4 de abril de 2019

Estados Unidos, un país oligopolizado y dominado por las grandes corporaciones

Leo en el periódico La Vanguardia un artículo de Andy Robinson el que comenta que el FMI ha advertido del enorme poder de las MEGA corporaciones. En él da unos datos, tomados de un estudio del Open Market Institute, que me han dejado perplejo sobre los oligopolios existentes en un país que se las da de ser la meca del capitalismo liberal.

Por ejemplo, citando el artículo, Amazon controla el 49% de todo el comercio electrónico en el país; Facebook el 70% del mercado de las redes sociales, tres empresas controlan el 67% de las farmacias, otras tres el 75% del de la cerveza, otras tres el 50% del alquiler de coches; o dos empresas de telecomunicaciones el 69% de ese mercado; por último, y por no extenderme más, las cuatro principales líneas aéreas el 76% de los vuelos nacionales. ¡Y esa concentración no ha parado de crecer en los últimos años!

Supongo que es una consecuencia de la globalización y de la fuerza de las macrocorporaciones, que allí donde no llegan compran a los competidores emergentes. Obviamente es algo que da que pensar.

Algo parecido se está produciendo a nivel mundial.

Creo que no hay manera de pararlo. Probablemente habrá que mirarlo de otro modo, y plantearse la concentración en términos de mercado mundial y no nacional. Y además, por supuesto, los gobiernos habrán de estar muy atentos a que no se corrompa la competencia y que no se traspase una línea de poder y dominio que haga que las mega corporaciones de adueñen realmente del mundo.

El FMI ya ha dado la voz de alarma.

Recomiendo a mis lectores que le echen una ojeada al libro de Henry Mintzberg que viene totalmente al caso: La sociedad frente a las grandes corporaciones, publicado por mi editorial Libros de Cabecera (www.librosdecabecera.com).

25 de marzo de 2019

El libro ¿Aún no eres freelance? ya está a la venta

Espero que los lectores de este blog me perdonen que siga haciendo publicidad del libro sobre el trabajo autónomo que cité hace unos días: ¿Aún no eres freelance?Ya está a la venta en la web de la editorial:  http://www.libros de cabecera.com

La editorial lo envía sin gastos a cualquier lugar de España. También existe la opción de comprarlo en formato electrónico.

¡Ah! Y también está a la venta en todas las librerías de España y desde luego en Amazon.

Espero que os guste y me mandeis vuestros comentarios.

Y si alguno se anima a escribir un libro, en Libros de Cabecera estaremos encantados de publicárselo.

22 de marzo de 2019

¿Aún no eres freelance?

En Libros de Cabecera vamos a publicar en unos días un libro titulado ¿Aún no eres freelance? que juega con la idea de que todos estamos destinados a ganarnos la vida como trabajadores (o empresarios) autónomos, porque la salida natural de la mayoría de jóvenes va a ser (es) o emprender o ser freelance (que no deja de ser una forma de emprendimiento, como explica el libro).

La sociedad ha evolucionado de un modo que no deja otra vía profesional. Las empresas quieren flexibilidad, evitando estructuras pesadas en las que se quedan atrapadas cuando hay cambios en el mercado (y los cambios son continuos e imprevisibles), por lo que piden a sus colaboradores compartir esa filosofía. Y eso los convierte en proveedores en lugar de trabajadores. Y eso implica que los trabajadores asalariados se deban convertir en autónomos, freelance.

Se puede ver en negativo o en positivo. Yo prefiero verlo en positivo. Ser freelance te obliga a enfrentarte al mercado, a ser consciente del valor de tu trabajo, a venderte, a mantenerte actualizado, a adaptarte a la demanda. ¿No es mucho mejor eso que estar atrapado en un trabajo que no te gusta, pendiente de que te echen en la siguiente reestructuración y te quedes en la calle, sin perspectivas ni capacidad ni confianza en ti mismo para volver a empezar?

Ha habido muchos trabajadores que se han visto en esa situación, víctimas de la reestructuración de grandes sectores económicos. Por ejemplo la banca, que ha reducido drásticamente sus plantillas, poniendo en la calle a personas relativamente jóvenes que han debido reciclarse a marchas forzadas. Y va a volver a pasar con los trabajadores del sector de automoción (industria auxiliar, fabricantes, concesionarios, talleres…). Van a mandar al paro a miles de personas. Todos deberían estar preparándose ya para ser freelance.

11 de marzo de 2019

China: el imperio del centro

Esta pasado fin de semana tuve la oportunidad de asistir a un debate de ideas organizado por Foro de foros en La Granja de San Ildefonso, en Segovia, del que he vuelto muy oxigenado mentalmente. Allí se tocaron muchos temas que nos preocupan actualmente como sociedad en España. Uno de ellos fue, como no, China. En este blog he escrito mucho sobre China. Pero es un tema inacabable. En el foro citado se hizo una comparación del régimen chino actual con la China imperial, afirmando que China sigue siendo un imperio, el único existente con más de 5.000 años de historia, algo que trasciende al resto del mundo. De hecho, ese enfoque nos es útil para entender un poco más a China, la inabarcable, el imperio del centro, el país que se ve por encima del resto. Ver a Xi Jinping como un nuevo emperador. Un emperador que tiene 90 millones de mandarines (así se les llamaba a los funcionarios en la antigua China).

Todos hemos de hacer un esfuerzo por entender China, porque ya es una de las dos potencias globales. Ha sustituido a la antigua Unión Soviética, por mucho que a Putin le cueste reconocerlo y se resista a ello. Y tiene como objetivo declarado ser la potencia número 1 en 2050.

11 de marzo de 2019

África: la gran amenaza y la gran oportunidad

África, un continente fascinante, en el que conviven 55 países de todos las dimensiones y problemáticas.

Es a la vez una gran amenaza y una gran oportunidad, porque sus ciudadanos, sobre todo en el norte, se ven abocados a emigrar a Europa, atravesando de cualquier modo el Mediterraneo, generando graves problemas políticos y de convivencia, pero es una oportunidad porque una Europa envejecida los necesita.

África es una importantísima asignatura que Europa ha de aprobar y con nota. Porque Europa ha de ser la guía y la referencia para los países africanos que tienen depositadas sus esperanzas en este siglo de prosperar y salir de la miseria. Si Europa no lo hace, lo van a intentar otras potencias globales. La principal posicionada es China.

Aunque África ha de ser para los africanos, no para los europeos o los chinos. Cualquier otra salida será un fracaso y no resolverá los problemas del continente.

Y hay motivos para la esperanza. África es el continente más joven de la Tierra, con una edad media de 29 años. Y ya ha comenzado a transformarse, aunque no lo parezca. Por ejemplo, poca gente sabe que hay más de 400 empresas africanas que facturan más de 1.000 millones de dólares.

La juventud africana está alzando la voz. Un ejemplo de ahora mismo es Argelia, donde los jóvenes están manifestándose para que el régimen de Bouteflika no se perpetúe.

Europa ha de liderar el desarrollo de África. Por su propio interés. Y todos los países de la UE tienen un papel a jugar. En especial los países del sur: Portugal, España, Francia e Italia, todos con un pasado colonial en el continente.

2 de marzo de 2019

¿Ganarán los salarios o ganará la productividad?

Estamos previendo un aumento de salarios en los países occidentales como consecuencia de una importante disminución del desempleo. Eso hace que los analistas bursátiles teman que los márgenes empresariales se reduzcan. Pero en paralelo la tecnología (robótica, blockchain, inteligencia artificial, etc.) está suponiendo un aumento continuo de la productividad.

La cuestión crucial es esa: ¿ganará la productividad a la inflación de salarios?

Hagan sus apuestas.

2 de marzo de 2019

El sector del automóvil dará que hablar

Un artículo de Dolors Álvarez en La Vanguardia me ha dado pie a comentar en este abandonado blog un tema que me preocupa y que creo que debe preocuparnos a todos: el sector del automóvil va a experimentar una revolución y una reconversión salvaje en los próximos años. El impacto será tan grande que probablemente se ocultará para no producir pánico.

Y el pánico está justificado, porque la economía mundial depende del automóvil. En España, por ejemplo, se trata del 10% del PIB, del principal sector exportador. Tenemos 17 fábricas, de las que dependen miles de proveedores y 1,8 millones de empleos.

Es indispensable evolucionar hacia el vehículo verde y compartido, y ello implica nuevos procesos productivos y sobre todo ¡menos ventas! Eso implica menos fábricas y menos empleo. ¡Y menos impuestos recaudados!

El gobierno español prevé que no se vendan en España vehículos no verdes en el año 2040. Son sólo 21 años. Y es muy posible que ese plazo se acorte. Aunque en 2018 sólo se vendieron 15.500 vehículos eléctricos en España, ¡en China se vendieron 800.000!

Va a ser un esfuerzo titánico, pero ya se están dando los primeros pasos. Ya hay cuatro fábricas en España que fabrican o están a punto de fabricar vehículos eléctricos:

  1. La pionera: Nissan, que fabrica en Barcelona la furgoneta eN200
  2. Mercedes, que va a fabricar el eVito en Vitoria
  3. PSA Opel, que va a fabricar el eCorsa en Zaragoza
  4. PSA, que va a fabricar el Peugeot 2008 en Vigo

Seguiremos hablando de este importante tema.

2 de marzo de 2019

Warren Buffett también se equivoca

Invertir con acierto no está reservado a cualquiera, pero hay inversores que han sabido hacerlo con acierto año tras año, demostrando que están entre los mejores. Quizás el inversor más reputado del mundo sea Warren Buffett, el “oráculo de Omaha”.

Pero nadie está a salvo de equivocarse en una inversión, y eso es lo que le ha ocurrido al mismísimo Buffett.

En 2015 invirtió en la fusión de las empresas Ktaft y Heinz del sector de la alimentación. Y recientemente ha reconocido que compró caro, y la realidad es que su inversión registra una considerable pérdida.

Todos, incluso los mejores, nos equivocamos. Es por eso que la única política sana de inversión es la que se basa en la diversificación (no poner todos los huevos en la misma cesta) y en la disciplina que conlleva vender cuando se ha superado un límite de pérdida, lo que se conoce como el “stop loss”.

10 de febrero de 2019

El nuevo maná

Estamos viviendo un período en el que el inversor medio no sabe dónde poner sus dineros.

Los depósitos bancarios ofrecen rentabilidades próximas a cero. La renta fija no renta más allá de un 1-2% y siempre que uno se olvide de los altibajos en el precio de los bonos. La renta variable (las acciones) son la mejor opción, pero ¿quien invierte sin inquietud cuando se da por sentado que estamos al final de un ciclo económico de crecimiento y al inicio de uno de alza de tipos de interés que seguramente hará que la bolsa caiga o en el mejor de los casos se mantenga plana?

Sólo hay una solución: confiar en los actuales titanes de la inversón en el mundo: los fondos de private equity.

El private equity es el nuevo maná. Llevan años dando rentabilidades de dos dígitos y las siguen prometiendo del mismo nivel. Levantan fondos multimillonarios, ya sea en Estados Unidos (por ejemplo Carlyle) o en España (por ejemplo Altamar). Es verdad que el inversor no puede recuperar el dinero cuando quiere, sino según lo va reembolsando el fondo, en función de las salidas de los proyectos en los que invierte, y que las cantidades mínimas a invertir suelen ser elevadas, pero hoy por hoy parece que vale la pena.

Si hasta ahora no se ha planteado hacerlo, mireselo.

20 de enero de 2019

El impeachment de Trump cada vez más cerca

Cuando resultó elegido, me aventuré a vaticinar que Trump no acabaría su mandato. Parece que ahora estamos más próximos de que ocurra y el mundo sea un lugar mejor donde vivir.

Las bolsas, sin duda, lo recibirían eufóricas.