23 de diciembre de 2007

La cuenta de resultados (I)

Muchos empresarios no le sacan partido a la contabilidad. Para ellos es solo un trámite. Apenas le dedican atención.
El contable, o el director administrativo, les suele presentar unas hojas, en general incomprensibles para el empresario, en las que le presenta la cuenta de pérdidas y ganancias. Es decir, la mayoría se limita a presentar el estado contable tal como lo imprime su sistema contable.
Presentado de ese modo, el mensaje al empresario suele ser muy simple: hemos vendido tanto, y el beneficio (o la pérdida) es tanto.
¿Le sirve eso al empresario?
Muy poco.
La cuenta de resultados, bien trabajada y bien presentada, podría decirle mucho mas.
Por ejemplo:
-Si las ventas son mayores o menores que el año pasado, y en que porcentaje han crecido o decrecido.
-Que productos o que tipos de clientes han supuesto mayores ventas, y cuales han crecido más.
-Que margen de beneficio han dado las ventas al deducirles los costes variables (lo que podemos llamar margen bruto).
-Que productos o clientes han dado más margen.
-Si su empresa es la suma de varios negocios, que margen le ha dado cada negocio.
-Si el margen ha sido superior o inferior al del año anterior o al previsto en los presupuestos.
-A cuanto han ascendido los costes fijos, y cuanto han crecido respecto al año anterior.
-Cual ha sido el EBITDA (en beneficio antes de intereses, impuestos, amortizaciones, provisiones y extraordinarios).
-Que margen representa el EBITDA respecto a los ingresos.
Pero hay mas información “oculta” en la cuenta de resultados. Vamos a analizarla en notas posteriores.
Veremos al menos tres temas más:
-el punto de equilibrio
-los ratios de medición 

Comentario: