7 de agosto de 2014

Mantener la calma ante una bolsa a la baja

Parece que la bolsa espere a bajar a que yo me tome unos días de vacaciones. Empecé mis vacaiones hace unos días y las bolsas no paran de bajar desde entonces. Esto mismo me ha pasado otras veces.

Por desgracia, no es por mi culpa que bajan, sino por la acumulación de malas noticias que hacen prever un futuro menos halagüeño del que se descontaba en las cotizaciones. Y como muchos inversores habían acumulado pingües plusvalías, se apresuran a deshacerse de sus acciones.

Mi filosofía, reconozco que cómoda, pero mo por ello menos  meditada, es procurar no precipitarse en estas situacioness. No perder la calma. De entrada no hacer nada. Es poco aconsejable vender ahora, porque las caídas suelen ser excesivas. Se da un cierto ‘efecto pánico’ en estas circunstancias, que empuja a muchos a vender más allá de lo razonable. Además, yo siempre me digo (no sé si para conformarme) que cuando alguien vende es porque alguien compra. Sin duda alguien bien informado y buen gestor. Si yo no vendo de alguna manera estoy haciendo lo mismo que ese comprador, quedarme con las acciones. A estos precios, no debe ser tan malo.

Y por último, quiero creer que las circunstancias que se están dando para justitificar esta crisis (básicamente Portugal y Rusia) no dejan de ser de carácter europeo (no global) y periféricas. Yo apuesto por que se superarán en poco tiempo. Espero que para finales de agosto o inicios de septiembre pueda ser un comprador que aproveche las gangas que esta caída deje.

Mientras tanto, ¡a disfrutar mis vacaciones!

Comentario: