22 de enero de 2009

El empacho no se cura aún

La crisis económica que estamos viviendo, en especial en España, es consecuencia del empacho producido por el gran festín que nos hemos dado en los últimos años. Ahora estamos empachados. Nos duele la barriga y no dormimos bien. El empacho tardará en curarse. En cualquier caso el tratamiento pasa por una buena purga.

Las purgas nunca son agradables, pero son necesarias. Son imprescindibles si queremos “hacer limpieza”. Porque ahora se trata de eso: de hacer limpieza, digerir y “evacuar” todo lo superfluo que metimos en nuestro estómago en la gran fiesta del dinero fácil, la locura del consumo y los inmuebles que nunca habían de bajar de precio.

Comentario: