en especial los sectores del comercio, el ocio, la cultura, el turismo y la hostelería.

En ese sentido estamos experimentando un escenario que nunca antes nos habíamos atrevido a probar. Y espero que los economistas saquen conclusiones del impacto que está suponiendo en los hábitos de los consumidores y en la economía en general.

La cuestión básica que hay que dilucidar es si una economía slow, una economía basada en un consumo atenuado, en un consumo más local, en la racionalización de los desplazamientos, es una economía sostenible.

Yo creo que no habrá más remedio, como decía al principio, que reinventar el modelo económico y adoptar unas pautas de vida más sostenibles, en las que no tengamos 3 coches, ni dos ni uno, en la que no construyamos viviendas para estar vacías, en las que no compremos productos alimentarios fabricados a mil kilómetros, en las que no tengamos nuestros armarios llenos de ropa que no usamos, en la que consumamos solo lo necesario y lo más cercano posible. En fin, que llevemos una vida no basada en el consumismo, sino en el respeto al planeta.

La adaptación de las empresas no será fácil. Todos los sectores van a verse afectados. Por ejemplo la automoción (ya he hablado de ello en este blog), la aviación civil, el textil, el inmobiliario, etc., pero, insisto, es inevitable.

¿Algún día se harán los presupuestos públicos en base cero?

Leo en La Vanguardia un artículo de Josep González, presidente de la patronal de la pequeña y mediana empresa de Catalunya Pimec, con el que coincido plenamente. Aboga por que el gasto público se plantee en base cero, es decir, que se analice la procedencia de cada euro que se vaya a gastar y no se parta de dar por bueno lo que se venía gastando sin cuestionarse si tiene sentido. La técnica del Presupuesto Base Cero ya se viene aplicando en el mundo empresarial desde hace años, y permite asegurarse de que no se perpetua el derroche o el gasto injustificado «porque siempre se ha hecho así» o «porque se da por supuesto».

Siempre he pensado que las millonarias cifras de gasto público serían recortadas en mucho si se pusieran en mandos de gestores profesionales y se aplicaran criterios racionales de eficiencia.

Al final esa ineficiencia acaba siendo pagada por los contribuyentes, y redunda en un país menos productivo y menos rico.

El mercado laboral, el gran fiasco de España

España necesita mejorar su productividad, y esa mejora pasa por resolver o al menos mejorar lo que peor lleva: un mercado laboral que no funciona. Nuestra tasa de paro es inaceptable y en especial en la gente más joven. Somos el ejemplo a no seguir en Europa y en general en los países desarrollados.

No funciona nada o casi nada. Me refiero a una larga lista de aspectos que influyen:

  • La educación no está orientada al empleo. Nuestro sistema no forma para emplearse. Los jóvenes se forman en lo que les apetece o en lo que les parece más fácil, no en lo que demanda el mercado. Y así ocurre que las empresas no pueden cubrir muchos puestos de trabajo, a la vez que las colas del paro son cada vez más largas. COVID aparte. Y los salarios cada vez más bajos. Es decir, que todos, empresas y parados están quejosos. Y así perdemos todos los trenes. Pero es que, además, la educación española se olvida de algo esencial: la comunicación. Los trabajadores españoles no saben comunicarse bien, en cualquiera de las formas de comunicarse: oral o escrita. Y no hablemos de idiomas, donde se han registrado avances pero no son suficientes. Y todo esto afecta a la educación primaria, secundaria, la formación profesional y la universitaria. Se comparte el diagnóstico, pero no se le pone solución. Un ejemplo: recientemente veía un reportaje de cómo se avanza en la formación profesional (un tema eterno) y a los estudiantes se les trataban de enseñar las técnicas básicas de carpintería en primer curso, para así ir avanzando curso a curso. A mi me pareció un gran error. ¿Por qué no se les pone desde el inicio ante el reto de hacer un mueble y a partir de ahí se les van enseñando las tÉcnicas necesarias?
  • La actitud empresarial, que no apuesta por los jóvenes y amaga sus deficiencias y la falta de una cultura de apoyo al talento amparándose en una legislación que permite tratar a los empleados como si fueran números, contratándolos en períodos temporales sin ningún compromiso mutuo. Y la falta de actitud emprendedora, algo que ha mejorado en los últimos tiempos pero que aún es insuficiente. Sigue pesando mucho la atracción de una vida funcionarial, al margen de los riesgos vitales de los asalariados y amparados por una nueva exigencia de productividad. Del mismo modo que el negocio inmobiliario y turístico acabó con la industria en muchas partes de España, el funcionariado es una rémora para el emprendimiento.
  • La ineficacia del aparato público teóricamente orientado a la facilitar el empleo, que ha quedado relegado a una oficina de parados. ¿Quien se coloca gracias a los servicios públicos? Nadie. Los parados están en manos de las ETT, parte de la solución y parte del problema. Al final es el boca oreja el mejor servicio de búsqueda de empleo.

El resultado de todo ese conjunto que no funciona es que nuestro país no funciona, y que nuestra productividad no despega. Que nuestros mejores profesionales se van al extranjero, donde encuentran mejores oportunidades. Y que el país pierde oportunidades de acoger inversiones empresariales interesantes, por falta de mano de obra cualificada.

En definitiva, que el país no funciona.

A todo eso se añade el envejecimiento imparable, componiendo un cóctel explosivo que nos puede llevar directos a la segunda división económica mundial, aparte de empobrecernos y hacer imposible de sostener nuestros estado del bienestar. ¿Quien va a pagar nuestras pensiones en el futuro? ¿Quien va a pagar nuestra deuda pública, ahora engrandecida por la crisis de la COVID19?

Ante la incertidumbre de las elecciones norteamericanas

Los medios de comunicación echan humo tratando de dilucidar cuál será el resultado de las elecciones del próximo martes 3 de noviembre. No solo los EEUU sino todo el mundo nos jugamos mucho, porque no deja de ser el país que hoy por hoy domina el planeta desde casi todos los puntos de vista. Incluso, teóricamente, desde el plano democrático.

Lo que están evidenciando, más que nunca, es que es un país dividido que se arriesga a entrar en un estado de virtual (esperemos que no real) guerra civil después de las elecciones, sea cual sea el resultado.

Yo me pregunto (muchos lo hacemos): ¿cómo ha llegado ese gran país a esta situación? No hablamos de una pequeña república sudamericana o africana, sin instituciones consolidadas, empobrecida, con bajos niveles de educación, sino de la mayor economía del mundo, cuna de las mayores multinacionales y de la mayoría de los premios Nobel.

Por si no teníamos suficiente con el terremoto provocado por la pandemia, ahora tenemos el terremoto de la política norteamericana, convertida en una potencial república bananera.

Espero y deseo que las aguas de la política norteamericana vuelvan a su cauce y que ese sea el preludio de una solución a la COVID19 y de un año 2021 de vuelta a la normalidad.

Y aún así, habrá que resolver los problemas de fondo si no queremos que se repitan: Los líderes políticos yanquis han de tender puentes entre estados, razas e ideologías, y reducir la brecha entre campo y ciudad y entre ricos y pobres. Solo así se evitará el peligro de un nuevo Trump. Y el mundo habrá de prepararse mejor para hacer frente a la siguiente pandemia, reforzando la sanidad y cuidando el entorno y recuperando la naturaleza.

Grandes problemas por delante que quizás son la manera en la que el destino nos obliga a enderezar nuestro rumbo como civilización.

Los ciudadanos y los mercados financieros hemos de ser conscientes de que estamos en un momento crucial, en el que hemos de reinventarnos y cambiar radicalmente hacia un mundo más justo y más sostenible.

«No hay mal que por bien no venga».

¿Bendito COVID19? (I)

Nadie duda de que la Covid19 ha sido una maldición para el mundo en este aciago 2020. Pero ya he comentado en algún post reciente que hay que buscar lo positivo entre lo negativo, y la Covid también nos traerá cosas positivas; básicamente porque va a acelerar cambios que quizás no eran posible antes y que el uso de las tecnologías de comunicación a distancia nos permite abordar ahora.

Me planteo empezar una serie de post con el mismo título sobre aquello que esté viendo o escuchando que puede ser un cambio positivo que nos traerá el coronavirus.

El primero de la serie lo he oido hoy en un webinar de la escuela de negocios ESADE y es el siguiente:

Va a permitir a las universidades y escuelas de negocios pasar a dar las clases magistrales (hasta ahora presenciales en auditorios abigarrados) a través de Internet, sin desplazarse, cada uno en casa, e incluso con posibilidad de seguirla en el momento que le sea más cómodo al alumno. Ello supondrá que el mejor profesor dará su clase (online o grabada) para todos los alumnos del mundo que estén matriculados, que la podrán seguir cuando les vaya bien. E incluso repetirla cuando quieran para fijar mejor los conceptos tratados.

¿Acabará eso con las clases presenciales? No. Las clases magistrales se complementarán con clases individuales, o más probablemente con clases de profundización o prácticas en grupos reducidos, impartidas quizás por profesores de un perfil diferente al del gran maestro, pero más participativas.

¿No es un gran avance en el modelo de formación universitaria?

