21 de diciembre de 2011

La injusticia de la economía sumergida

Los medios de comunicación suelen identificar la economía sumergida con los “chapuzas” que hacen trabajos caseros. Sin embargo, la economía sumergida es mucho más y mucho más grave, Los profesionales liberales que atienden a particulares, los comercios al detall e incluso industrias enteras como la joyería, tienen unos índices de ocultamiento fiscal que a veces excede del 90%

Hoy mismo me explicaban el caso de un empresario que se mueve en el comercio de diamantes, que no declara más de un 10% a Hacienda.

Es una práctica inaceptable, y más en estos tiempos. Su persecución es muy difícil, y es por eso que hay muchos partidarios de que se intensifique el uso de impuestos indirectos ligados al consumo, sobre todo de productos suntuarios. Si no se pilla a estos delincuentes fiscales por lo que ganan, que se les pille por lo que gasten.

Comentario: