16 de febrero de 2008

The great organizers

Acabo de poner un resumen del libro en el apartado correspondiente de la web.
Es una aportación a la historia del desarrollo del concepto moderno de organización y de empresa, a través de la historia de las grandes empresas norteamericanas de la mitad del siglo XX. Y en especial de los hombres que las dirigieron.
De ahí el título de “los grandes organizadores”.
Empieza recordando lo obvio: que la existencia de la idea de organización es consustancial al hecho de haber personas trabajando juntas.
Después toca conceptos como el problema de conseguir que las empresas sepan evolucionar de la etapa del genio de su fundador a ser gestionadas por un equipo profesionalizado. Esto último es algo que sigue preocupando hoy en día, y que aún está por encontrarse la fórmula exacta, si es que la hay.
El primer capítulo lo dedica a los fundamentos de la teoría de la organización, y para ello se limita a remontarse a los principios del management que derivan del trabajo de Henri Fayol en los alrededores de 1900:
1.Las personas deben especializarse. No conviene que todo el mundo haga de todo.
2.Responsabilidad y autoridad deben ir de la mano. Se debe repartir o delegar la responsabilidad en la medida en que se delegue la autoridad. No tiene sentido la una sin la otra.
3.Debe haber unidad de dirección: un responsable y un plan para cada proyecto o actividad. El responsable de cada cosa debe estar perfectamente claro.
4.Debe haber unidad de mando: cada persona en la organización debe tener un único jefe. Cada subordinado debe tener claro quien es su jefe, y cada jefe quienes son sus subordinados.
Parece claro, y sencillo, ¿no? Pues muchas organizaciones aún no los cumplen todos. Empresas de todos los tamaños y sectores, aún incumplen principios básicos, y vigentes, que están publicados (y aceptados por los expertos) desde 1900. ¡Hace más de 100 años!

Comentario: