24 de mayo de 2012

Las bolsas están para no mirárselas

La verdad es que he dejado de interesarme por la bolsa, y aconsejo a quien esté invertido en bolsa que haga lo mismo.

Mirar la bolsa hoy es coger un berrinche. Y tener poco margen de maniobra. Y las cosas no apuntan a mejoras a corto plazo, sin embargo a largo plazo no pueden hacer otras cosa que mejorar. O al menos así lo creo yo.

En esta fase de volatilidad extrema, lo mejor es olvidarse; ni entrar ni salir de los mercados de renta variable. Ni vender lo que ya se tiene, ni comprar nada nuevo. O al menos comprar sólo acciones muy sólidas en areas seguras como USA o Suiza. No hacerlo en Europa ni mucho menos en España. Vender sólo si se superan los límites de pérdida o beneficio (más amplios de los habituales) marcados para alguna acción.

En resumen, hacer poco o nada. Seguir las señales, aunque de lejos, para ver si se confirman por fin en alguna dirección clara. Limitar la exposición a renta variable (recomiendo estar por debajo del 40%) y diversificar la inversión en varios países y varias monedas (al menos un 50% de la inversión debería ser en USA y dólar, otra en Suiza y franco suizo, y otra en Gran Bretaña y libra esterlina).

Comentario: