15 de marzo de 2010

Cuando el GPS se pone a hablar con el Bluetooth

El título de este post podría ser el titulo de un libro.  No digo que no me anime en un futuro.

Hace poco unos amigos me explicaron un caso (no sé si verídico) de alguien que yendo en su coche se encontró con que el GPS le decía que había de tomar la calle Santa María y el teléfono Bluetooth le respondía “llamando a María”. Asustado, el hombre detuvo el coche y respiró profundamente. “¿Dónde iremos a parar?”, pensó.

Este hecho supuestamente ficticio, nos suena familiar a todos. El futuro está aquí, a nuestra puerta. Las máquinas avanzan y son cada vez más “listas”, y con capacidad creciente para comunicarse entre ellas.

Los expertos lo llaman el Internet de las Cosas.

El impacto que está teniendo y va a seguir teniendo en un futuro muy próximo en la sociedad y los modelos de negocio, es enorme. Todos alcanzamos a adivinarlo.

Un reciente artículo en la Harvard Business Review preveía dos tipos de impactos: en la información y el análisis de la misma, permitiendo actuaciones a medida de cada caso; y en la automatización y control de multitud de procesos, permitiendo optimizarlos como ni habíamos imaginado hasta ahora.

Comentario: