14 de abril de 2013

La piratería editorial no para de crecer

Las mujeres de clase media han encontrado una forma de leer las novelas y libros que les gustan, sin tener que ir a comprarlas a las librerías: bajárselas de Internet. Contemplo este fenómeno en mi entorno y me quedo anonadado. No hay sensación de estar haciendo algo malo por parte de señoras respetables. Ninguna autoridad se parece preocupar de cerrar las webs que permiten el pirateo, y no hay una oferta realmente competitiva por parte de las editoriales que trate de competir con estos piratas.

Si la cosa sigue así pronto veremos el final de la industria editorial.

Comentario: