13 de noviembre de 2010

Pensar a lo grande

Arthur Andersen tenía entre sus principios básicos uno que ayuda a quienes se enfrentan hoy en día a cualquier iniciativa empresarial nueva: think big, es decir, piensa a lo grande. ¿Qué quiere decir? Que cuando te plantees algo, plantéatelo a lo grande, es decir, NO TE QUEDES A MEDIAS.

Plantearse algo a lo grande ha sido visto en España como algo con connotaciones negativas. Se suele decir despectivamente “ese hace las cosas a los grande”. Plantearse las cosas a lo grande no quiere decir dilapidar el dinero o dejar de tocar de pies en el suelo. Quiere decir, ser ambicioso, dejar de lado los complejos, aspirar a todo. Es compatible eso con el realismo. Es posible que no podamos llegar a cumplir nuestros sueños de golpe, pero eso no quiere decir que debamos dejar de soñar. SOLO SE CONSIGUE LO QUE SE SUEÑA.

Estas lineas me las ha sugerido una entrevista que tuve ayer viernes en Madrid con dos magníficos jóvenes emprendedores, impulsores de un proyecto que no tenía esa ambición necesaria, se quedaba en un negocio tímido y local, sin valor alguno (en mi modesta opinión) cuando planteado como ambicioso y global pudiera ser un gran negocio.

Por mi experiencia es algo que les pasa a muchos de nuestros jóvenes emprendedores (no a todos). Yo hago lo que puedo para que se eleven y piensen que su proyecto debe aspirar a ser el nº 1 del mundo. Hoy en día sólo hay espacio en el mundo para unos pocos ganadores. Si queremos tener un proyecto ganador, hemos de aspirar a ser uno de esos elegidos.

YES, WE CAN!

Comentario: