Sector editorial

¿Bendito COVID19? (I)

Nadie duda de que la Covid19 ha sido una maldición para el mundo en este aciago 2020. Pero ya he comentado en algún post reciente que hay que buscar lo positivo entre lo negativo, y la Covid también nos traerá cosas positivas; básicamente porque va a acelerar cambios que quizás no eran posible antes y que el uso de las tecnologías de comunicación a distancia nos permite abordar ahora.

Me planteo empezar una serie de post con el mismo título sobre aquello que esté viendo o escuchando que puede ser un cambio positivo que nos traerá el coronavirus.

El primero de la serie lo he oido hoy en un webinar de la escuela de negocios ESADE y es el siguiente:

Va a permitir a las universidades y escuelas de negocios pasar a dar las clases magistrales (hasta ahora presenciales en auditorios abigarrados) a través de Internet, sin desplazarse, cada uno en casa, e incluso con posibilidad de seguirla en el momento que le sea más cómodo al alumno. Ello supondrá que el mejor profesor dará su clase (online o grabada) para todos los alumnos del mundo que estén matriculados, que la podrán seguir cuando les vaya bien. E incluso repetirla cuando quieran para fijar mejor los conceptos tratados.

¿Acabará eso con las clases presenciales? No. Las clases magistrales se complementarán con clases individuales, o más probablemente con clases de profundización o prácticas en grupos reducidos, impartidas quizás por profesores de un perfil diferente al del gran maestro, pero más participativas.

¿No es un gran avance en el modelo de formación universitaria?

El sector editorial español es un sector pigmeo en términos mundiales

Ya era consciente de la precariedad del sector editorial español, pero la lectura de un informe realizado por una firma especializada sobre las 50 mayores editoriales del mundo, que ha llegado a mis manos remitido por el Gremio de Editores de Catalunya, me lo ha corroborado.

El mayor grupo editorial español, el Grupo Planeta, es el nº 24 en el mundo según dicho informe, con una facturación editorial de 857 millones de euros en 2019 (dentro de unos ingresos globales de 1.923 millones). Son 100 millones menos que en 2018 y casi el 50% menos que la facturación editorial que informó en 2017, supongo que como resultado de la caída de ventas en libro de texto que registró su filial francesa Editis, que vendió en enero de 2019.

El nº 2 español es el Grupo Santillana, que facturó en 2019 628 millones de euros.

Para que mis lectores se hagan una idea de lo que significamos en el mundo, les diré que el nº 1 (Reed Elsevier) facturó más de 5.000 millones en 2019, y la nº 6, que es la francesa Hachette, casi 2.400 millones.

Las restantes editoriales españolas son pigmeos pequeños en el reino de los pigmeos. La preponderancia de la edición anglosajona es abrumadora. Es difícil competir con ellos, pero creo que no es imposible. En América tenemos cientos de millones de lectores potenciales, que no son fáciles (bajo índice de lectura, estructuras de distribución débiles, economías en crisis perpetua…), pero que si no encontramos la manera de abordarlos, van a ser conquistados por las editoriales norteamericanas, que ya están allí con sus libros en inglés, siguiendo el avance imparable de ese idioma en el hemisferio, en detrimento del castellano.

Quizás la solución es hacer editoriales más fuertes y más grandes, que sepan compaginar la habilidad editora con la gestión empresarial.

No es una batalla fácil.

Regala libros en el día de Sant Jordi virtual (el próximo 23 de abril)

Libros de Cabecera celebra la fiesta del libro en Sant Jordi (23 de abril) mandando el libro que quieras regalar a la persona que quieras, con una dedicatoria personalizada.

Puedes encontrar todo el catálogo de libros de la editorial en su web: www.librosdecabecera.com

(Disculpad este post comercial, pero en estos momentos de crisis nos estamos jugando el futuro de nuestra pequeña editorial.)

Os agradeceré todo lo que podais hacer por difundir el mensaje.

 

Las empresas se han de tomar los seguros más en serio

Estos días de total desconcierto y de pérdidas imprevistas en muchas empresas debido al COVID19, hemos visto como muchos eventos deportivos se cancelaban o se posponían indefinidamente, con las funestas consecuencias que ello conlleva para quienes los organizan.

Entre todos ellos ha destacado el torneo de tenis de Wimbledon, que ha cancelado el evento de este año sin problema alguno debido a que tenía suscrito un seguro que cubría el caso de pandemia. La mayoría de los demás organizadores de torneos no tenían cubierto este riesgo.

Me ha hecho pensar en lo importante que es tomarse los seguros en serio.

Las empresas contratan seguros guiadas por la inercia, y en muchos casos sin dejarse asesorar por expertos. Los empresarios y sus directores financieros se preocupan de saber un poco de todo aquello que les afecta, pero de seguros, en general, saben poco.

Recientemente hemos publicado en nuestra editorial el libro Los seguros de la empresa y el empresario, escrito por dos expertos en seguros (Julián del Saz y Reinaldo de Ávila), que trata de facilitarle a los empresarios y directivos un conocimiento general de los seguros que pueden contratar para cubrir los riesgos de su empresa e incluso los suyos propios como directivos. Me permito recomendaros su lectura. Estos tiempos de confinamiento en la mayoría del planeta pueden servir para poneros al día de aquello a lo que no hemos dado la importancia debida en tiempos de prisas.

Todo sigue pendiente de saber cuándo podemos volver a la normalidad

Leo o escucho a muchos analistas tratando de discernir lo que está pasando en las bolsas o en la economía, y todo gira alrededor de un único dato: cuándo podremos volver a la normalidad y las empresas volverán a producir y la economía a girar. Solo entonces podremos hacernos una idea más clara de cuándo recuperaremos el empleo, las bolsas, los déficit públicos, etc.

Estamos en un momento en que las noticias siguen siendo confusas. Junto a la evolución esperanzadora de los países europeos (que, en general, van de peor a mejor), como Italia y España (aunque quizás con la excepción de Gran Bretaña, que está retrasada por la tozudez de su primer ministro), América está en plena lucha con el virus, y todos aceptan que lo peor está por llegar. Y Asia avanza, aunque con sustos como el empeoramiento de Japón. Es decir, seguimos con la incertidumbre de no saber cuando volveremos a arrancar.

Hoy leo que Austria quiere ser la primera, y me alegro de ello y espero que tengan éxito y nos marquen a los demás el camino a seguir.

Mientras tanto, los mercados financieros seguirán a la expectativa. ¡Y lo que es más importante, se riñan poniendo más nerviosos cuanto más se alarguen los plazos! Porque saben que cuanto más tiempo paralizado, más tiempo necesita el cuerpo para recuperar sus músculos. Y en eso estamos.

La supervivencia de una pequeña editorial

Libros de Cabecera (www.librosdecabecera.com) la editorial que fundé hace 10 años y que trato de mantener en funcionamiento junto a mis 3 socios y en especial a mi socia Virtuts Angulo, es una de las pymes afectadas por la crisis del coronavirus.

Con las librerías cerradas en España y en Hispanoamérica, las ventas se han desplomado. Nuestra distribuidora nacional está en mínimos, y confiamos solo en las ventas online, a través de Amazon y Casa del Libro, sobre todo, y de aquellas librerías que mantienen la llama online como pueden.

La propia editorial, que vendemos a través de nuestra página web, en principio habíamos detenido nuestras entregas al declararse el confinamiento, pero al ver que la venta y entrega de libros vendidos online está autorizada, hemos reanudado la venta online.

Animo a mis lectores a que adquieran nuestros libros a través de nuestra web. Pueden hacerlo en formato eBook o impresos. Los libros impresos se venden con un descuento del 5% y sin gastos de envío.

Podeis entrar en la web y daros un paseo por nuestros libros. Todos están escritos con rigor pero en un lenguaje divulgativo. Escritos para que se entiendan y para que ayuden al lector a tomar medidas que le hagan ser mejor directivo y le proporcionen beneficios concretos e inmediatos.

Nuestras dos últimas novedades son:

  • Barcelona Startup, de Mar Galtés, que explica la historia del boom de las startups en Catalunya en los últimos 25 años. Un cúmulo de historias personales que inspirarán a cualquiera que haya emprendido o quiera emprender, o que se mueva en el entorno del capital riesgo.
  • Los seguros de la empresa y el empresario, de Julián del Saz y reinaldo de Ávila, que es una guía de cómo el empresario ha de abordar los seguros de su empresa y de sí mismo como empresario, para pagar justo lo que debe y saber qué paga. No hay ningún libro publicado sobre este tema, escrito para que lo entienda cualquier empresario. Obligado en cualquier empresa. Sobre todo en las pymes.

Viaje a la empresa del futuro

Es el título de un nuevo libro que vamos a publicar en unos meses y que ya ha llegado a la editorial. Está escrito por Jorge Calvo, coautor de Wa, claves de la cultura corporativa japonesa, y profesor y consultor internacional, en Japón y España principalmente.

Estoy empezando a leer el manuscrito definitivo, y veo que Jorge introduce nuevos conceptos que iré detallando en una cadena de post que voy a titular «Nuevos conceptos empresariales que configuran la empresa del futuro». Empezaré con tres de ellos: organizaciones exponenciales, liderazgo moonshot y moonshoter.

Barcelona Startup

Un tema que no tiene nada que ver con el coronavirus.

En Libros de Cabecera acabamos de publicar el libro Barcelona Startupescrito por la experiodista del diario La Vanguardia y actualmente consultora, Mar Galtés. El lunes 23 de marzo de 2020 estará en todas las librerías de España, y por supuesto en Amazon. Desde ahora mismo ya está disponible en la web de la editorial para quien quiera adquirirlo en formato papel.

No tardará en estar en formato digital en la propia web y en otras plataformas, como Amazon o Apple.

El libro es una crónica apasionante de la historia y las historias que han hecho de Barcelona el mayor ecosistema tecnológico y digital del sur de Europa.

Ubica en esa historia de éxito (de éxitos y fracasos, que es en suma un éxito) a los cientos de emprendedores, inversores, empresas e instituciones que lo han hecho posible a lo largo de los últimos 30 años.

Para aquellos emprendedores que quieran lanzar startups, para aquellos que quieran invertir en las mismas o para aquellos que estén implicados directa o indirectamente en el desarrollo de ecosistemas similares, en cualquier ciudad, en cualquier lugar del mundo, es, sin duda, un libro inspirador.

Les animo a leerlo y a que compartan conmigo sus impresiones.

2020: ¿A dónde van los mercados financieros?

Como cada inicio de año, los analistas se preguntan cuáles serán las mejores opciones de inversión en el año que empieza.

En el Financial Times recogen vaticinios de una década de los 20 con rentabilidades de una cartera mixta de renta fija y variable en el entorno del 4%, que serían unos 2 puntos por encima de la inflación.

Uno no puede fiarse del todo de esas profecías a tan largo plazo, pero yo también creo que para apostar por rentabilidades potencialmente superiores habrá que contar en la cartera con activos alternativos. Ya lo he anticipado en algún post reciente.

Por qué dicen “boca boca” cuando debe decirse “boca oreja”

Disculpad que toque un tema diferente algo alejado de mis post habituales, pero me causa estupor oír en muchos ámbitos, tanto empresariales como no) la expresión “boca boca” para referirse a que algo se ha propagado ampliamente porque unas personas han hablado del tema con otras. Por ejemplo, la introducción en un mercado de una nueva marca de calzado o de refresco…

Yo creo que esa expresión debe usarse para referirnos a un método de recuperación de personas ahogadas, a las que se trata de reanimar aplicando nuestra boca a su boca. Por eso se dice, “le hicieron el boca boca”.

En mi modesta opinión, cuando hablamos de la propagación de una información entre personas, lo razonable es decir que “se propagó por el boca oreja”.

En fin, disquisiciones de un editor viejo y maniático.