Otra reflexión sobre la disyuntiva entre inversión growth vs. value en bolsa

Yo creo que la inversión growth se ha impuesto a la value en los últimos tiempos porque se ha priorizado lo que ahora se da en llamar inversión temática o megatendencial. Las empresas que no encajan en esos parámetros parece que no valgan nada.

Pero la cuestión es si el mundo se divide entre empresas que están en la onda y que no lo están o se divide entre empresas bien gestionadas o mal gestionadas. Yo creo que es esto último. Y que no son temas excluyentes. Me explico.

No hay duda de que los directivos han de seguir las tendencias globales y tratar de adaptar sus negocios a las mismas, pero ¿es algo exclusivo de aquellos negocios nuevos (o relativamente nuevos) que encajan de forma digamos «nativa» en esos parámetros? Insisto, yo creo que no.

Es decir, la tecnología no es solo propiedad de los Facebook o Google o Amazon o Tesla, por citar algunos de los más destacados. ¿Es que las empresas establecidas («antiguas», en negocios de siempre); es decir, las empresas de alimentación, energía, petroleo incluso, telecomunicaciones, fabricación, movilidad global o retail, por ejemplo, ya no valen nada? ¿No son capaces de abordar cambios basados en el uso de las tecnologías o de adaptarse a las megatendencias? Yo creo que sí.

Un caso paradigmático es Tesla, que está viendo como las marcas de siempre (Audi, Mercedes, BMW, etc.) ya están poniendo en el mercado sus propios «teslas». O Walmart o Inditex, o el propio Corte Inglés, que están vendiendo online, compitiendo de tú a tú con Amazon. Los dinosaurios se están despertando, y lo están haciendo con toda la fuerza de su cultura (renovada), de sus redes comerciales y de sus marcas.

Yo no creo que las empresas de moda tengan asegurado el éxito a largo plazo por estar «en la onda», sino por estar bien gestionadas. Por ser innovadoras y liderar sus ámbitos de negocio. Apple es un ejemplo de ello. Esta semana nos ha demostrado una vez más que es quien marca la pauta, lanzando el iPhone 12 sin cargador ni auriculares.

Las empresas que tienen asegurado el éxito a largo plazo son aquellas que están bien gestionadas y que no se duermen en los laureles. Que mantienen el espíritu de startups y no se conforman con lo que tienen, sino que siempre aspiran a hacerlo mejor. A sorprender a sus clientes dándoles lo que necesitan incluso antes de que se hayan dado cuenta de que lo necesitan. De nuevo el ejemplo de Apple viene al caso. Son empresas que se adaptan a la realidad cambiante.

En los momentos en que surgen esas megatendencias los pioneros se benefician, y las empresas establecidas quedan retrasadas; es normal. Pero es una cuestión de ciclos. Hay quien habla de ciclos de 60 años (hay estudios sobre ello). Y que cada ciclo se divide en tres partes de 20 años cada una. Y ya hay quien dice que el ciclo actual está entrando en la fase 2, de estabilización, que permite que los rezagados pillen a los pioneros. ¿Estamos en esa fase? Yo creo que un poco sí.

En fin, parece obvio que hoy en día ninguna empresa, de ningún sector, puede permitirse prescindir de adaptarse a las megatendencias y convertirlas de amenazas en oportunidades; eso hacen los buenos empresarios.

Estoy hablando (ya lo podeis imaginar) de:

  • las tecnologías transformadoras (Internet, 5G, 3D…)
  • los cambios sociodemográficos (nuevas generaciones, envejecimiento, etc.)
  • la necesidad de preservar el planeta (infraestructuras, tendencias del consumo, energías limpias, movilidad…)

En poco tiempo (ya) los elementos que arrastran esas megatendencias dejarán (ya han dejado) de ser diferenciadores para las empresas y para los inversores. Y nadie podrá dejarlos de lado. Todo ha de hacerse ya contando con las nuevas tecnologías, los cambios socioeconómicos y la sostenibilidad del planeta. Nadie lo discute, creo.

El campo de batalla para ganar dinero volverá a ser, como siempre ha sido, satisfacer al cliente más y mejor que la competencia.

 

 

China consolida su liderazgo

Es así como titula el suplemento Dinero del diario La Vanguardia de este fin de semana.

El motor económico chino ya está funcionando mucho mejor que el de los restantes países del mundo. Su PIB va a crecer en 2020; no tanto aún como venía haciéndolo, pero es algo que no podemos decir en España ni en la mayoría de países del mundo.

Es decir, la pandemia que nos llegó de China, como ya vengo diciendo hace tiempo, va a servir para que la propia China consolide su posición de potencia mundial, y la acerque más al liderazgo norteamericano, al que ya amenaza.