16 de enero de 2017

La banca, esa apestada

Hubo una época en la que la banca era un negocio y pertenecer a ella era una pátena de intocabilidad  a la que aspiraban las familias españolas. Hoy ya no es así. Todo el mundo se aleja de la banca como si fueran apestados. Y desde luego que lo son, al menos en dos instancias muy poderosas: la opinión pública y el sistema judicial.

Yo no tengo ningún prejuicio  a favor de la banca. Si acaso lo tengo en contra. Pero, aún así, creo que estamos ahora en un extremo del péndulo de valoración de su imagen, y que estamos pasando a un punto algo irracional e injustificado.

Para mi ese punto se ha traspasado con la condena relativa a las cláusulas suelo. No acabo de entender porqué no es aceptable que el prestamista ponga unas condiciones a su préstamo a interés variable que incluyan un tipo mínimo. Y que no me digan los prestatarios que no sabían de su existencia.

Pero la veda está abierta y la caza al banco es ahora el deporte nacional. Acabo de leer que otro juzgado ha considerado inválida otra cláusula de un préstamo hipotecario. Desde luego, ellos se lo han buscado, obrando con prepotencia durante años y años. Pero habrá que ponerle fin a este linchamiento algún día, ¿no? Creo que la lección ya la han aprendido…

  1. Juan dice:

    Pero no son sólo las clausulas suelo. Hay muchas clausulas abusivas en la banca, y muchas que están fuera de la ética. Vale, usted me dirá que se pueden negociar…pero es muy complicado y para ello tienes que tener una vinculación vía compensaciones muy importante. Está claro que son las reglas del juego, pero son abusivas y fuera del poder negociador de muchas empresas y personas. Que te carguen un tipo de interés de demora del 25 %, que además y como no ganan lo suficiente, ya que son por días, te carguen una comisión de descubierto sobre el nominal. Que utilicen tretas y jueguen con la valoración de los cargos y los abanos, quedando las cuentas de los usuarios al descubierto por valoración. Son muchas cosas que debería estar más reguladas. El abuso de poder es excesivo.

  2. pacolopez dice:

    Amigo Juan, no puedo estar más de acuerdo en lo que dices. La banca ha incluido multitud de cláusulas a su favor en las operaciones de financiación que ha firmado. Y eso hay que regularlo y limitarlo cuando se considere abusivo. Pero ¿cuál es el límite? ¿Los tribunales van a cargarse todos los contratos de adhesión (en los que una gran compañía nos impone las condiciones)? Pues sigamos por el gas, a electricidad, el agua, los seguros… ¿No acabará esto, si nos excedemos, en rebotar contra los propios consumidores? Esa es mi preocupación.
    Por de pronto, la eliminación de las cláusulas suelo va a repercutir en diferenciales de tipo de interés más altos en los préstamos hipotecarios. Seguro.

  3. Juan dice:

    Claro, siempre hay un “as debajo de la manga”. ¿Cómo solucionamos este asunto? Pues subiendo los diferenciales. Ahora, ¿dónde ponemos el límite para subir el diferencial? Yo estoy de acuerdo que la negociación tiene que ser win-win, y que los bancos tienen que tener su negocio… pero, ¿por qué no han hecho las cosas bien? ¿Por qué no han utilizado un sistema crediticio más objetivo en la época de bonanza? Yo trabajo en una empresa, tengo relación con los bancos, y sé muy bien con lo que me encuentro a diario. Y lo peor, la falta de profesionalidad a nivel jerárquico. Negocias, con el comercial de oficina, y luego desde las centrales no te devuelven las comisiones cargadas en cuenta. Las devoluciones son muy lentas y tediosas y nunca te lo devuelven todo. Lo siento, pero es que quema mucho. Estoy de acuerdo con usted, pero es una tomadura de pelo por la que hay que tragar la mayoría de la veces.

  4. pacolopez dice:

    100% de acuerdo.
    Pero estaremos todos de acuerdo en que necesitamos una banca seria, eficiente, sana y que sepa tratar al cliente de manera que cambie de raíz la actual situación de enfrentamiento, que no es buena para nadie.
    Yo creo que algunas entidades se han puesto las pilas y van en esa dirección. Porque por el camino actual no van (no vamos) a ninguna parte.

  5. Juan dice:

    Una pregunta, hablando de bancos: ¿Por qué motivo, cuando tienes cuentas de un grupo empresarial, y tienes saldos acreedores y deudores (pólizas), entra un ingreso por la tarde en una cuenta acreedora, no te dejan pasar ese movimiento con fecha valor el día posterior a una póliza? Usted me dirá que es una práctica bancaria no operar con fecha valor, ya que perjudica sus intereses. Pero no comprendo, que siendo saldos de cuentas relacionadas de empresas del mismo grupo, te pongan trabas.

    Saludos.

  6. pacolopez dice:

    La banca, hasta donde yo sé, opera en fecha valor. Precisamente esa es la fecha de cómputo de los intereses en la cuenta. Un ingreso es disponible desde la fecha de valor en la que está abonado. En cuanto a que un banco te ponga trabas para mover saldos entre cuentas de un mismo grupo empresarial, pues qué te voy a a decir, seguro que pasa, pero no debería pasar, salvo que haya algo que lo justifique. De hecho, hay grupos empresariales que negocian con sus bancos sistemas de cash pooling, más o menos automatizados, que hacen que los saldos positivos cubran los negativos, de manera que el grupo paga intereses sólo por el saldo neto de sus cuentas con tal banco. Aunque de nuevo reconozco que hay bancos y bancos, y que todo es más fácil para las empresas grandes que para las pequeñas. Aún así, no cejes en tu empeño de conseguirlo. La banca (algunos bancos) está cada vez más abierta a estos acuerdos.

  7. Greyaccountant dice:

    Estoy de acuerdo, con usted, D. Francisco. En el caso de la banca en España han tenido lugar actuaciones poco transparentes o incluso inapropiadas en ocasiones, pero es necesario reconocer que se trata de un sector crítico de la economía al que no se puede castigar indefinidamente si rectifica en sus prácticas (exigencia de ventas a sus agentes sin reparar en los conocimientos o capacidades financieras de los posibles clientes para ciertos productos “extraños”, por ejemplo).
    Sin embargo, es justo señalar que una de las cosas que a todos nos enseñan desde pequeños es a leer absolutamente todo lo que firmamos, eso evitaría grandes disgustos a mucha gente.

  8. pacolopez dice:

    Magnífico comentario, con el que coincido al 100%

Comentario: