19 de diciembre de 2012

Back to basics

Vamos a oir hablar mucho estos días de un movimiento llamado “back to basics” que aboga por la simplificación de los procesos y de la gestión en la empresa. Incluso se ha sacado de la manga una nueva figura directiva: el Chief Executive Simplifier (CEI), el “gran simplificador”.

Aunque ya hace tiempo que surgió en los EEUU, es ahora cuando empieza a ponerse de moda en nuestros lares.

Coincido con lo que propugna porque creo que las empresas en general se complican la vida en exceso y acaban siendo rehenes de capas y capas de elementos diversos de gestión que se añaden sin eliminar otros a los que sustituyen, haciendo que gran parte del trabajo se haga para nada.

El mensaje es claro y de sentido común: Keep it simple! Hagamos las cosas simples. No nos compliquemos la vida. Lo simple es bello. Son diversas maneras de decir lo mismo.

La clave del éxito de muchos gestores, de muchos países (Holanda, Nórdicos, por ejemplo) es, en general, que no se complican la vida, diseñan los productos sin complicaciones, organizan las empresas sin formalismos innecesarios, van al grano, no se pierden en los detalles.

Todos debemos apuntarnos al “Back to basics” ¿No os parece?

Comentario: