6 de septiembre de 2012

Un proceso imparable

Nos guste a los españoles o no, estamos condenados a alinearnos al máximo con los países fuertes del euro, tomando para ello las medidas estructurales necesarias que hagan posible reequilibrar nuestras cuentas públicas y mejorar la competitividad de nuestras empresas. Sólo de ese modo recibiremos los apoyos que necesitamos del BCE (y que hoy ha prometido) para que nuestra deuda pública pase a pagar tipos de interés razonables.

El fondo del problema es el de siempre: confianza en el futuro del euro y de Europa. Los países del Sur de Europa han minado esa confianza, y los países del Norte saben que la manera de preservar el euro es avanzar en la Unión Política, Económica, Bancaria y Fiscal, pero para llevarlo a cabo se necesita una Europa más homogénea, en la que los países más atrasados hagan un esfuerzo para ponerse mínimamente a la altura y no sean una carga para los demás países.

Para España eso representa sacrificios, cambios profundos, con un gran calado social. El futuro exige que nuestra administración sea mucho más eficiente y que nuestras empresas sean más productivas.

Los ciudadanos españoles más vale que lo asumamos cuanto antes.

  1. August dice:

    Estoy mirando cada día si has publicado algo nuevo en tu blog. Porque me gusta, y supongo porque estoy de acuerdo casi siempre;)
    En este caso añado desde la perspectiva de un extranjero que llegó hace 30 años: si sigue con el cambio que ese país ha dado durante ese tiempo, veo motivos para ser optimista. Y acabo de leer una supuesta respuesta de Merkel a la pregunta si le preocupa su mala imagen en España que también me ha gustado. Te la mando por mail.

  2. Greyaccountant dice:

    Totalmente de acuerdo con usted, D. Francisco.

    En el caso de España, tenemos que concienciarnos y empezar a trabajar duro para volver donde tenemos que estar, verdaderamente integrados en Europa y a un nivel similar al de nuestros socios, pero eso nos exigirá un esfuerzo mayúsculo.

    Es hora de arrimar el hombro, además de verdad.

Comentario: