8 de mayo de 2017

Más mercado y menos Estado

Quienes defendemos el liberalismo en materia económica estamos hoy de celebración. Emmanuel Macron, un adalid liberal, ha ganado las elecciones presidenciales francesas.

Hoy surgen también las preguntas post elecciones. Entre ellas la de si Macron será el modernizador que Francia necesita. Un país que se ha debatido entre extremos ideológicos y que no ha tenido estadistas que hayan sido capaces de extraerle todo su potencial. Al contrario, de alguna manera Francia parece que se haya quedado estancada en un pasado que nunca volverá. Francia necesita reinventarse. Y los franceses necesitan un líder que los convenza y los guíe en esa reinvención. ¡Y Europa necesita que Francia se reinvente! Y que asuma de manera eficaz su papel de colíder de la Unión Europea. De alguna manera que sea el contrapeso de la germánica (nunca mejor dicho) Alemania.

Pero ¿qué quiere decir “más mercado y menos Estado”?

En mi opinión lo que quiere decir es que el Estado debe limitarse (que no es poco) a asegurarse de que el mercado funciona, porque esa es la mejor manera de asegurarse de que los recursos se asignan de manera justa y adecuada, y de que todos ganan en el juego de intercambio de valor que es la economía.

El Estado se ha de asegurar de que todos los operadores económicos (oferentes y demandantes de cada producto o servicio, incluido el trabajo y el capital) tienen las mismas oportunidades y que las transacciones se realizan con la máxima fluidez y transparencia. debe asegurarse de que cuando no hay suficientes oferentes o demandantes en un mercado se generen nuevos oferentes o demandantes para evitar situaciones abusivas de oligopolio o monopolio.

Es así de sencillo.

La economía liberal sólo es mala si se aplica mal. Y a veces pasa. Asegurémonos de que no pase más.

Confiemos en que Macron sepa conducir a Francia por esa senda y ese gran país deje de ser (junto a Finlandia) el que tiene un mayor porcentaje del PIB (más del 50%) representado por el gasto público. Deje de ser un país estatalizado de facto.

Comentario: