26 de agosto de 2016

Cómo invertir en bolsa sin sobresaltos

Cuando el inversor ya sabe cuánto va invertir, puede hacerlo directamente, abriendo una cuenta de valores en una entidad financiera, o a través de fondos de inversión.

La inversión a través de fondos es más cómoda, pero:

a) obliga a decidir en qué fondos invertir, por lo que el inversor de a pie ya ha de tomar decisiones, o delegar las decisiones en un gestor, y

b) tiene que sufragar el coste de la gestión del fondo que son los honorarios de la gestora que lo realiza, que pueden llegar al 2 o incluso 3%

Es decir, es una opción costosa, pero cómoda. esa comodidad tiene un precio. Quizás lo peor es que hay que acertar con el gestor, y asegurarse que encaja en la filosofía del propio inversor.

Por desgracia hay pocos fondos que abarquen un espectro ámbito de bolsas y tipos de empresa, y el inversor o su asesor tendrán que escoger cómo reparten el capital en distintos tipos de fondos, y decidir cuándo modifican ese reparto. En conclusión, el inversor está invirtiendo en bolsa, pero a través de una cadena de intermediarios.

Hay inversores que prefieren invertir con los mínimos intermediarios, y decidir directamente ellos mismos en qué acciones hacerlo y poder seguir directamente la evolución de su pequeña (o grande) cartera. Para ellos escribimos 30 acciones para invertir en bolsa en 2016.

Son pocos los que se atreven, y son menos aún los que lo hacen de forma ordenada y continuada, sin ánimo especulativo, entrando y saliendo sin orden ni concierto. Si usted es de los que quieren o querrían tener una carterita de acciones y cultivarla y labrarla y sacar frutos de ella cada año, como si fuera su pequeño huerto bursátil, siga las instrucciones y consejos del libro, que se resumen rápido:

a) Céntrese en las grandes bolsas, que tienen liquidez asegurada y empresas de solvencia demostrada.

b) Diversifique, invirtiendo en no menos de 10 acciones, y no más de 20. También dependerá un poco de su capital. Trate de evitar invertir menos de 3.000€ en una acción.

c) Entre en cada acción de las recomendadas cuando su precio sea correcto. Por eso sugerimos un precio de entrada.

d) Trate de repartir entre varias zonas geográficas y varios sectores esas acciones. En el libro recomendamos 30 acciones que se reparten entre diversos sectores y entre tres zonas: España (por la proximidad con los autores), Europa y Estados Unidos.

e) Siga periódicamente la evolución de su cartera. Cada semana como máximo y cada mes como mínimo.

f) Establezca, en función del precio de entrada, unos límites (stops) al alza y a la baja a cada acción en los que se encuentre cómodo. Ni muy cortos (menos del 10%) ni demasiado amplios (más del 50%). Cuando el precio de una acción se salga de esos límites, véndala.

g) Obviamente, vaya cobrando los dividendos que le paguen.

h) Déjese llevar por el mercado. El mercado lo irá sacando de las acciones de su cartera cuando proceda, sea porque se hunde, y ha de vender con pérdida, pero acotada, o porque sube y vende con buenos beneficios.

i) Según las acciones recomendadas por nuestro libro van entrando en precio, las va comprando y metiéndolas en la cartera. Cada año le pasaremos una nueva recomendación, tanto de acciones como de precios de entrada.

Si sigue nuestros consejos le aseguramos que obtendrá una rentabilidad anual media por encima de encima de la inflación, y con suerte su rentabilidad se situará en el rango del 5 al 10% anual.

 

Comentario: