30 de junio de 2015

Saber encajar las pérdidas bursátiles derivadas de la crisis griega

Es en estos momentos de fuertes caídas bursátiles cuando se pone a prueba al inversor.

En mi opinión hay que tener dos cualidades: estoicismo y método.

Estoicismo para mirar las abultadas pérdidas sin perder la compostura. Es el momento de recoger los frutos de una adecuada diversificación de riesgos, entre renta fija y variable, entre diversas bolsas y monedas. Se gana más cuando las bolsas se disparan al alza, pero se pierde menos cuando bajan descontroladas.

Método para respetar los stop. Si las pérdidas alcanzan una magnitud tal que algunas acciones superan el porcentaje de pérdida que nos hayamos fijado, se vende y punto. Sin miedo y sin lamentos. Yo, además, utilizo una sistemática de mi cosecha que consiste en que, en estos momentos de caídas, vendo algunas de mis joyas (acciones con beneficios importantes) para compensar pérdidas y aligerar mi exposición y verlas venir. Si la bolsa remonta, habré perdido parte de esa remontada, pero estaré feliz. Y si baja, al menos perderé menos.

En fin, son tiempos de filosofar, porque de comprar más, aunque haya quien lo aconseje, no lo son. Habría que ser muy valiente para hacerlo.

Comentario: