11 de febrero de 2012

Grecia: un estado inviable

El problema griego no es ni más ni menos que la expresión de una enfermedad que afecta también a otros estados europeos en mayor o menor medida; entre ellos España. Se trata de que el modelo de estado es inviable.

Los viejos buenos tiempos en los que los gobiernos socialistas del sur de Europa elevaron el listón del bienestar confiando en que las arcas públicas correrían con todos los gastos, han acabado. El modelo es inviable. Además, como ya he dicho en algún post anterior, al problema del nivel de gasto se ha sumado la laxitud en el control de la corrupción y la falta de productividad.

Lo que está en juego en estos momentos es un modelo. O mejor, la capacidad de los países del sur de Europa de rectificar su modelo inviable. O mejor, la parte inviable de su modelo de Estado.

Alemania se ha cansado de poner dinero. Y los inversores también.

Comentario: