23 de octubre de 2014

IBM, ¿el declive de un gigante?

Recientemente se han conocido los decepcionantes resultados del último trimestre de IBM. Enseguida han comenzado a surgir los artículos denunciantes del grave error de la compañía al aferrarse a sus negocios clásicos (e históricamente muy rentables) de la consultoría y el software, y no saber adaptarse a la llegada del cloud computing, de la informática en la nube. Se preguntan, ¿es ya tarde para reaccionar?

La verdad es que la informática en la nube supone un choque frontal con la estrategia de compañías como IBM (también SAP o Microsoft) que se han basado hasta ahora en cobrar grandes sumas de dinero por las licencias de sus programas, y suculentas cuotas de mantenimiento anual, aparte de consultoría para implantar sus paquetes y formar a los usuarios. Ahora, con las soluciones cloud todo eso no es necesario. No se pagan licencias de uso ni cuotas de mantenimiento, sino en todo caso cuotas de uso, que son mucho más bajas. No se requiere ningún esfuerzo de implantación, y el esfuerzo de formación es pequeño porque son sistemas fáciles de usar.

La nube está pasando por encima de todos nosotros, y a algunos negocios los va a aplastar.

Comentario: