21 de febrero de 2014

¿Es la llamada “economía circular” el nuevo Eldorado”?

Este post está inspirado en el artículo Remaking the industrial economy publicado en el McKinsey Quarterly de febrero de 2014.

Ante la amenaza económica que supone el alza de precios de la energía y las materias primas, como resultado de una cultura insostenible de comprar materias primas, fabricar, usar y tirar, surge una nueva oportunidad: la “economía circular”.

¿Qué es la economía circular?

Es un modelo económico industrial basado en “el diseño optimizado de los productos para que puedan ser aprovechados en múltiples ciclos de reutilización”. Supone crear un sistema industrial basado en la recuperación de materiales y componentes, y su reutilizacion para aprovechar los productos y las materias primas al máximo posible, ahorrando energía y creando nuevos puestos de trabajo cercanos a los mercados consumidores. Y, de paso, reduciendo drásticamente los desechos de productos y materiales y mejorando el medio ambiente.

Supone acabar, en lo posible, con la cultura del clásico y extremo “usar y tirar”. Supone menos consumo de materias primas y energía, menos basura y más trabajo. Suena bien, ¿no?

Hay quien empieza a pensar que este enfoque económico puede ser el impulso que necesitan las economías mundiales (y en especial las economías occidentales) para salir de la profunda crisis que arrastramos desde hace 7 años.

Parece que hay empresas que ya lo están aplicando, como Renault, que tiene una planta en París que, siguiendo este modelo, ha alcanzado unos ahorros espectaculares (80% de la energía, 90% del agua, 70% de restos de aceite y detergentes, con márgenes por encima de la media.

Parece razonable pensar que esta será una tendencia generalizada a la que se van a apuntar muchas empresas, y que los consumidores reclamarán a los productores, creando un círculo virtuoso que puede cambiar el mundo industrial y del consumo en los próximos años.

Comentario: