24 de marzo de 2012

Parados fantasma

Un amigo me explicaba esta semana que en su empresa le ha comunicado una empleada que va a dejar el trabajo porque su marido se traslada a otra ciudad. No ha sido una buena noticia para él, porque era una empleada que había sido formada y que conocía a los clientes, pero se ha resignado a ello.

¿Dónde está el problema?

Pues que la empleada en cuestión le ha pedido que “le arregle el paro”, es decir, que simule despedirla para que pueda acogerse al desempleo. A mi amigo le ha creado un problema mayor. Si le dice que no, aparece como un empresario raro y una mala persona, porque “todo el mundo lo hace”. Si le dice que si, estará contribuyendo al déficit público y la corrupción generalizada que ahoga a este país. Estará cometiendo un fraude.

Mi amigo no sabe qué hacer.

Lo que sí que sabe es que este país no tiene solución.

  1. August dice:

    desde luego,
    claro, corto y preciso:
    el problema es justo eso: “todo el mundo lo hace” y si no lo haces eres tonto y/o malo o un bicho rarisimo. Si por lo menos habría que mantenerlo secreto…
    Bichos rarisimos como los suizos que votan por no tener más vaciones o pagar impuestos. Nadie se imagina que aquí se podría hacer una votación semejante. El pueblo no se fía de sí mismo. Lo que pasa es que las reglas de juego son duras, y esas cosas se pagan muy caro. Si por lo menos fueran inversiones…

  2. pacolopez dice:

    Tienes toda la razón August. Tú lo has dicho: “Los españoles no se fían de sí mismos”. Y así no se puede ir a ningún lado. Porque si uno no se fía de sí mismo, ¿cómo puede pedir que los demás se fíen de él?

Comentario: