3 de diciembre de 2014

De empresa exportadora a empresa global

Hay cada vez más empresas que exportan. Hoy en día no se puede sobrevivir sin exportar. Algunas exportan a muchos países. Incluso las hay que han creado filiales en algunos países, incluso con capacidades productivas. La mayoría de ellas alardean de ser empresas globales, pero no lo son. Son globales desde un punto de vista comercial, pero no se gestionan de forma global.

La mayoría montan su organización alrededor de la estructura doméstica, y consideran los mercados internacionales como mercados complementarios. Separan el negocio en dos bloques: nacional e internacional. Ese planteamiento no es correcto: hay que dar un paso decisivo: considerar el mercado nacional como uno más, y separar la estructura nacional de la corporativa global, poniendo la nacional al mismo nivel que la estructura de otros países en los que la compañía opere.

Comentario: