Tecnologías

Alguien duda de que el mundo postCOVID será un mundo orientado a la sostenibilidad

Las consecuencias que eso tendrá sobre muchos sectores empresariales serán enormes. Acabo de mencionar el automóvil, pero también el petróleo o el textil, el plástico, el agropecuario, la movilidad, la construcción, etc.etc.

En otro paso también mencioné el turismo.

Era algo que tenía que pasar y a lo que el coronavirus va a dar un impulso.

Qué verdad es que “no hay mal que por bien no venga”.

La recuperación económica se ha de construir sobre esas premisas. Los gobiernos, los empresarios, los inversores, los trabajadores, que se den cuenta de ellos y se apunten a esa apuesta, serán los que se recuperarán antes y mejor de el batacazo del COVID19.

Se va a imponer la tecnología y la economía circular. Será la explosión definitiva de la 4ª Revolución Industrial.

¿Cómo es posible que una empresa como Scytl entre en concurso?

Para quien no la conozcan, Scytl es una empresa pionera y líder mundial en sistemas de voto electrónico. Y la noticia de hoy es que se ha declarado en concurso de acreedores y va a ser liquidada. Un fondo especializado en este tipo de rescates ha hecho una oferta para quedarse la actividad, los activos y el personal, a un precio de derribo. El juez mercantil que dirime el concurso habrá de decidir si se los adjudica, en aras de mantener el empleo.

La empresa dejará un gran agujero a quienes la financiaron: bancos, entidades públicas y, por supuesto, accionistas.

Pero yo me pregunto: ¿cómo es posible que haya pasado? A nadie se le escapa que el voto electrónico va a ir en aumento en los próximos años, convirtiéndose en un mercado suculento. ¿Por qué ha pasado esto?

La única respuesta que se me ocurre es que ha habido un problema de gestión. ¿Será que aunque tenemos buena ciencia, capacidad de desarrollar soluciones tecnológicamente brillantes, no somos capaces de gestionar las empresas que las tratan de llevar al mercado? Me temo que es así: buenos técnicos y científicos, pero gestores mediocres.

Scytl era una candidata a unicornio de las más claras entre las Startup españolas. Y ahora caerá en manos de un fondo que estoy seguro que hará un buen negocio con ella. Demostrando que tiene buena tecnología y que es un negocio rentable. Y vendiéndola a un tercero, limpia de deudas y de gazapos de gestión.

Sin duda es un caso para el estudio, del que deberíamos sacar enseñanzas. Espero que alguna escuela de negocios lo haga.

Si alguien conoce bien el caso y quiere plasmarlo en un libro, ofrezco mi editorial para publicarlo.

La importancia de las startups para el empleo y la economía

El emprendimiento y la inversión en proyectos de startups no son un fenómeno pasajero, sino que cada día toma más importancia en España y en toda Europa.

Leo un informe referido a 2019 del que entresaco algunos datos que lo demuestran.

Por ejemplo, en 2019, solo en Barcelona, 36.000 puestos de trabajo procedían de las 2.000 startups establecidas en la ciudad. Eso suponía que 7 por cada 1000 habitantes, lo que no está nada mal. Aunque aún estamos lejos del impacto en el empleo de startups del que gozan en Londres (20 por cada 1000) o Amsterdam (19 por 1000).

El dato que da el informe es que el empleo en startups creció un 10% en Europa en 2019.

Por último, para que tengamos una idea de la dimensión económica de la inversión en startups en Europa, en los años entre 2015 y 2019, el valor de las empresas vendidas por el Capital Riesgo ascendió a 44.300 millones de euros en Gran Bretaña, 42.200 en Suecia, 26.800 en Alemania o 12.200 en Países Bajos. En España solo fueron 3.800 millones, que tampoco está tan mal.

Y un último dato esperanzador: el informe apunta a que solo en Barcelona, hay 7 startups que son futuros unicornios (empresas con una valoración por encima de los 1.000 millones de dólares).

¿Estamos en el pico del pesimismo?

Al menos eso es lo que siento ahora mismo.

Leo en El Confidencial una entrevista a Francisco Salmerón en la que afirma que «el Covid ha llegado para quedarse y no demos por seguro que habrá vacuna».

La directora del Fondo Monetario Internacional dice que esta será la mayor depresión desde el crack de 1929.

Escucho un webcast de una firma americana de fusiones y adquisiciones una recomendación a los empresarios de que vendan su empresa cuanto antes, a poco que aún esté sana, porque esto va para largo y las valoraciones se hundirán aún más.

Espero que sea un efecto indirecto de que estamos en Viernes Santo…

El sector de automoción en el post COVID19

Yo creo que se acelerarán dos tendencias que ya vienen de atrás, y a las que se dará un nuevo impulso:

  1. Habrá fusiones. Y serán en 2021 y 2022. Me arriesgo a decir que al menos 10 fabricantes se fusionarán. Así de gordo veo el tema.
  2. El sector se volcará totalmente en el vehículo sostenible. Desparecerán los vehículos que consuman o contaminen. Totalmente. Obviamente habrá un boom del vehículo eléctrico, pero no desparecerán los de gasolina (e incluso gasoil) de bajos índices de consumo y contaminación, sobre todo en los próximos 5 años, si el petroleo, como creo, se mantiene por debajo de los 50 dólares.

Tener una TV privada en tiempo de cuarentena

Estamos pasando un período que impide a las empresas dirigirse a sus clientes por los canales habituales, y desde luego hace imposible el contacto personal. Pero hay soluciones tecnológicas sencillas y baratas para probar alternativas creativas. Una de ellas es la que ofrece Watchity. Se trata de la posibilidad de contactar con nuestro público con un canal de televisión propio. Pero no limitándonos a pasar un video, sino en directo e interactivo. Utilizando para grabar nuestros propios móviles (varios a la vez) y emitiendo por todas nuestras redes sociales. ¡Ah! Y además con la posibilidad de ser interactivos, de manera que podamos recoger los comentarios o preguntas de nuestros espectadores. Y todo ello por un precio muy asequible.

Yo lo he usado y funciona.

Y también empresas e instituciones públicas de toda España. Por ejemplo: Volkswagen, Generali, Novartis…

Puede servir para impartir formación online a los empleados mientras están en casa, para gestionar reuniones o eventos virtuales, para dar ruedas de prensa online, etc.

¡Ánimo, que el mundo no se acaba con este coronavirus!

Las 10 principales tendencias tecnológicas disruptivas de 2020, según la firma norteamericana Corum

He asistido esta mañana a parte de un webcast de la firma norteamericana de asesoramiento corporativo (M&A) Corum, especializada en asesorar a empresarios de empresas tecnológicas en la venta de la misma a terceros.

Han desgranado las que ellos consideran que son las 10 principales tendencias que moverán el mercado de fusiones y adquisiciones en 2020. Las dividen en dos grupos: 5 que consideran fundamentales y 5 que consideran funcionales.

Tendencias fundamentales

  1. La aplicación de la Inteligencia Artificial
  2. La aplicación del Business Inteligence  y el Big Data
  3. El control del flujo de transacciones de pagos
  4. El software aplicado al IoT (Internet of Things)
  5. El cloud híbrido, sistemas que gestionan complejos entornos de IT

Tendencias funcionales

  1. Los servicios especializados de IT
  2. El «healthtech»: las soluciones tecnológicas aplicadas a la salud
  3. El «regtech»: las soluciones tecnológicas aplicadas a la regulación y el cumplimiento normativo (el compliance)
  4. El «smart logistics»: las soluciones logísticas avanzadas basadas en el uso de la tecnología
  5. El software de operaciones o blue collar software: las nuevas tecnologías aplicadas en la fábrica y en las operaciones

Estoy seguro que mis lectores meditarán un rato sobre estos conceptos, aunque no coincidan al cien por cien en las tendencias apuntadas en la lista.

Si tú, querido lector, tienes una empresa que encaje en alguno de los 10 ámbitos, prepárate porque según Corum este año estarás en el punto de mira de algún posible comprador.

El futuro de la agricultura es la edición génica

Hasta hoy no había oido hablar de la edición genética, pero un artículo de Pilar Cubas (una investigadora del centro Nacional de Biotecnología del CSIC) me ha abierto los ojos. La edición génica (EG) es el futuro de la agricultura, porque permite/permitirá obtener nuevas y mejores semillas más rápido que con los sistemas actuales, sin suponer que el producto lleve un ADN extraño (no serán transgénicos). La EG permitirá aumentar la diversidad genética y recuperar especies vegetales perdidas después de años de selección genética al estilo “clásico”.

La EG se basa en un conjunto de técnicas llamadas NPBT (New Plant Breeding Techniques) que permiten “reparar” el ADN de un organismo vegetal, sustituyéndolo un gen inadecuado por un gen adecuado a lo que se busque. En la base de las NPBT está una herramienta de sustitución descubierta en 2001 por Francisco Monica, un investigador de la Universidad de Alicante.

La EG no es una técnica cara y está al alcance de pequeñas empresas (no como hasta ahora la selección clásica que está copada por unas pocas macro empresas de semillas a nivel mundial).

Pero el apoyo estatal nunca está de más, y en esa línea las grandes potencias mundiales están invirtiendo enormes sumas en el desarrollo de la EG. Por ejemplo China, que tiene el mayor número de patentes en este campo.

Además, en el ámbito regulatorio, China, Estados Unidos, Japón y otros, han dado vía libre a la venta de los alimentos editados genéticamente, porque no los consideran transgénicos y por tanto perjudiciales para la salud. En esa línea la Unión Europea no está alineada y sí que los considera genéticamente modificados, aunque hay un movimiento científico y empresarial que lucha por que cambien el criterio y permitan competir al mismo nivel que las empresas americanas o chinas en este campo.

Los alimentos editados genéticamente ya están a punto de llegar a nuestra dieta, y si todo va bien, serán lo que haga posible que los casi 10.000 millones de habitantes que alcanzará el mundo en este siglo, podamos alimentarnos.

Llega la criptodivisa china: esto ahora va en serio

Se ha hablado mucho de la moneda digital que quiere (o mejor dicho quería) lanzar Facebook: la lybra. Parece que el proyecto no tiene visos de salir adelante. La cuestión principal que la ha frenado es, probablemente, el hecho de que estuviera soportada por una compañía privada, por muy grande e influyente que sea.

Pero ahora parece que la cosa ya va más en serio, como no podía ser de otra manera: los bancos centrales (aquellos que soportan sus propias divisas) han tomado cartas en el asunto y se disponen a lanzar las versiones digitales de sus divisas.

El primer caso del que yo tengo noticia, es el de China (palabras mayores). China parece que tras 5 años de preparación va a lanzar en 2020 el cryptoyuan. Estará soportado por el banco central chino, el Banco del Pueblo; y su desarrollo será seguramente meteórico, gracias al uso extendido del pago digital en el país, gracias a aplicaciones como Alipay o WeChat Pay, que ya tienen cientos de millones de usuarios.

También leo que Singapur tiene un proyecto similar muy avanzado. Y seguro que hay más casos, que yo ahora mismo desconozco.

La llegada de las divisas virtuales supondrá, sin duda, una revolución en el ámbito bancario, financiero e incluso político. Las consecuencias no soy capaz de adivinarlas ahora mismo, pero intuyo que serán muy importantes. Y me imagino que las habrá positivas (eliminación del dinero negro y del blanqueo, por ejemplo), pero también negativas.

Por ejemplo: ¿acabarán con el dinero físico? ¿qué sentido tendrán las reservas de los bancos centrales? ¿cómo se comportarán los precios de las divisas? ¿qué papel jugará la banca privada en todo ello?

Estamos, sin duda, ante el comienzo de una nueva era.

El sector de la automoción va directo a una crisis

Ya lo escribí en algún post anterior: la industria automovilística va directa a una crisis.

No descubro nada nuevo, porque la crisis ya está impactando en los fabricantes de automóviles como consecuencia del asunto del engaño en las emisiones de los motores diesel; pero esa crisis quedará en nada comparada con la que se avecina (si no está ya aquí).

¿Por qué una crisis estructural? Pues porque la convergencia de varios factores va a hacer que el modelo de negocio del automóvil cambie drásticamente y, sobre todo, que la producción mundial de vehículos caiga en picado.

¿Cuáles son esos factores? En mi opinión son 4, y todos apuntan a un menor uso del vehículo particular:

  1. La crisis climática, que aconseja usar menos una máquina que es contaminante, y en todo caso optar por una no contaminante.
  2. La congestión urbana, que está echando los vehículos privados de las ciudades. La imposibilidad de llegar la centro en coche, y la imposibilidad de aparcarlo, o al menos de hacerlo a un coste razonable, literalmente ahuyenta al vehículo privado de las urbes. Sobre todo de las grandes urbes.
  3. El auge de los servicios de taxi o similar (Uber, etc.) de pago por uso. Y en general de la movilidad urbana alternativa: bicicleta, patinete, etc. Todo ello alineado con los factores 1 y 2 anteriores.
  4. Y, último pero no menos importante: el rechazo de las nuevas generaciones a poseer un auto. Incluso a usar un auto.

Es obvio que el coche no está de moda entre las nuevas generaciones. Somos los más viejos quienes nos aferramos a esa cultura con la que hemos crecido y en la que hemos creído hasta ahora. Pero es algo que morirá con nosotros.

El automóvil no es el negocio en el que estar en estos momentos. No es el negocio del siglo XXI. Hay que reinventarlo. En ello están muchos. El premio es grande.