29 de abril de 2009

Si no hay emprendedores no hay riqueza

El motor de la economía son los empresarios. Sin empresarios no hay nada. Son ellos los que tiran de todo: empleados, directivos, bancos, servicios, etc. Incluso los funcionarios no son nada si no hay empresarios, aunque a veces los funcionarios se crean que son ellos los más importantes. Incluso los inspectores de hacienda o los de trabajo no tendrían nada que hacer sin empresarios.

No niego que haya empresarios que destruyen a la vez que construyen, pero son la minoría, y el mercado acaba apartándolos. La mayoría arriesga su dinero, su tiempo y su prestigio en proyectos en los que creen.

Necesitamos a esos “locos”.

Hoy en día, al menos en España, apenas hay nuevos empresarios. O empresarios establecidos que emprendan nuevos proyectos. Son las consecuencias del “miedo”. Un miedo que nos hace a todos más razonables. Quizás demasiado razonables.

Comentario: