1 de septiembre de 2014

¿Locos o genios?

Con tres amigos invertimos en nuevos proyectos empresariales. Eso me permite escuchar a bastantes emprendedores, para decidir si invertimos en sus proyectos, o cuando ya hemos invertidos y vamos viendo cómo evoluciona para convertir sus ideas en empresas reales,

En ese contexto me pregunto muy a menudo si estoy delante de un loco, un insensato, o de un genio. Para lanzar un proyecto adelante hay que estar a la vez cuerdo y loco. La distancia entre el loco y el genio es muy corta.

Entre los emprendedores a los que estamos apoyando hay muchos ‘locos’, pero también, por suerte, bastantes ‘genios’.

Ahora mismo estamos evaluando si uno esos emprendedores, que ha emprendido un proyecto para establecer un sistema de pago por móvil al margen de las grandes tarjetas (VISA, MasterCard o American Express), es un insensato o un genio.

En fin, el mundo avanza gracias a quimeras que se plantean a priori como imposibles.

Me pregunto si nosotros mismo, apoyando a esos locos/genios no somo también un poco locos (o un poco genios)…

 

Comentario: