5 de abril de 2015

¿Estamos locos?

Como vengo diciendo, es una labor muy ardua en estos momentos encontrar acciones a precios razonables. Y, sin embargo, los precios inflados abundan. Un ejemplo: la holandesa DSM, una empresa industrial de productos químicos especializados, de usos diversos, se cotiza hoy a €51,43 cuando el beneficio por acción que ha obtenido en 2014 fueron €0,78. Es decir, ¡se paga un PER de 66!

¿Nos hemos vuelto locos? Esto se parece mucho cada vez más a una burbuja. ¿Es pera el mercado que la empresa más que triplique su beneficio por acción en 2015? Sólo así justificaría su precio. Pero, ¿eso es posible? Lo dudo.

Comentario: